Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien

Cultura

Cultura | El sinaloense estuvo en Guadalajara para conversar y ver su obra 'Choques'

Lo vital es contar historias: Norzagaray

El sinaloense es una referencia en el teatro del Norte de México; estuvo en Guadalajara para hablar al público y ver la versión tapatía de su obra 'Choques', que sigue en temporada
Norzagaray. El actor y director expuso su visión sobre el teatro en nuestro país y la forma de contar historias. ESPECIAL / Cultura UDG

Norzagaray. El actor y director expuso su visión sobre el teatro en nuestro país y la forma de contar historias. ESPECIAL / Cultura UDG

GUADALAJARA, JALISCO (20/JUN/2017).- A la franqueza y el acento norteño, Ángel Norzagaray (La Trinidad, Sinaloa, 1961) suma un carisma de persona sencilla y sonriente con que se echa a la bolsa en un segundo al público del Teatro Vivian Blumenthal. El autor de “El velorio de los mangos” y “Cartas al pie de un árbol” fue invitado a Guadalajara, el viernes pasado, para abrir los talleres de apreciación teatral que ofrecerá Cultura UDG durante 2017, uno al final de cada mes. Pero el también autor de “Choques” aprovechó para ver el montaje de esta comedia en temporada, y prefirió contar anécdotas y lucir su sentido del humor ante el público. Un encuentro casual y con buen ambiente.

Actor y director también, Norzagaray afirma que, como escritor, prefiere las historias y anécdotas de la gente común a la pura exploración formal del teatro o la narrativa. Reconoce, dice, estar tras “el sustrato poético” que hay en el habla popular sin detenerse en el costumbrismo. De estos temas habló después de su presentación ante tapatíos.

—Usted afirmó en su charla con el público que prefiere contar historias a partir de lo que escucha o lee. ¿Por qué tiene valor esa clase de materiales en un país en donde se experimenta tanto con las dramaturgias?

—Porque el fundamento del teatro viene de la historia de la humanidad: sentarte a contar historias alrededor de una fogata. Yo no soy formalmente tradicional, pero, si no contamos historias, o si las contamos con una formalidad que lastra el propio fluir de la anécdota, el asunto es tan abstracto que la gente se aburre, o no entiende. No hay nada de vanguardia, son tonterías. Lo otro, lo vital, que es contar historias que identifiquen a la gente, será siempre así. Será porque yo soy de la sierra de Sinaloa, yo conocí la luz eléctrica a los 11 años y el agua por tubería a los 12. Tomábamos cacahuates, prendíamos una fogata y contábamos historias de fantasmas.

—Su dramaturgia trabaja sobre el realismo; “Choques” es una historia lineal de cuatro personas. ¿Le interesa sobre personas comunes y corrientes o usarlas para convertirlas en metáforas?

—Las dos cosas. Yo lo defino como ponerle alas a la realidad. No puedes trabajar de espaldas a la realidad, pero tampoco puedes hacerle una fotografía si quieres hacer teatro. La aspiración poética es muy fuerte y hay que tener maestros. Ustedes aquí tienen al gran maestro, en “Cenizas” le rindo un homenaje, a Juan Rulfo. Utilizo sus giros lingüísticos y procuro obviarlo un poco.

—Pero tampoco le interesa el retrato costumbrista.

—Para nada. Porque Rulfo mismo no era costumbrista, ni era formalmente tradicional. Ni su oído era una calca de cómo hablan aquí en Jalisco los campesinos; es una recreación de expresiones. Y yo estoy muy atento a eso también en los giros lingüísticos de Sinaloa, de donde extraigo mis historias, porque allí me parturiaron. Hay una gran tradición del Siglo de Oro español que ni la gente sabe cómo llegó allí. Lo que pongo en “Cenizas” se lo atribuyo a un tío pero en realidad era mi padre; decía que él había vivido en un pueblo donde todos hablaban en verso.

—Tiene más de 30 años con la misma compañía. ¿Cómo hacen para no separarse?

—Es uno de mis grandes orgullos. Yo digo que no es tanto lo que he logrado en el plano artístico, sino que mis actores me sigan respetando y me sigan sorprendiendo, eso es muy grande satisfacción. Hacemos todo el trabajo en conjunto. No es nada fácil, y ya pasamos por todo el proceso. (La clave es) eso: seguir trabajando. Seguirnos respetando y entender la naturaleza de cada persona.

—¿Por qué sigue haciendo teatro?

—Por lo mismo por lo que empecé, yo creo: por contar historias. Y quiero verificarlas en el corazón del espectador. Eso que a mí me desvela, ¿lo desvelará al espectador? Y creo que esa pregunta no se la hacen casi los creadores, por eso son tan narcisistas.

ASISTE

'Choques' se estará presentando del 2 al 25 de junio en el Teatro Vivian Blumenthal. Los viernes y sábados a las 20:00 horas y los domingos a las 18:00 horas.  Las entradas están a la venta en taquillas del recinto.

Temas

Lee También

Comentarios