Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Jueves, 21 de Febrero 2019
Cultura | Abren diplomado en el CCAU

Reflexiones en torno a la arquitectura actual

Proyectos urbanos serán objeto de análisis en un curso, que se celebrará del 2 de febrero al 11 de mayo

Por: EL INFORMADOR

En la imagen, el antiguo Jardín de la Universidad, que actualmente es conocido como Plaza Universidad.EL INFORMADOR ARCHIVO  /

En la imagen, el antiguo Jardín de la Universidad, que actualmente es conocido como Plaza Universidad.EL INFORMADOR ARCHIVO /

GUADALAJARA, JALISCO (31/ENE/2011).- En ocasiones, y erróneamente, el proyecto de arquitectura se entiende como un evento aislado de la creatividad y que ésta surge de manera “espontánea”, casi como por arte de magia. De ahí que nazcan productos sin sentido del pasado, es decir, “alejados de la arquitectura histórica y que intentan aislarse de ella”.

La novedad acrobática y autocomplaciente de gran parte del panorama de la arquitectura actual, producida por la sobrexposición mediática de la profesión, ha tenido como resultado el empobrecimiento de la propuesta arquitectónica, señala Alejandro Guerrero, integrante del Centro para la Cultura Arquitectónica y Urbana (CCAU).

“Los domingos que uno revisa las revistas y los periódicos donde aparecen proyectos y arquitectos, éstos últimos no son  de profesionales, sino rockstars que basan su diseño en una novedad puramente visual, que es complaciente con el mismo autor. En otros tiempos, la arquitectura buscaba  exactamente lo contrario, es decir, la tradición. Los arquitectos eran tradicionales, pero no en sentido estático, sino en una tradición renovadora”, agrega el especialista y profesor del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Occidente (ITESO).

Mucho se habla en los medios y en la publicidad que distribuyen desarrolladores, de los nuevos espacios que se ofrecen con características especiales: funcionalidad y sustentabilidad, dos términos que están de moda desde finales del siglo XX, pero “que no deberían venderse como un plus, porque ya van implícitos en un proyecto arquitectónico”.

“Me parece que de parte del público de la arquitectura hay una apreciación en la que la funcionalidad es un tema muy importante y lo es, pero no es lo más relevante. Digamos que la función es algo que debe suceder, sí o sí siempre, pero no es un leit motiv de la arquitectura, sino que es una condición básica”, explica Alejandro Guerrero, quien encabeza el diplomado La crítica arquitectónica como herramienta de proyecto, el cual se impartirá en las instalaciones del CCAU, del 2 de febrero al 11 de mayo.

Aunque no se puede generalizar, en el oficio de la arquitectura existen quienes realizan prácticas responsables, y otros que desconocen totalmente su compromiso “con el cliente, con el entorno y con la historia de la arquitectura”, por eso se ha creado dicho diplomado, para analizar objetivamente obras de reconocida calidad y entender la crítica arquitectónica como “una herramienta fundamental para desarrollar proyectos con un buen nivel de coherencia y orden”.

Omisión de la crítica

No hay que buscarle demasiado y tampoco inventar grandes teorías del porqué no se aplica la crítica arquitectónica en la realización de proyectos. “Es simplemente por desconocimiento del origen real de las cosas. La práctica del diseño se basa en una creatividad ‘libre’ y no es que la arquitectura no tenga esta libertad, tiene una absoluta, dentro de los mismos términos de la disciplina”, añade Guerrero.

De acuerdo con Luis Fernández-Galiano, reconocido arquitecto español, “miramos a los jóvenes para adivinar los perfiles del mundo que viene. Sin embargo, los trabajos de las últimas generaciones contienen más deseos que pronósticos. Empujados por un sistema que basa el reconocimiento en la singularidad, la mayor parte de los arquitectos emergentes se esfuerza en hacerse notar dentro de un paisaje abigarrado donde sólo la excepción garantiza una efímera popularidad”.

Agrega, que “en esa sopa de letras, alimentada también por unos medios que veneran la novedad como combustible de una acelerada mudanza de modas y tendencias, los jóvenes estudiosos procuran afianzar sus siglas como único camino hacia la estabilidad profesional o personal, y este proceso premia más lo distintivo que lo compartido, más lo original que lo repetible, y más los gritos que los susurros. Aunque pertenecen a una generación cronológica, las obras y proyectos de los arquitectos recientes no dibujan un panorama solidarios y en ausencia de un propósito coral, reflejan esencialmente la extrema diversidad de sus intenciones”.

Técnica vs conocimiento

Sobre la creación de un  diplomado que aborde la crítica arquitectónica, cuando debiera ser una materia de cajón en el programa de estudios de la licenciatura en Arquitectura, de cualquier universidad, es porque en los salones de clase no figura una asignatura con este nombre. “Sin embargo, salen muy buenos dibujantes”, sentencia Alejandro Guerrero, quien a través de su experiencia como profesor ha podido constatar que se prioriza la técnica por el conocimiento.

“Desde la perspectiva de profesor de Arquitectura, los mismos alumnos me han manifestado sus inquietudes sobre cómo se aplica la historia y la teoría en relación al proyecto, y uno lo ve en la ciudad: hay obra nueva, pero no toda tiene claridad. Ante ello, uno supone que en realidad es falta de oficio. Los alumnos carecen de un referente histórico y es triste saber que entre las clases no haya una de Teoría o Historia de la Arquitectura, porque parece que ésta última es un repaso de los estilos y ya lo sabes, ahora haz lo que quieras”, abunda.

Para el diplomado se propone una serie de conferencias de carácter histórico-analítico, mediante las cuales sea posible poner sobre la mesa una serie de condiciones, datos, hechos, relativos a obras de arquitectura y arte, que posibiliten el debate y  el intercambio de conocimientos.
Arquitectura versión Beta, Pensar como arquitectos, La arquitectura del fuego, La cabaña primitiva según Peter Zumthor y Arquitecturas de la memoria, son algunas de las temáticas que se abordarán durante las 14 sesiones del diplomado, que arranca el próximo miércoles.

El curso

La crítica arquiténica como herramienta del proyecto arranca este 2 de febrero y concluyen el 11 de mayo.
Los arquitectos invitados al diplomado son Magui Peredo Arenas, Álvaro Gutiérrez García Parra y Salvador Macías Corona.
La sede es las instalaciones del CCAU. Ghilardi 120, entre Justo Sierra y Juan Manuel. El costo es de tres mil 500 pesos.
Informes: ccau.info@gmail.com o al teléfono 40 40 78 96}

El dato

El curso está dirigido a arquitectos, estudiantes, artistas y profesionales de carreras afines, así como al público en general interesado en el tema de la producción arquitectónica y del arte.

Temas

Lee También

Comentarios