Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Sábado, 21 de Julio 2018
Cultura | El autor luso murió en junio del 2010

Rinden homenaje escénico a Saramago en Bellas Artes

''Voces de mujer en la obra de José Saramago'' se recordó al Premio Nobel de Literatura 1998

Por: EL INFORMADOR

Siete voces femeninas se unieron en torno a la obra de José Saramago.EFE  /

Siete voces femeninas se unieron en torno a la obra de José Saramago.EFE /

CIUDAD DE MÉXICO (02/ABR/2011).- Con el espectáculo escénico Voces de mujer en la obra de José Saramago, se rindió homenaje, en el Palacio de Bellas Artes, al Premio Nobel de Literatura 1998 por ser un humanista, escritor y hombre comprometido, quien mostró preocupación por el México más vulnerado.  
Consuelo Sáizar, presidenta del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta), y Teresa Vicencio Álvarez, directora general del Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA), se dieron cita en la velada, en la que también se contó con la presencia de Pilar del Río, viuda del autor de Tierra de pecado. 

Voces de mujer en la obra de José Saramago fue llevado a la escena por siete mujeres destacadas, encabezadas por Del Río. Fue un homenaje escénico en el que se escuchó la voz del autor a través de los personajes femeninos de sus novelas, mujeres con frecuencia discretas y casi siempre nada enfáticas.  
Sobre el sobrio escenario del recinto cultural más importante del país, se leyeron fragmentos de tres de las novelas publicadas por José Saramago: Ensayo sobre la ceguera, Memorial del convento y Las intermitencias de la muerte, junto con un extraordinario texto inédito sobre María Magdalena. 

Pilar del Río, esposa y traductora al español de José Saramago, estuvo acompañada en el escenario por la actriz Ofelia Medina, así como por la periodista y activista de derechos humanos, Lydia Cacho.

También tomaron parte la soprano mexicana Lourdes Ambriz; la cantante de rock Ely Guerra y las galardonadas actrices de teatro y cine, Irene Azuela y Clarissa Malheiros, todas ellas con la dirección de Antonio Castro, con escenografía de Mónica Raya y el diseño de iluminación de Víctor Zapatero. 

José Saramago fue un hombre comprometido, humanista, quien se preocupó por el México más vulnerable. En marzo de 1988 estuvo en este país, antes de ser galardonado con el Premio Nobel, dispuesto a visitar Chiapas y expresar su apoyo a los indígenas y rebeldes zapatistas. 

Después de esa visita el novelista escribió: “De Chiapas me llevo no sólo el recuerdo, me llevo la palabra misma... Chiapas... La palabra Chiapas no faltará ni un solo día de mi vida. Sí tenemos conciencia pero no la usamos para acercarnos al sufrimiento ¿de qué nos sirve la conciencia? Volveré a Chiapas, volveré”. 

Temas

Lee También

Comentarios