Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Miércoles, 12 de Diciembre 2018
Cultura | Recibe el Homenaje Iberoamericano CIDI-UVM Campus Zapopan

Nunca hay un límite: Gómez Vázquez Aldana

Para él, la arquitectura es una pasión, un compromiso existencial. Con más 50 años de carrera, reconocen su trayectoria

Por: EL INFORMADOR

“Arquitectura es armonía de elementos constructivos que produciendo poesía o belleza, delimitan espacios donde reina el espíritu”. EL INFORMADOR /

“Arquitectura es armonía de elementos constructivos que produciendo poesía o belleza, delimitan espacios donde reina el espíritu”. EL INFORMADOR /

GUADALAJARA, JALISCO (16/MAR/2013).- El arquitecto José Manuel Gómez Vázquez Aldana alguna vez soñó con el éxito que actualmente tiene su firma GVA & Asociados. Con más de 50 años ejerciendo la arquitectura, su labor fue reconocida una vez más en el homenaje que recibió de CIDI-UVM y que puso de relieve su trayectoria profesional.

Sin embargo, con todo ese amplio derrotero ha andado desde que era estudiante de arquitectura, no esperaba el reconocimiento. Para él es una gran satisfacción haber consolidado la firma, el trabajo, el lenguaje y la comunicación en equipo.

“Nunca hay un límite. El hombre se desarrolla. La vida y el mundo son cambiantes. Y la arquitectura tiene que adaptarse a esos cambios sin dejar de ninguna forma de transmitir a través de los espacios y de las formas la prioridad que es el bienestar del hombre y la plenitud de su espíritu”.

Gómez Vázquez Aldana afirma que toma la arquitectura como una pasión, como un compromiso existencial. Dice que si entras a un edificio “muy bonito” y éste no te transmite nada, la arquitectura es estéril. “El espacio tiene que hablar, tiene que decir”.

Recuerda que él hizo el proyecto de Unitec, Campus Zapopan —edificio en el que hoy está la Universidad del Valle de México (UVM)—. Por ese trabajo, en 2005 GVA obtuvo el XIV Premio Obras Cemex, en la categoría de Arquitectura Sustentable. El día de la entrega del reconocimiento, el rector del campus, Héctor López Llerenas, destacó que de todos los planteles con los que cuenta la institución académica, el de Zapopan y el de Monterrey —que también levantó GVA— son los mejores.

En su media centena de años de experiencia, el arquitecto recuerda que cuando egresó en 1961 no había muchos arquitectos y eran los ingenieros los que diseñaban sus propias casas. Como sabía dibujar, aprovechó esa ventaja y aprendió a trazar perspectivas, trabajo con el que pagó su carrera. Después, hizo mancuerna con el ingeniero Jorge García de Quevedo. Tuvieron mucho éxito.

En 1966 comenzó el proyecto de la Plaza de Toros Nuevo Progreso y al siguiente año realizó el Hotel Tapatío, cuyo único “pero” era que estaba construido frente a una cementera. En 1968 la embajada de Estados Unidos le otorgó una beca, la “Eisenhower Fellow”. Esa experiencia le cambio la vida y la manera de ver la arquitectura. En ese país conoció a “los mejores arquitectos de los últimos dos siglos”. Entre ellos destacaba Mies van der Rohe, Walter Gropius, y Yamasaki, quien hizo las Torres Gemelas. Se dio cuenta de las diferencias entre la manera de trabajar la arquitectura entre ambos países: allá eran firmas y acá despachos personales de arquitectos.

Los arquitectos mexicanos que tuvieron influencia positiva en él fueron Julio de la Peña, Ignacio Díaz Morales y Marco Aldaco. El primero le enseñó a hacer perspectivas; el segundo, a valorar y a ver los alcances de la arquitectura, y el tercero le mostró la sensualidad de la arquitectura y la acuarela como expresión y como arte.

En los primeros lugares

Afirma que GVA, que fundó en 1968, fue la primera firma que nació en México. A pesar de que suma más de 40 años, actualmente la incorporación de las nuevas generaciones es crucial para seguir avanzando.

En su lista de 2013, la revista inglesa World Architecture consideró a GVA & Asociados como la firma número uno en Latinoamérica. A nivel mundial tiene el lugar número 65; y el número ocho en hotelería mundial.

“Yo creo que el concepto de arquitectura es muy importante. Arquitectura es armonía de elementos constructivos que produciendo poesía o belleza, delimitan espacios donde reina el espíritu. Es muy claro que el fin de la arquitectura, la meta principal de la arquitectura, es delimitar espacios bellos, pero donde el alma, el espíritu del usuario, es feliz”.

El arquitecto reflexiona que la arquitectura es un instrumento del urbanismo y ambas materias tienen como finalidad la felicidad del hombre. Enfatiza que es importante tener un estilo pero no en las formas, sino en el procedimiento de “cómo delimitar los espacios para lograr que el hombre y la familia logren su bienestar”.

Preocupado por su entorno, afirma que es importante la redensificación de las ciudades pero con armonía y no nada más levantar edificios sin orden y sin revisar su impacto urbano y social.

“Aquí hubo un gran retraso en la interpretación del orden, en el crecimiento urbano de las autoridades y los desarrolladores. Sobre todo, porque se tendió a crecer desordenadamente, como mancha de aceite”.

Considera que los especuladores, “criminales de la tierra” y los desarrolladores y “vivienderos” confundían lo que es un albergue con una vivienda que tiene que proyectar bienestar.

“Y quiero decir que aquí el Infonavit, los bancos, el Gobierno, los vivienderos y los especuladores son los principales culpables de ese desarrollo desordenado de las ciudades”.

El homenaje

El arquitecto José Manuel Gómez Vázquez Aldana, ''chairman'' de GVA & Asociados, recibió el Homenaje Iberoamericano CIDI-UVM Campus Zapopan por Trayectoria Profesional de Excelencia en la Arquitectura y el Urbanismo, en el marco del 2013 World Wide Continental Councils of Interior Designers Alliance y la Semana Académica de la UVM.

Juan Bernardo Dolores González, presidente del Consejo Iberoamericano de Diseñadores de Interiores (CIDI), y Héctor López Llerenas, rector de la Universidad del Valle de México (UVM) Campus Zapopan, entregaron al homenajeado la placa conmemorativa que reconoce su trayectoria profesional por más de 50 años en la arquitectura, el urbanismo, la planeación territorial, la arquitectura de paisaje, el desarrollo inmobiliario y el interiorismo.

Durante la ceremonia, realizada el lunes, el ingeniero Enrique Dau Flores hizo una semblanza del homenajeado. Destacó sus cualidades de profesional comprometido con la sociedad jalisciense y ejemplo de visión e innovación para las nuevas generaciones de arquitectos, con las que creó la firma mexicana de arquitectura GVA & Asociados, los programas de Gobierno para el desarrollo turístico y económico de Jalisco y las asociaciones civiles para el fomento del desarrollo social de los jaliscienses.

Los Premios Iberoamericanos CIDI son otorgados a los exponentes más destacados y las obras más importantes de México y de los países del territorio Iberoamericano, entre los que han figurado los más talentosos profesionistas de la arquitectura, el interiorismo y el diseño jalisciense, de acuerdo con un comunicado de prensa.

Temas

Lee También

Comentarios