Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Miércoles, 14 de Noviembre 2018
Cultura | México en Francia con Rivelino y su obra

Los “silencios” se dirigen por mar a París

Los “guardianes” del escultor jalisciense llegarán a la capital francesa el 1 de marzo

Por: EL INFORMADOR

Rivelino y uno de sus enormes guardianes, a la espera de navegar hacia tierras francesas.EL UNIVERSAL  /

Rivelino y uno de sus enormes guardianes, a la espera de navegar hacia tierras francesas.EL UNIVERSAL /

CIUDAD DE MÉXICO (09/FEB/2011).- La muestra conformada por 11 esculturas tridimensionales de casi cuatro metros de altura y más de una tonelada de peso, Nuestros silencios, elaboradas en bronce y con pátina de color blanco, del artista jalisciense Rivelino (San José de Gracia, Jalisco, 1973), será la encargada de abrir las actividades del Año de México en Francia.

En conferencia de prensa, el escultor jalisciense advirtió que tras haber recorrido países como Portugal, España, Bélgica, Alemania, Italia y Reino Unido, las monumentales piezas llegarán el 1 de marzo a Francia, su séptima y última sede, lo que significa el cierre de su gira por Europa con un acto único.

La presentación en movimiento y sobre un barco con la obra descubierta, navegará a lo largo del río Sena y permanecerá en exhibición en París durante 30 días, en el muelle de Champs Elysees, a un lado del puente Alexander III.

“Se trata de un acto público, cuya originalidad radica en que es una muestra que se colocará en una plataforma marítima de 50 metros de largo por 12 de ancho y recorrerá desde Londres hasta Dover, luego de ahí a Calais, Rotterdam, atravesaremos el Canal de la Mancha y así, hasta llegar al Río Sena”, señaló.


De acuerdo con Enrique Perret, comisario general del Año de México en Francia, los parisinos y paseantes del Sena, acostumbrados a ver el río cargado de contenedores que acarrean arena, cereales y materiales diversos, además de los populares Bateaux Mouches, que transportan turistas, se asombrarán por la “experiencia onírica y visión inesperada” de un barco con las 11 esculturas gigantes de bronce que integran la exposición.
“Las monumentales esculturas participarán de manera suave y silenciosa sobre el río para hacer más vistosa la magnífica escenografía del Sena”, expresó Rivelino, quien agregó que el trayecto de las obras iniciará el 17 de febrero en tres etapas.

Con esmero, talento y visión de futuro, Rivelino concibió 10 bustos colosales, Los guardianes, y una escultura cúbica, la Caja táctil, para conformar Nuestros silencios, muestra de arte público que versa sobre la libertad de expresión y que ha recorrido siete ciudades europeas, en donde millones de personas han acogido su potente mensaje social.

Según sus organizadores, con la séptima presentación de la obra escultórica, Rivelino desafía la manera habitual de presentar instalaciones de arte público. Por un lado, llega a la capital francesa por vía marítima y fluvial, en vivo, mostrando la complejidad logística y espontaneidad de la instalación durante su traslado y hasta su lugar de exhibición. Por otro, sale de la plaza pública tradicional y retoma un espacio marginal para el arte, que es parte de la vida diaria de muchas ciudades europeas, el río.

De esta manera, el escultor Rivelino y México le ofrecen temporalmente a la ciudad un espacio público dedicado al arte en torno al río Sena, y encuentro para el disfrute de los ciudadanos y visitantes en el marco del Año de México en Francia.  
“Sin duda, México asombrará a Francia con esta propuesta artística dinámica, original y comprometida de Rivelino, que contribuye de manera abierta al diálogo entre las diferentes culturas”, indicó Perret.
La instalación escultórica monumental de Rivelino se incorpora al Año de México en Francia como uno de los principales eventos de esta plataforma de promoción que Francia ha ofrecido a México, y que ambas naciones organizan a través de la coordinación de ProMéxico y el Instituto Francés, y la participación de diversas instituciones de los dos países.  


En detalle

Once esculturas cruzarán en ferry de Dover, Inglaterra, a Calais, Francia, para viajar vía terrestre hasta Rotterdam, Holanda. Ahí, las piezas se montarán en un barco de 50 metros de largo por 12 de ancho, serán fijadas de una manera especial para resistir su traslado nuevamente a Dover. Desde este momento, las obras estarán en exhibición hasta su llegada a París.

 En la segunda etapa, la embarcación con las esculturas descubiertas cruzará el Canal de la Mancha hacia el puerto de Le Havre, donde las esperarán un grupo de técnicos de diferentes países. Dichos expertos liberarán las esculturas y harán algunas adaptaciones técnicas y estéticas a la plataforma para convertirla en espacio de exhibición pública. Ahí, la embarcación se someterá a una inspección de normatividad y seguridad por parte de las autoridades locales.

 En la última fase, el barco iniciará un lento recorrido de aproximadamente 370 kilómetros con una duración de tres días y una escala, el 28 de febrero, en Ruán (Rouen), ciudad en la ribera del Sena. Se estima arribar a París la tarde del 1 de marzo y surcar gradualmente el río, atravesando con precisión una decena de puentes en la zona metropolitana y franqueando emblemáticos sitios de la ciudad, como la Torre Eiffel y el Hotel de los Inválidos.

 El punto final será al pie del puente Alexander III, donde las esculturas estarán expuestas a flote sobre el barco anclado al muelle de Champs Elysees, justo frente al Grand Palais. Los espectadores podrán admirar la muestra por un periodo de 30 días, desde los alrededores y dentro del propio barco con capacidad hasta de 100 personas.

Temas

Lee También

Comentarios