Jueves, 23 de Enero 2020
Cultura | Imágenes de una sociedad a punto de colapsar

Fernando Montiel Klint exhibe su obra en Guadalajara

Es uno de los artistas visuales jóvenes de mayor reputación dentro de la escena nacional

Por: EL INFORMADOR

GUADALAJARA, JALISCO.- Uno de los artistas visuales jóvenes de mayor reputación dentro de la escena nacional ha llegado a la capital jalisciense para ofrecer una muestra de su más reciente trabajo. Desde esta noche, la serie titulada Nirvana, del fotógrafo capitalino Fernando Montiel Klint (Ciudad de México, 1977), se exhibirá al público tapatío en las salas de Casa Escorza de la Universidad de Guadalajara.

Imágenes "silenciosas" logradas con una cámara de formato grande que retratan a "personajes que transitan por la nada" es de lo que está compuesto el Nirvana de Montiel Klint. El fotógrafo se apropia de este precepto búdico para indagar sobre "esa búsqueda de paz dentro del caos, esa búsqueda de quietud", dice el artista, que padecen los habitantes de las grandes ciudades -en especial el Distrito Federal-. Y también para esbozar una crítica a los estilos de vida contemporáneos y al consumismo de los citadinos.

"Fernando trata de expresar el equilibrio, la paz, la quietud. Para él es un tipo de exorcismo hacer estas fotos silenciosas. Pero es paradójico, porque en su composición, las imágenes están saturadas de elementos", de acuerdo con Madlen Schering, la curadora de la muestra.

Shering se refiere a la construcción "absurda" de los escenarios en los que Montiel Klint pone a sus personajes: sus propios apartamentos, rodeados de sus pertenencias (artículos de consumo y elementos iconográficos populares). Los protagonistas de las imágenes flotan, vacilan en medio de la nada. "Es paradójico porque la intención de Nirvana es la búsqueda del equilibrio, pero las personas están caídas, en completo desequilibrio", agrega Schering.

"Nirvana es una sátira. Hago uso del humor negro para contar este rollo de que nos sentimos solos dentro de esta sociedad consumista, inmediata. La inmediatez va creciendo y cada vez es menor el tiempo para la instrospección", señala el propio Montiel Klint, quien exhibe su obra por primera vez en Guadalajara.

Las connotaciones del trabajo visual de Montiel Klint rozan con la muerte en algunos casos y en otros tantos con la desolación. Sus personajes sufren una adaptación irónica a una sociedad que se perfila hacia el colapso.

En su cometido, Nirvana abarca un valor artístico doble. Montiel Klint se da a la tarea de crear performances para ser retratados y, además, técnicamente retoma las enseñanzas tradicionales de la fotografía: su trabajo queda enmarcado en grandes formatos y sus escenas son de índole contemplativa. No emplea cámaras digitales, "pero tampoco es que esté en contra de las vanguardias tecnológicas", afirma.

Salvo dos fotografías incluidas en esta muestra, las restantes no tienen retoques ni manipulaciones digitales. Montiel Klint construye los escenarios propicios para que su trabajo quede capturado in situ.

La inauguración de Nirvana en Casa Escorza (Escorza 83) será esta noche, a las 21:00 horas. La muestra permanecerá en exhibición durante un mes.

Temas

Lee También