Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Jueves, 13 de Diciembre 2018
Cultura | La exposición de los artistas reúne distintas narrativas culturales

La brújula en busca del arte en 'Compas Trouble'

La exposición de los artistas reúne distintas narrativas culturales, momentos históricos y geografías inconexas

Por: EL INFORMADOR

Jeppe y Baldischwyler hicieron la mayor parte de la exposición en México para poder reflejar la esencia de nuestro país.  /

Jeppe y Baldischwyler hicieron la mayor parte de la exposición en México para poder reflejar la esencia de nuestro país. /

GUADALAJARA, JALISCO (06/MAY/2014).-Thomas Jeppe (Australia) y Thomas Baldischwyler (Alemania) tienen más cosas en común que sus nombres de pila. Ambos son artistas contemporáneos que han trabajado en distintos países, teniendo la oportunidad de explorar diferentes visiones y ópticas de la vida y el arte.

En 2010 realizaron su primera exposición conjunta en Alemania titulada "The People's Poet", y cuatro años después se reencuentran en Guadalajara para presentar "Compass Trouble" en la Galería Curro & Poncho.

A través de más de 20 obras en distintos medios, la exposición explora distintos momentos históricos, referencias culturales y lugares del mundo en apariencia tan lejanos como el Medio Oriente, el posmodernismo, las raíces prehispánicas de México, los Juegos Olímpicos de 1968, el padre del expresionismo abstracto Jackson Pollock y los muralistas mexicanos, entre otros.

"Aunque la mayor parte del tiempo estamos en diferentes partes del mundo, siempre estamos conectados a través de internet. Habíamos conversado sobre esta exhibición y finalmente la realizamos", platica Baldischwyler sobre la relación con su colega artista.

"La mayor parte de la exposición la hicimos aquí México, lo que era muy importante para capturar la atmósfera y los componentes sociales que reflejen nuestra estancia en este país". La exhibición permanecerá hasta el 1 de agosto.

Los dos Thomas llegaron hace cinco semanas y se pusieron a trabajar. Es la primera vez que Baldischwyler visita México. En el Distrito Federal le tocó asistir a una exposición en el Museo Universitario de Arte Contemporáneo sobre procesos históricos del arte ocurridos entre 1952 y 1968 en México: "Me impresionó mucho. En Europa, la mayoría de las retrospectivas son eurocéntricas. Entonces cuando empiezas a mirar otros continentes y otros escenarios culturales distintos, es una oportunidad de aprender algo".

En cambio, es la tercera vez que Jeppe expone en la ciudad. Después de explorar distintos contextos culturales como México, Medio Oriente, su natal Australia y Europa, encuentra que "Compass Trouble" es una "construcción fantástica que cruza diferentes geografías y temporalidades así como momentos históricos. Cada una de las referencias culturales tiene mucha historia detrás. En cierto sentido, esto es una alegoría de la memoria que tenemos para enfrentar la historia y la vida en general. Hay demasiados momentos clave, periodos, ideologías, fundamentos... todos al mismo tiempo que te provocan esos problemas con la brújula".

Narrativas culturales sobrepuestas

La aportación individual de Thomas Jeppe en "Compass Trouble" es una serie de 13 piezas bidimensionales con técnicas mixtas. "Algunos puntos reflejan al México antiguo, como la figura de una cabeza olmeca que sin embargo aparece filtrada por métodos de producción artística del Medio Oriente. La cabeza que pinté es una apropiación de una estampa conmemorativa de las Olimpiadas de 1968", platica el artista.

Otra de las capas que compone su obra es una figura geométrica con círculos y cuadrados, basada en los patrones creados por Eduardo Terrazas, el diseñador del logo de las Olimpiadas de México. "Es un gesto que apunta hacia una comunicación universal, pero que al mismo tiempo también es algo que se ve como que ya pasó y podría caer en el cliché".

Las pinturas están cubiertas con cristales que tienen impresiones de un libro de introducción al posmodernismo en idioma farsi, el cual Jeppe encontró mientras recorría Irán el año pasado.

"Allí no hay leyes de derechos de autor, así que las imágenes son de una impresión bootleg (no autorizada). Eso es muy importante porque refleja que este intercambio de conocimiento responde a una necesidad de introducir este mundo del posmodernismo a un país donde ni siquiera ha llegado".

Las piezas también incluyen cigarrillos iraníes que el artista compró durante su estancia allá. La idea era introducir un elemento físico en circulación que se contrapusiera con las ideas no tangibles que viajan de un lugar a otro.

El texto en farsi aborda distintas etapas en la historia del arte. "Es casi seguro que nadie de la audiencia aquí va a poder entender lo que dice, así que para mí es como una forma de sugerir conocimiento pero al mismo tiempo impedir su transmisión, hacerlo simplemente decorativo".

De Pollock y la memoria


Una parte significativa del trabajo de Thomas Baldischwyler es reflejar la historia del arte, según él mismo explica. Su serie de pinturas para "Compass Trouble" se remonta a una anécdota sobre el pintor norteamericano Jackson Pollock, quien era admirador de los muralistas mexicanos.

"Cuando Jackson se mudó a Los Hamptons en Long Island, estaba buscando nuevas formas de expresión. Lo que dice la anécdota es que estaba trabajando en su estudio cuando le surgió por primera vez la idea de crear el expresionismo abstracto. Era un momento en que tenía problemas de inspiración, batallaba con los ritmos de producción y sentía muchas inseguridades sobre su trabajo. Supuestamente, él recurrió a sus ideales sociales y a los murales mexicanos para inspirarse".

Baldischwyler reinterpretó ese momento a través de una serie de lienzos a los que les impuso una cuadrícula imperfecta, en donde ninguno de los cuadros son iguales. "Todo se siente un poquito distorsionado, es una simulación de la memoria, que siempre distorsiona la realidad. Piensas que sabes lo que pasó pero tu mente te juega trucos y recuerdas algo constantemente diferente".

Otra de las series de "Compass Trouble" la componen unas estructuras de madera que en una repisa sostienen camisas rotuladas con las leyendas "México-Nueva York", y que en la parte alta llevan globos colgados. Jeppe y Baldischwyler descubrieron que en 1960, Guadalajara producía más globos que cualquier otra ciudad del mundo.

"Es un componente muy importante en el estilo de vida de los mexicanos, cuando van a la plaza los fines de semana y les compran globos a sus hijos", explica Jeppe. Agrega que el artista Eduardo Terrazas (diseñador del logo olímpico) también estaba muy interesado en los globos y produjo algunas estructuras a gran escala. "Los globos en la exposición no sólo son una referencia personal de él, sino también un reconocimiento de la centralidad global que Guadalajara alguna vez tuvo en esa pequeña esquina de la industria mundial".


SABER MÁS

Inauguración "Compass Trouble" / Jueves 8 de mayo a las 20:00 horas / Galería Curro & Poncho, Torre Cube, Boulevard Puerta de Hierro 5210.

EL INFORMADOR /BRENDA RAMOS

Temas

Lee También

Comentarios