Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Jueves, 21 de Febrero 2019
Cultura | Nallie Happee es una de las precursoras de la danza contemporánea

Sesenta años de búsqueda creativa

Un montaje de la reconocida bailarina será parte del repertorio de la Academia de Danza Doris Topete

Por: EL INFORMADOR

Nallie Happee celebra este 2010 su cumpleaños número 80. A.HINOJOSA  /

Nallie Happee celebra este 2010 su cumpleaños número 80. A.HINOJOSA /

GUADAJARA, JALISCO (11/SEP/2010).-  En el terreno de la danza en México hay un nombre imprescindible: Nallie Happee, quien a sus 80 años aún se mantiene activa y reflexionando sobre los diferentes caminos de la creación.

La reconocida coreógrafa celebró el 29 de abril (Día de la Danza) de este año su trayectoria y recibió un merecido homenaje en la Ciudad de México. Happee estuvo en días pasados en Guadalajara para trabajar una coreografía con la Academia de Danza Doris Topete.

Su visita se debe a que tenía interés en conocer a los ejecutantes de su obra. Aunque en 2004 sufrió una caída, no ha sido un impedimento para trabajar con las jóvenes generaciones.

Con más de 60 años de trayectoria, la capitalina es autora de más de 50 piezas, una de las cuales será parte del repertorio de la escuela que dirige Doris Topete.

La también bailarina radica en la Ciudad de México, pero se dice contenta por encontrarse con Guadalajara, una ciudad que le sorprende.
Happee, una de las precursoras de la danza moderna, ahora contemporánea, resalta que la capital jalisciense es un semillero de talento y bailarines.

— ¿La danza contemporánea cuenta con mayor aceptación?
— La danza contemporánea en nuestro país ha recibido mucho apoyo. Cuando regresé de Europa me di cuenta que expresarnos a través de la obra tradicional iba a ser difícil. Y ahora me alegro de  haber incursionado en la danza moderna porque amplió mi percepción y apreciación. Algunos dicen que soy clásica atípica, pero en las artes, actualmente, se va hacia la fusión.

— Su obra ha dejado un legado a la danza nacional. ¿En algún momento se propuso esta meta?
— Ningún artista se propone algo porque la creación es una búsqueda y no siempre implica un encuentro. Es una búsqueda y se pueden tener diferentes propuestas. A mí me encanta ver en el foro a hombres y mujeres que bailan y que irradian (emociones); por ejemplo, si  veo una obra tradicional como El lago de los cisnes, espero que el ejecutante me transmita algo. Fue para mí una revelación ver la obra Revelations, de Alvin Ailey, porque vi artistas que lograban transmitir. El año pasado me tocó ver nuevamente el montaje y es increíble la comunicación que tienen con el público. Los bailarines son muy importantes porque son el hilo conductor de la obra.

— ¿Un coreógrafo cómo logra darle alma a los montajes?
— No hay receta, cada quién encuentra la manera. Hay obras que son difíciles y depende de los elementos con los que se cuente. No hay un solo camino, eso depende de las personas.
A los chicos que quieren hacer coreografías les sugiero que tomen una obra de clásicos porque ahí está muy claro el tema. Creo que para romper con la estructura  uno debe conocer la estructura, conocer el escenario, las áreas fuertes y débiles, la región áurea... por eso es bueno ir a los museos. Yo fui alumna de Madame Nijinska y era estupendo porque entonces se renovó la danza. Ellas nos decían que un artista no debe centrarse en su materia porque se va reduciendo su visión, hay que conocer de otras artes.

— ¿El papel del bailarín se ha minimizado?
— No en todos lados. En Europa se ponen los apellidos de los que están en el escenario porque el público conoce a sus bailarines. Eso es maravilloso porque es cuando el pueblo conoce a aquellos que le han brindado algo.


Perfil

La coreógrafa

Nallie Happee nació en la Ciudad de México, en 1930. Desde su infancia comenzó sus estudios y a los cinco años de edad ingresó a la Academia Cultural Alma Mexicana. Tres años se sumó a la Escuela Nacional Nellie Campobello con Estrella Morales. 

Estudió ballet con la bailarina Bronislava Nijinska, en Estados Unidos. Su formación siguió por Inglaterra, Cuba, Estados Unidos y Francia. Así fue que tomó clases de técnica soviética, cubana y el sistema de la Royal Academy of London.

Es autora de más de 50 coreografías y ha realizado algunas para diferentes instituciones como el Ballet de Monterrey y la Compañía Nacional de Danza.

Como ejecutante se presentó en diversos foros nacionales e internacionales y es considerada un pilar de la danza mexicana por sus propuestas.

La coreógrafa forma parte de la Academia de las Bellas Artes de la Legión de Honor Nacional, miembro del Sistema Nacional de Creadores del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes (Fonca).

Por su trabajo ha recibido infinidad de reconocimientos y premios como el Guillermina Bravo (1997), la Medalla Conmemorativa de Bellas Artes por sus 50 años de trayectoria artística (2000). En 2003 fue distinguida como creadora emérita del Sistema Nacional de Creadores de Arte del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes (Fonca). Este año, el Instituto Nacional de Bellas Artes y el Auditorio Nacional le rindieron un homenaje por su aniversario número 80 y por seis décadas de trayectoria.

''Ningún artista se propone algo, porque la creación es una búsqueda y no siempre implica un encuentro''
Nallie Happee, coreógrafa.

Temas

Lee También

Comentarios