Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Lunes, 19 de Noviembre 2018

Cultura

Cultura | La UdeG trajo a expertos de otros países

Los arquitectos que transformaron la ciudad

En 1956 egresó el primer grupo “numeroso” de esta carrera, que ha influenciado a las generaciones subsecuentes del gremio

Por: EL INFORMADOR

GUADALAJARA, JALISCO (18/MAY/2010).- Hace 62 años, en la recién fundada Escuela de Arquitectura de la Universidad de Guadalajara (UdeG), estudiaban tan pocos alumnos (dos o tres por grado) que incluso fue calificada de “elitista” por la Federación de Estudiantes Universitarios, según recuerda Moisés Estrada, integrante de la primera generación “numerosa” de alumnos que ingresó a esta licenciatura en 1956, es decir, ocho años después de su fundación, en 1948.

“Recuerdo que en una ocasión salió una noticia en El Informador que decía: ‘El alumno de la Escuela de Arquitectura de la Universidad de Guadalajara cuesta un millón de pesos. Y en aquel entonces decir un millón de pesos era un mundo de dinero. ¿Por qué? Porque salía uno sólo al año”, cuenta el ex alumno.      

En contraste, a 62 años de la apertura de la Escuela, sólo una minoría de jóvenes que aspiran a estudiar arquitectura en la Universidad de Guadalajara, obtienen un lugar. Según los resultados del proceso de admisión 2009-B, de los 984 aspirantes que presentaron su documentación completa, fueron admitidos 135, es decir, el 13.7%.     

A la distancia, nadie puede negar la importancia histórica que ha tenido para Jalisco la que en un principio fue la Escuela de Arquitectura y que ahora es una licenciatura que forma  parte del Centro Universitario de Arte, Arquitectura y Diseño (CUAAD) de la UdeG.

Una idea genial
Fue una idea genial. A mediados del siglo pasado, Guadalajara no tenía una escuela de arquitectura. Los que se dedicaban a esta profesión en aquella época eran ingenieros de la Escuela Libre que se habían especializado en arquitectura. Uno de ellos, Ignacio Díaz Morales, se echó a cuestas la tarea de fundar una escuela de arquitectura en la Universidad de Guadalajara. Para ello, solicitó al entonces rector, el doctor Luis Farah, presupuesto para ir a Europa y contratar grandes arquitectos a quienes la Postguerra había dejado sin trabajo. Así, en 1948 se integra una planta de maestros como Mathias y Marian Goeritz  (alemanes), y Eric Coufal (austriaco). Pronto se incorporaron los italianos Bruno Cadore, Silvio Aberti, y el alemán Horst Hartung quienes al lado de Luis Barragán, Rafael Urzúa, Julio de la Peña, Gonzalo Villa Chávez, Jaime Castiello y el propio Ignacio Díaz Morales, formaron la mítica Escuela de Arquitectura de la Universidad de Guadalajara.

Eric Coufal, el último de la casta
Para Eric Coufal, la importancia, o bien, la efectividad de la Escuela de Arquitectura de la Universidad de Guadalajara, se traduce en la fidelidad que algunos egresados han guardado a los preceptos propios de la arquitectura. Dicho de otra manera, es a través de señaladas obras y contadas trayectorias de estos profesionistas en cuestión, en las que la responsabilidad social y el apego a la obligación de la arquitectura pura –aquella que prescinde de alardes- donde se cristaliza la trascendencia del esfuerzo iniciado por Ignacio Díaz Morales en 1948.

A días de haberse efectuado una reunión de alumnos de la primera generación “numerosa”  que tuvo la Escuela de Arquitectura, Eric Coufal, miembro del equipo fundador de la Escuela, relata que ahí “estuvieron algunos de los que han influenciado” a tantas y tantas generaciones subsecuentes de alarifes.

El autor del edificio del Teatro Experimental de Jalisco no dudó en comentar que fue desde entonces cuando comenzó la “competencia arquitectónica” entre los miembros del gremio, sin embargo, en aquel entonces “todavía no había granujadas, eso no se sintió en esos años”.
Desde su casa donde ahora vive como “bohemio”, Coufal cuenta que en las conversaciones posteriores a la comida del festejo, “se profundizó en que en esa época se tenían dibujantes de manos propias y no de computadoras. ¡Había iluminación y creatividad!”. Con igual entusiasmo señala que este pasado 11 de mayo se habló del respeto a la esencia de la función del arquitecto respecto a su obligación social y consecuente enseñanza, ya que “ha habido muchos que tumban árboles para plantar frijoles y yo he repetido eso hasta la saciedad”. Al pedirle ahondar en el juicio, Coufal explicó que “el negocio ha sido el castigo, o bien, aquello que ha vulgarizado a la arquitectura, profesión en la que hay demasiados megalómanos”.

Personaje sobresaliente de la arquitectura contemporánea, Coufal suspira por aquellos tiempos en los que la Escuela de Arquitectura de la UdeG se fundó: “Esta escuela empezó un ambiente bohemio que se convirtió en una casta, pero todo muere. Ahora el arquitecto, si no tiene jet particular, no es arquitecto”.

Con los recuerdos prístinos de aquellos primeros años de Arquitectura, señala que ese grupo de los “siete enanos arriba del arquitecto Díaz Morales, algo han dejado. No puedo decir que éramos brillantes, pero inquietamos el ambiente”.

