Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Viernes, 13 de Diciembre 2019
Cultura | Es importante atraer el turismo por medio de los legados históricos

Puebla es un refugio para el arte

La antigua residencia se convirtió en una galería llena de tesoros

Por: SUN

MEXICO, D.F.- La pasión de los coleccionistas José Luis Bello y González, y de su hijo, Mariano Bello, aficionados al arte y a los objetos bellos, los llevó a formar una importante colección.

Ésta ahora forma parte de los atractivos históricos de Puebla, y está exhibida en el Museo Bello, dedicado a José Luis Bello y González, nombre del padre del fundador, el cual reabre sus puertas después de una década cerrado.

“El antiguo edificio, que data del siglo XIX, fue adaptado como museo desde 1944, año en que se fundó, para albergar una extraordinaria colección de arte. Mariano siguió los pasos de su padre, José Luis Bello y González, y continuó con la colección y la acrecentó hasta reunir 3 mil 28 piezas que heredó al Estado, distribuidas en 22 colecciones mostradas en 13 salas”, describe Omar Lezama, encargado de la restauración del museo.

La antigua residencia se convirtió en una galería llena de tesoros. “Al principio don Mariano habitaba en esta casa con su esposa Guadalupe Grajales, y convivía con su colección; cuando hizo su testamento dejo especificado que al morir él, ésta debía pasar a la Academia de Bellas Artes, que era privada, de ahí pasó al Estado”, señala Lezama.

Talavera, pintura, muebles, cobre, plata, instrumentos musicales, religiosos, cristales, textiles, marfiles, y otros objetos de distintas épocas y de todas partes del mundo se ubican en este sitio.

“La pieza más antigua del continente europeo que resguarda el museo es una ánfora romana del siglo uno antes de Cristo. Tenemos piezas que van del siglo XVI al XIX y XX.

“Los marfiles en su mayoría son de China y Japón, otros objetos vienen de España, como son algunos cristales, hay muebles de la India, piezas poblanas y otras novohispanas.

Un dato curioso es que Mariano Bello nunca salió de México, encargaba cosas a sus amigos que iban de viaje, se hizo famoso porque mucha gente tocaba a su puerta para traerle alguna antigüedad”, añade Lezama.

El entrevistado comenta que “en 1999, debido a un temblor, el Centro Histórico de Puebla sufrió algunos daños y se tuvo que cerrar el museo pues el edificio se deterioró, lo que provocó que se tuviera que desalojar la colección.

“En el 2005 se reabrió el primer nivel, con una muestra representativa de 400 piezas, pero es en la administración actual cuando se decide trabajar en un proyecto integral que permitiera devolver el esplendor al museo en su totalidad”.

“Mariano Bello llegó a tener tantas piezas en su casa que él mismo ya no cabía y se mudó a otra vivienda. Cuando deja la casa original le pide a su hermano que haga modificaciones para que funcionara como museo y se respetaron algunas áreas como el Salón Rojo.

“Otro salón es el Agustín Arrieta, nombrado así por los cuadros del artista tlaxcalteca, reconocido por su técnica en bodegones”, señala el experto.

En el museo también se muestra una colección de piezas de cobre y hierro, como cerraduras y llaves. Las pinturas más destacadas son de grandes de las artes plásticas como Arrieta, Villalpando, Cordero, Gagliardi y Molteni.

Estructura histórica

Alejandro Montiel, secretario de Cultura del estado de Puebla dice que es importante promover el coleccionismo.

“El interés por el arte ha disminuido, en México existen millonarios que no invierten en arte. En Monterrey algunos lo hacen en arte contemporáneo, que en los próximos años será un tesoro que podrán dejar a su familia, a sus hijos, y ¿por qué no? incluso al Estado.

“La remodelación del museo es un mensaje para que piensen en que el arte es una manera de conservar la memoria de todos”, dice el funcionario.

Asegura que es importante atraer el turismo por medio de los legados históricos. “Se invierte en construir nuevas cosas, pero no en lo que realmente promueve el turismo.

El turista no va a los centros comerciales, si viene a Puebla es para conocer su historia, por eso es triste que los estados generen inversiones en otras cosas. Por olvidar el patrimonio se deja de formar jóvenes que se interesen en la Cultura”, concluye Montiel.

Temas

Lee También