Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Miércoles, 18 de Septiembre 2019
Cultura | Artes plásticas

Tafoya se reencuentra con Guadalajara

La Galería Ajolote Arte Contemporáneo recibe al artista tapatío, residente en Francia, con la exposición Powder to the people

Por: EL INFORMADOR

Aspecto de una de las obras que el pintor mostrará en la Galería Ajolote. E. COPPEL  /

Aspecto de una de las obras que el pintor mostrará en la Galería Ajolote. E. COPPEL /

GUADALAJARA, JALISCO (06/AGO/2011).- Jaime Tafoya llegó a Paris en 1989 con la intención de quedarse tres meses para conocer mundo y abrir sus perspectivas, pero la ciudad lo atrapó de tal manera que, desde entonces, no ha podido regresar a Guadalajara de manera definitiva.

Sin embargo, el pintor tapatío intenta volver a su tierra en cada oportunidad, pues le tiene un gran amor y dice estar inspirado por ella. Además aprovecha estas visitas para mostrar su obra más reciente, cosa que en esta ocasión hará a través de la galería Ajolote Arte Contemporáneo, un pequeño local ubicado en la colonia Chapalita que próximamente celebrará sus primeros 15 años de vida.

La exposición, que se inaugura hoy a las 20.30 horas, y que podrá visitarse hasta el 25 de este mes, se titula Powder to the people (Polvo para el pueblo), un juego de palabras que hace referencia a la famosa canción de John Lennon (“Power to the people”), así como a la crisis de la droga que atraviesa actualmente nuestro país.  “Los medios de comunicación en todo el mundo le han dado mucho espacio dramático a este problema, y eso me afecta sentimentalmente”, dice Tafoya.

Entre dos mundos

Compuesto por aproximadamente veinte piezas de acrílico sobre lino, el conjunto de cuadros refleja claramente la influencia de las dos culturas entre las que el artista ha vivido en los últimos veinte años. En los inicios de su trayectoria en Guadalajara, se dedicó sobre todo a pintar paisaje urbano y mujeres desnudas en cafés, temas en los cuales sigue interesado, pero a los que ha añadido otras preocupaciones más de tipo colectivas, desarrollando un estilo que él mismo define como ‘figuración crítica’.   Es probable que este giro hacia lo social sea una de las influencias de su vida en Francia, pues allí la población en general está más comprometida y preocupada por los temas socio-políticos. El pintor afirma que hay otros elementos del país galo muy presentes en sus cuadros, como la libertad femenina y el concepto de evolución. Tafoya confiesa además que admira el savoir faire de los franceses, su cartesianismo y su visión de la democracia que ha influido a toda la humanidad. “Me fascina París, y no me arrepiento de haberme ido, porque si no, ya estaría aquí”, expresó.

De México ha tomado algunos aspectos de la flora y la fauna, como los nopales, una figura que le encanta  al pintor y que aparece constantemente en sus cuadros. Pero sobre todo, de la cultura mexicana ha adoptado el color, un elemento crucial en su obra, a partir del cual son construidas las piezas. “Paris es más gris, y aunque hay pintores colorísticos, no es lo mismo. Esta luz yo la tengo grabada”, dijo.

Además de aportarle una forma de pensamiento particular, la fusión entre la cultura francesa y la mexicana ha llevado a Tafoya a crear un mundo propio llamado Cotla, que además de ser un lugar en Veracruz (Cotlamaní), significa serpiente en náhuatl. También fue el título de su anterior exposición en el Ex Convento del Carmen (2007), que posteriormente se presentó en París bajo el nombre de Villes Imaginaires, al lado de Juan Luis Buñuel, hijo del famoso cineasta español.

Tafoya imagina Cotla como un lugar donde habita una civilización precolombina que no pasó por la conquista y aún existe en nuestros días. “Cotla es ciencia ficción; es antropología de un futuro idealizado”  explica el pintor, quien agregó que no se trata de un proyecto lineal –con un principio y un fin— sino que se acerca más a una narración fantástica en evolución, que lo acompaña en su proceso creativo y al cual busca retratar en sus cuadros.

El powder

Las piezas de Powder to the people, realizadas en su mayor parte en Francia, ya no pertenecen exclusivamente a dicha temática, sino que aparecen en ellas otras problemáticas tanto personales como sociales.

Los créditos de la curaduría son compartidos entre el mismo Tafoya y el propietario de la galería Ajolote, Ramón Vázquez, quienes trabajaron en esta tarea a través de internet, antes de que el pintor llegara a la ciudad.

Sobre las diferencias entre el mundo del arte en México y Francia, Tafoya encuentra que hay ventajas y desventajas en ambos lugares. En París el mercado del arte está tan saturado y competido, que a veces resulta más difícil vender un cuadro. “La gente prefiere irse de vacaciones” afirma, y es que “hay tantos museos y exposiciones, y de tan buena calidad, que ya no existe tanta curiosidad por el arte como aquí”. También existen muchas restricciones e impuestos, si se quiere organizar una subasta, por ejemplo, cosa que aquí no pasa.

Por otro lado el gobierno francés ha desarrollado políticas públicas dirigidas al arte, en las que se otorgan importantes apoyos para las personas que están dedicadas a la creación, que incluyen un sistema de seguridad social completo, o rentas de talleres de trabajo a precios muy accesibles.

Cuestionado sobre su perspectiva de México desde París, Jaime Tafoya comenta que hay una visión muy alarmista del país construida por los medios de comunicación. “Desde lejos veo a México con muchos problemas, y cuando llego veo que a pesar de todo avanza, que tiene un potencial enorme y una vitalidad formidable, y que aunque hay errores, no son irresolubles. Que con un poco de buena fe se pueden hacer muchas cosas, tanto en el arte como otras áreas”, concluyó.

Perfil
Jaime Tafoya

Pintor autodidacta, nacido en 1952 en el barrio de Mexicaltzingo, que reside en París desde 1989 y es miembro fundador del taller asociativo ‘Globe Arts Belleville”. Ha participado en más de 80 exposiciones colectivas, tanto en México como en Europa. Su trabajo fue seleccionado en el Salón de Arte Hodenc l’Eveque (1994); Primer Salón de Arte Latinoamérica en Paris (1998); Salon des Independants Grand-Palais, Paris (1991); y Salón Nacional de Pintura del Palacio de Bellas Artes, México (1981). Obra suya forma parte de la colección permanente del Hospital de la Salpêtrière en Paris, y de la colección de arte del Museo de las Artes de la Universidad de Guadalajara.

Temas

Lee También

Comentarios