Los fundadores

GONZALO VILLA CHÁVEZ

Nació el 7 de diciembre de 1928 en Tuxpan, Jalisco. Hizo trabajos de restauración en el Museo Regional de Guadalajara, en el Hospicio Cabañas, en el Palacio de Gobierno de Jalisco y en varias ciudades europeas. Ocupó distintos puestos en instituciones oficiales en Jalisco y Colima. Fundó la Facultad de Arquitectura en la Universidad de Colima. Creó junto con Mauricio Flores la revista Tierra Adentro. Murió el 24 de agosto del año 2000.

JULIO DE LA PEÑA LOMELÍ
Nació en Guadalajara el 10 de septiembre de 1917. Conocido como “el decano de la arquitectura”, entre sus principales obras se encuentra la glorieta de La Minerva, la Casa de la Cultura Jalisciense, el Condominio Guadalajara, el Auditorio Benito Juárez, la Biblioteca Pública del Estado, y el Templo de San Javier de las Colinas. También diseñó la Avenida Lafayette, la Avenida México y el Paseo de la Plaza Juárez. Murió en el año 2002.

ERICK COUFAL
Eric Coufal nació en Viena, Austria, en mayo de 1926. Conoció Guadalajara por vez primera en una gira, siendo Niño Cantor de Viena. Realizó sus estudios de Arquitectura en su tierra natal, en plena Segunda Guerra Mundial. Por tal motivo, no dudó en aceptar la invitación de Ignacio Díaz Morales para trasladarse a México y fundar la Facultad de Arquitectura de la UdeG en 1948. Es autor de edificios como La Torre Minerva, el Teatro Experimental, la Casa de las Artesanías y el otrora Banco Industrial (en las avenidas 16 de Septiembre y Libertad), símbolos de arquitectura de calidad y modernidad.

IGNACIO DÍAZ MORALES
Nació el 16 de noviembre de 1905 en Guadalajara. Fue el encargado de idear la Escuela de Arquitectura de la Universidad de Guadalajara. Como urbanista, proyectó la Plaza de la Liberación, la conclusión del Templo Expiatorio y su plaza, la Capilla de las Mercaderías, la Parroquia de Nuestra Señora de la Paz y el Seminario Conciliar. Fue el responsable de las remodelaciones del Teatro Degollado, el Hospicio Cabañas y la catedral de Tuxtla Gutiérrez, Chipas. Murió el 3 de septiembre de 1992.

LUIS BARRAGÁN MORFÍN
Luis Barragán es uno de los arquitectos más importantes del siglo XX. Nació en Guadalajara, el 9 de Marzo de 1902. Es el único arquitecto mexicano que ha obtenido el Premio Pritzker, en 1980. Entre sus obras se encuentra la Casa ITESO Clavijero, el Parque de la Revolución, las Torres de Ciudad Satélite en Naucalpan (Estado de México) que hiciera junto con Mathias Goeritz y el Faro del Comercio en Monterrey (Nuevo León). Murió el 22 de Noviembre de 1988 en la Ciudad de México.

RAFAEL URZÚA ARIAS
Nació el 18 de Septiembre de 1905 en Concepción de Buenos Aires, Jalisco. Entre sus obras se encuentra la casa del diputado Rogelio Rubio en 1935, la Casa Vázquez Arroyo en 1936 y la casa del doctor Luis Farah en 1937, la cual se considera su obra maestra. También fue el autor de la fuente de mosaicos del Parque Agua Azul. Murió en Guadalajara el 18 de Octubre de 1991.

HORST HARTUNG FRANZ
Arquitecto de origen alemán y autor de obras como el Mercado Alcalde, el Mercado Gómez Farías, la Unidad Deportiva Revolución, la Casa Plata y la Casa Ashida, además de numerosas casas habitación. Radicó en nuestro país durante 49 años, dejando importantes aportaciones, pedagógicas, arqueológicas, históricas y urbanísticas.

SILVIO ALBERTI
Originario de Milán, Italia, llegó a Guadalajara en los primeros días de 1950. En ese entonces, tenía un contrato con la Universidad de Guadalajara como instructor de cemento armado, ciencias de la construcción y pruebas de resistencia estructural. Recibió el Premio Jalisco en 1955. Fue socio Fundador del Colegio de Arquitectos del Estado de Jalisco. Entre sus obras se encuentra el Banco Nacional de Comercio Exterior en Tapachula Chipas.  

MATHIAS GOERITZ
Nació en Polonia, en 1915. Entre sus obras destaca el Museo El Eco, inaugurado en 1953 en la Ciudad de México; las Torres de Satélite en Naucalpan, Estado de México, que hiciera junto con Luis Barragán; la Pirámide de Mixcoac en la capital del país y la escultura de La Serpiente en esa misma ciudad. Murió el 4 de agosto de 1990 en la Ciudad de México.   

BRUNO CADORE
Este arquitecto italiano trabajaba en la Facultad de Arquitectura de Florencia, cuando Ignacio Díaz Morales lo invitó a participar en el proyecto de la Escuela de Arquitectura de la Uiversidad de Guadalajara. Para Díaz Morales, Cadore era un hombre seco, de pocas palabras per muy claras, iba directo al grano y eso le agradó, por lo que le pidió que se encargara del Taller de Composición.

Temas

Lee También

Comentarios