Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Jueves, 17 de Enero 2019
Cultura | Hallazgos de fosa 2 evidencian poderío militar de Qin Shi Huang

Los guerreros y corceles de terracota comienzan a develar sus secretos

Gracias a las exploraciones en el mausoleo del imperio Qin Shi Huang se puede saber más sobre las esculturas de los militares

Por: NTX

Durante 37 años se ha explorado el mausoleo. EL UNIVERSAL  /

Durante 37 años se ha explorado el mausoleo. EL UNIVERSAL /

CIUDAD DE MÉXICO (15/AGO/2011).- Luego de 37 años de exploraciones en el mausoleo del imperio Qin Shi Huang, los famosos guerreros de terracota han comenzado a develar sus secretos, uno de ellos el del poderío militar de ese gobernante, que se observa en las formaciones descubiertas en la fosa número dos del complejo.  
Según un texto publicado en el más reciente número de la revista 'China Hoy', en la citada fosa se descubrieron numerosos rastros de carros militares, cuyos análisis muestran que se enterró una formación completa formada por 64 carros militares tirados por cuatro caballos cada uno.  

Los soldados llevan lanzas y otras armas, formando una fuerza de ataque tan importante como la infantería del imperio.  

Al lado de los carros militares se encuentra la caballería, perfectamente ordenada: los caballos forman grupos de cuatro, y cada tres grupos conforman una línea. Una escuadra está compuesta por nueve líneas, es decir, 108 caballeros.  

De acuerdo con el equipo de investigadores que se dedica al estudio del mausoleo, se trata de la formación de caballería más antigua de China, que contó con un ejército con cuatro fuerzas, arqueros, infantería, carros y caballería. Un ejército sumamente avanzado para su época y que probablemente jugó un papel determinante en los triunfos de Quin Shi Huang.  

Así, la poderosa fuerza de este ejército se debe, parcialmente, a su sofisticado armamento, y es que las ballestas equipadas eran tal vez el arma tecnológicamente más avanzada de la época, y concedía una gran ventaja al poder de ataque de estos soldados.  

En las fosas se han descubierto los restos de una ballesta descompuesta, cuyos accesorios son de  bronce. A decir de los expertos, la ballesta tirada por la fuerza de los pies puede alcanzar hasta 300 metros, con 15 metros como alcance efectivo.  

Por otro lado, las más de 40 mil puntas de flechas descubiertas en las fosas presentan forma de prima triangular, mostrando un diseño aerodinámico para minimizar la resistencia al aire.  

Ante ello, los expertos estiman que en la época de Qin se empezaron a definir estándares tecnológicos en cuanto a las armas para optimizar su producción.  

El texto, señala también que el sistema administrativo piramidal fue fundamental para garantizar la producción uniforme y estandarizada de armas de la mayor calidad.  

En las armas desenterradas se observa una inscripción con el nombre del productor.  

'A diferencia de Occidente, donde se indicaba el nombre del productor para darlo a conocer, en la antigua China esto señalaba responsabilidad, e incluso la pena de muerte si no pasaban la prueba de calidad', anotó Wu Yongqi, director del Museo Imperial de Qin Shi Huang, donde actualmente se exhiben los más de dos mil hallazgos restaurados.  

La fuerza y poderío de este ejército se debe, además, a su sistema de concesión de honores, que servía de acicate para alentar la ambición y bravura de los soldados.  

Y es que para alcanzar mayores honores, era habitual matar al mayor número de enemigos posibles, de ahí que los soldados simplificaran sus armaduras para tener mayor movilidad, así muchos de ellos sólo llevaban protección en espalda y pecho, incluso, según los registros históricos, estos soldados salían a menudo a pecho descubierto al campo de batalla.  

Además, los estudios revelan que el gobierno de Qin aplicó un sistema de reclutamiento militar obligatorio, que estipulaba que todos los ciudadanos del reino entre 17 y 60 años de edad acudieran incondicionalmente a la llamada del Estado en caso de guerra.  

Los expertos aseguran que según cartas privadas dejadas por soldados de Qin, el Estado únicamente les entregaba comida, ninguna otra cosa, ni siquiera un salario.  

Temas

Lee También

Comentarios