Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Martes, 19 de Febrero 2019
Cultura | Camera oscura, se integra por 13 obras en total

Una “Camera oscura” lesionará Nueva York

La Jadite Gallery acogerá la primera muestra en solitario del artista plástico tapatío Carlos Cortés a partir de mañana

Por: EL INFORMADOR

NUEVA YORK, ESTADOS UNIDOS.- El artista plástico tapatío Carlos Cortés exhibirá su obra en Nueva York a partir de mañana. La Jadite Gallery, ubicada en el centro de la Gran Manzana, es el espacio que acogerá hasta los últimos días de este mes la primera exposición en solitario del creador en esa ciudad norteamericana. La muestra se titula Camera oscura y se integra por 13 obras en total, entre lienzos de gran formato y bocetos de su trabajo.

Ésta no es la primera ocasión que Cortés mostrará sus pinturas en Nueva York. Su llegada al circuito del arte neoyorkino sucedió cinco años atrás. Fue por medio de una asociación michoacana de artistas -dirigida por Arturo Macías-, que el pintor tuvo la oportunidad de ser parte de muestras colectivas anuales en la Jadite Gallery.

No obstante, los propietarios de este espacio le ofrecieron armar su primera muestra individual “porque les gusta mi trabajo y me han dicho que ya hay clientes esperando esta exposición”, de acuerdo con ganador del Premio Nacional de Pintura Atanasio Monrroy en 2004.

Camera oscura es también el nombre de la pieza angular que rige la muestra de Cortés en Nueva York. Se trata de un cuadro redondo en la que el pintor se representa a sí mismo sosteniendo un cráneo humano a la altura de su rostro -“ver la vida a través de la muerte”, dice- que fue concebida a raíz de sus más recientes vivencias. Las demás obras que complementan la muestra son escenas carnavalescas, una Ofelia en pleno rigor mortis y, por primera vez, expondrá los bosquejos manipulados de antiguos trabajos.

Aunque el pintor aún no cuenta con la representación oficial de la Jadite (no es parte de su catálogo), ha sido a través de esta galería que el público neoyorkino ha conocido y comprado sus pinturas. Cortés cuenta que la recepción ha sido favorable al grado de que todos los cuadros que ha llevado para allá se han vendido a partir del segundo año que exhibe allí. Publicaciones locales especializadas en arte, como Gallery Guide, han hecho reseñas de sus piezas. Y también ha habido compradores y críticos que han hecho poemas basados en el contenido de las obras del artista tapatío.

Cortés cuenta que los comentarios sobre su obra han sido positivos porque “los estadounidenses aún siguen teniendo cierta idea sobre el arte pictórico mexicano. Hasta la fecha, sus referentes son Siqueiros, Orozco, Tamayo y la pintura oaxaqueña, que es muy socorrida por allá. Entonces, exponer mi trabajo en Nueva York me agrada porque los contunde un poco y los saca de contexto. No falta quien pregunta mi nacionalidad. Se desconciertan por los contenidos. Esperan más color y folclor, típicos del artista nacido y forjado en México”.

A sabiendas de que Nueva York es una urbe en la que la compra de arte es una práctica bastante habitual, Cortés espera buenos resultados en su primera exposición en solitario. Camera oscura se inaugura mañana 2 de junio en la Jadite Gallery y será exhibida al público de la Gran Manzana hasta finales de este mes.
 
La sangre, la búsqueda estética y el egocentrismo

Cuando la sangre se torna en un elemento esencial y casi preponderante en el espacio pictórico, la palabra violencia llega por sí sola al inconsciente del espectador. Ésa es la lectura más fácil. No obstante, la representación de este fluido en los cuadros de Cortés remite al dolor y a la pulsación de la vida antes que a la muerte, porque “la muerte solo es un filtro a través del cual se ven las cosas. No es que yo intente hablar exactamente de la muerte en mis cuadros”, argumenta el pintor.

Inspirado por artistas como Arturo Rivera, Francis Bacon, Caravaggio, Lucian Freud, Jeremy Geddes, Marion Peck, entre otros, Cortés divide en dos bloques fundamentales su búsqueda estética: “En un plan superficial, trato de llegar al realismo. No hablo de hiperrealismo porque para mí eso ni siquiera existe. Trato de acercarme lo más que se pueda a la realidad, a mi realidad. En el nivel introspectivo, mi finalidad es darle salida a las circunstancias que me ha tocado vivir. Mi pintura es la forma en la que interpreto lo que me sucede. La interpretación quizás no sea la más adecuada o la más certera, pero así es como yo veo las cosas. Pero todo es metafórico: no ando por la vida cortando cabezas. Pintar es una manera de expiar ciertas situaciones y preocupaciones. Nunca me ha interesado hacer pintura política, en lo particular, me parece vulgar. Pero probablemente salga algo de eso por ahí. Vivo aquí, siento, como y respiro en Guadalajara”.

En más de una de sus pinturas aparece la figura del propio Cortés y las personas cercanas a él (amigos, hija, ex esposa). Dice que los lienzos le sirven como las hojas de un diario para narrar los episodios más ajados y resplandecientes de su vida. Hay mucho egocentrismo en su obra y, según lo ha constatado, se debe a que no ha encontrado otro modelo mejor que él mismo.

Su proceso creativo inicia tomando una fotografía de la persona que protagonizará su nueva composición. Sin embargo, “sucede que conmigo tengo la comodidad de equivocarme, de volverme a tomar una foto. Y entonces puedo decir exactamente lo que quiero. Ni más ni menos”, explica.

Cortés admite que las suyas pueden caer en el apartado de las imágenes brutales, “pero yo lo que busco es otra cosa. No vivo todo el tiempo en el caos ni en la sangre ni revolcándome en la miseria. Me gusta la estética que tengo, pero ahora lo que tengo que hacer es empezar a sintetizar un poco. Es parte del proceso”.

Pinceladas biográficas

Estudió la carrera técnica de Artes en el Instituto Cultural Cabañas de 1995 a 1999.
En 1999 ganó el primer lugar en el Encuentro de Arte Joven de Jalisco.

Su primera exposición individual, en 2000, se tituló Coctel para hombre muerto y fue exhibida en el Foro de Arte y Cultura.

Dejó de pintar durante cuatro años. En 2004 retomó los pinceles para hacer su “primer cuadro en serio”, mismo que fue galardonado con el Premio Nacional de Pintura Atanasio Monrroy.

Expuso Aprendiz de monstruo para el décimo aniversario de Casa Vallarta, en 2006.
Primero fue la sangre, su última exposición en solitario, fue acogida el año pasado por el Exconvento del Carmen.
 
Frase a destacar
“No vivo todo el tiempo en el caos, ni en la sangre, ni revolcándome en la miseria. Me gusta la estética que tengo, pero ahora lo que debo que hacer es empezar a sintetizar un poco”, Carlos Cortés, pintor
 
 

Temas

Lee También

Comentarios