Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Deportes | Carlos Salcido jugaba con jeans, sin camisa y zapatos de vestir cuando fue descubierto

El campeón que tropezó con el futbol

El actual monarca con el Rebaño jugaba con jeans, sin camisa y zapatos de vestir en una cancha de tierra cuando fue 'descubierto'
Carlos Arnoldo nunca se olvida de dónde vino y lo que tuvo que pasar para llegar a La Minerva a levantar el trofeo de campeón. EL INFORMADOR / J. López

Carlos Arnoldo nunca se olvida de dónde vino y lo que tuvo que pasar para llegar a La Minerva a levantar el trofeo de campeón. EL INFORMADOR / J. López

GUADALAJARA, JALISCO (15/JUN/2017).- Levantar el trofeo de campeón con las Chivas era el último logro que le faltaba a la carrera de Carlos Salcido.

El capitán del Rebaño lo cumplió y lo agregó al título que ganó con el PSV Eindhoven en Holanda, la Liga que ganó con Tigres, las Copas que conquistó con los mismos felinos y con el Rebaño, además de los tres Mundiales en los que participó.

Pero lejos del oropel y hasta el glamour que hoy lo puede rodear, Carlos Arnoldo nunca se olvida de dónde vino y lo que tuvo que pasar para llegar a La Minerva a levantar el trofeo de campeón.

“En mi carrera ha habido momentos clave”, rememora el ocotlense, quien abrió el baúl de los recuerdos, un baúl con más momentos duros que agradables. “Cuando yo llegué a Chivas el equipo estaba dividido en Promotora y Club, el primer equipo le pertenecía a los primeros y yo jugaba para el Club Guadalajara, eso nos cerraba la puerta a varios. Yo tuve la fortuna de que Óscar Ruggeri me diera la oportunidad de entrenar en el primer equipo y de que me debutara, lo cual siempre le agradeceré.

Ese día vi que realmente podía jugar en Chivas, podía ser futbolista profesional; sabía que tenía que meterle con todo para poder volver a jugar en Primera División. Después vinieron otras oportunidades y gracias a Dios aproveché cada una de ellas”.

— ¿En tu carrera identificas momentos clave?

— Totalmente, siempre dije que nunca busqué ser futbolista profesional, nunca me nació ir a algún club a probarme, nunca fui a visorías, nunca estuve en una escuela o fuerzas básicas, realmente un día el futbol se me atravesó y lo aproveché. Ni siquiera sabía si tenía cualidades y mira, varios años después creo que sí tenía cualidades, jajaja.

Precisamente su situación económica no le permitía comprometerse con un equipo. A los 15 años Salcido ya tenía seis que había perdido a su madre, algunos años más en los que se distanció de su padre, y dos años en Guadalajara viviendo con un familiar lejano. “Yo era cascarero, era de esperar al domingo a juntarme con cuatro o cinco amigos e irnos a la unidad a las retas o la cáscara porque la verdad es que nunca tuve tiempo de estar en un equipo, mucho menos de entrenar. Era más una diversión del día libre que tenía después de una semana de trabajo”.

— ¿En qué trabajaste?

— De qué no. Llegué a Guadalajara a los 13 años y desde ese entonces hasta los 16 trabajé lavando carros y camiones en una terminal de Tlaquepaque. Luego agarré jale en una fábrica de vidrio soplado, y de los 17 a los 19 trabajé en la de 5 de Febrero en todo esto de autopartes. A los 19 años me topé con el futbol”.

— ¿Cómo se dio ese encuentro con el futbol profesional?

— Los cuates del barrio armaron un equipo, pero jugaban los lunes, así que yo no tenía chance ni siquiera de ir a verlos, mucho menos de jugar. Una semana que trabajé hasta el domingo, mis cuates me dicen que les haga un paro el lunes, jugaban atrás del Oro Jalisco que hoy es Chivas San Rafael; ahí, en la parte de atrás había unas canchas de tierra. Yo la verdad fui a verlos, luego la clásica que no se completaron y me metieron a jugar. Traía jeans, me los subí hasta las rodillas, traía camiseta de botones, me la tuve que quitar, y jugué con zapatos de vestir, así de “equipado” me tocó ser observado por un visor, que yo ni sabía que ahí estaba, jajaja. Nos metieron una goliza, perdí la cuenta la verdad como al séptimo gol, pero al final del juego se me acercó Ramón Candelario, que era visor y me dijo que si quería jugar futbol, que me veía talento. Yo andaba vestido para cotorrear, y resulta que fue mi primer partido oficial, jajaja”.

Las cosas, sin embargo, no fueron tan fáciles. “Yo le dije bien claro que o trabajaba o me regresaba a Ocotlán y entonces me dijo las palabras mágicas: ‘te vamos a pagar’. Y en realidad el futbol eso fue para mí, un trabajo, nunca tuve la idea de que iba a ser un futbolista profesional, lo hacía porque en ese momento mi prioridad era llevar dinero a mi casa”.

Qué ve Carlos cuando voltea a su pasado

Carlos Salcido habla con sinceridad. “Soy de esas personas que tienen una historia medio fuerte en su niñez y adolescencia. Todo eso me hizo madurar porque en realidad nunca tuve esa persona cerca que me dijera cómo hacer las cosas, que me orientara, por supuesto que crecí con todo eso, pero el futbol me dio la fórmula para que la familia estuviera más cerca. Yo duré muchos años sin saber de hermanos míos que estaban en Estados Unidos y los encontré gracias al futbol; a mi papá, que por las cosas que pasaron le tuve rencor de niño y que no sabíamos uno del otro durante muchos años, fue gracias al futbol que supo de mí un día que me vio jugando. El futbol me dio otra vida”.

Largas caminatas

Al poco tiempo de jugar en el Oro llegó la oportunidad en Chivas, algo que al principio le trajo más dificultades. “Cuando estábamos en Tercera División en el Oro Jalisco, el ‘Güero’ Real nos invitó a varios a ir a Chivas, pero a muchos como que se les hizo difícil trasladarse de San Rafael a Verde Valle. Yo no dejé de ir, muchas veces pedí prestado para ir a entrenar temprano y me regresaba caminando porque ya no tenía dinero, hacía como tres o cuatro horas desde Verde Valle a Tlaquepaque, pero ¿sabes por qué lo hice?, porque me enamoré del futbol. Hice muchos sacrificios y créeme que no sentía el cansancio”.

LA FRASE

“Cuando me pasan cosas a estas alturas de mi vida me dan risa porque lo fuerte ya lo viví”.

Carlos Salcido, jugador de Chivas

NUMERALIA
Sus cifras en el Clausura 2017

16 juegos jugados
13 juegos como titular
12 juegos completos
3 veces entró de cambio
1 vez salió de cambio
1,228 minutos jugados
0 goles
2 tarjetas amarillas
0 tarjetas rojas
Nota: Incluye fase final
(Fuente: Mediotiempo)

Temas

Lee También

Comentarios