Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Martes, 18 de Diciembre 2018
Cultura | Sin fronteras. Aspen Institute sede Jalisco

'Es tiempo de construir puentes, no muros'

Con una mesa de discusión en torno a la migración, el Aspen Institute sede Jalisco comenzó de manera oficial su labor dentro del marco de la FIL

Por: EL INFORMADOR

Antonio Villarraigosa, Donald Vitiello, David Shirk y Jorge Bustamante presentaron un panorama de la migración y su costo. EL INFORMADOR / E. Barrera

Antonio Villarraigosa, Donald Vitiello, David Shirk y Jorge Bustamante presentaron un panorama de la migración y su costo. EL INFORMADOR / E. Barrera

GUADALAJARA, JALISCO (01/DIC/2015).- El Aspen Institute tuvo su simposium en Guadalajara, con Antonio Villarraigosa (ex alcalde de Los Ángeles), Donald Vitiello (segundo al mando de la Patrulla Fronteriza de EU), David Shirk (director del Proyecto Justicia en México) y Jorge Bustamante (fundador del Colegio de la Frontera Norte), moderados por Carlos García de Alba, embajador mexicano en Irlanda.

Durante su intervención, Antonio Villarraigosa advirtió que “es tiempo de construir puentes, no muros”.

Añadió que México tendría que asumir su responsabilidad en la generación de migrantes, pues se ha visto que el gobierno no ha invertido en los estados que producen más migrantes. En tanto que para el gobierno estadounidense, pensar en la deportación de todos los migrantes —11 millones de personas— “nos costaría una década: 2.6 trillones de dólares”.

Por otra parte, destacó la importancia de dar el valor a cada individuo, en concordancia con el respeto a los derechos humanos, donde “un humano es humano en El Salvador, Honduras, México y Estados Unidos”.

Donald Vitiello, quien trabaja en la frontera desde 1985, aseguró que hoy en día las capacidades en la frontera han cambiado, y compartió que durante el último año y medio se trabajó en optimizar la infraestructura para mejorar el reporte y análisis de incidentes en donde hubo uso de la fuerza, con la meta de que la sociedad confíe en los oficiales.

El titular del Proyecto Justicia en México, David Shirk, invitó a la reflexión sobre la migración: “Pensar en las fronteras en este momento es muy interesante… estamos viviendo una coyuntura centenal”.

Shirk dijo que hace un siglo se vive el momento de mayor flujo de migrantes; nueve millones de personas llegaron a Estados Unidos. “Es similar a la (época) que vivimos en la última década, con 12 millones de personas”. Por ello, “Las decisiones que tomamos hoy en día pueden tener consecuencias grandes en los próximos años”.

Jorge Bustamante comenzó su intervención con la referencia a la crisis de niños migrantes centroamericanos: la decisión de entregar a los menores de edad a las instancias de salud creó la idea de que ya no estaban deportando menores.

Sobre los migrantes dentro de México, Bustamante aseguró que el número de violaciones a derechos humanos es mayor en México que en cualquier parte del mundo.

LA ENTREVISTA
Juan Ramón de la Fuente, presidente del Aspen Institute México

La sociedad civil organizada de principios de siglo tiene las suficientes herramientas técnicas y tecnológicas para comenzar a incidir en las políticas públicas. Discutir y analizar las problemáticas locales con una mirada global es el reto del Aspen Institute, que ayer arrancó operaciones en Jalisco.

“Que los ciudadanos formen parte del proceso de discusión y de la solución” es uno de los objetivos del Aspen Institute en México, afirma  el presidente de la organización, Juan Ramón de la Fuente.

Con el panel de seguridad transfronteriza con un enfoque en derechos humanos como punto de partida, el Instituto buscará aterrizar soluciones a los problemas de la ciudad y el Estado: “Algo que hemos hablado es que es necesario analizar y discutir un problema local, pero ver las soluciones globales. Hablar de seguridad transfronteriza en México es hablar de los problemas también de París o los refugiados de Europa. Todos los temas parecen ser universales”.

Minutos antes de recibir el grado de Doctorado Honoris Causa por la UdeG, el ex rector de la UNAM platicó con esta casa editorial sobre los retos que tendrá el Aspen Institute en Jalisco.

“Una de las virtudes que tiene el Aspen Institute en que combina una plataforma de análisis y discusión que formule propuestas concretas para incidir en la vida pública. Y aunque somos una organización apartidista, podemos formular una capacidad de convocatoria que pueda llegar con los tomadores de decisiones. Y el primer tema con el que arrancamos es la seguridad transfonteriza con una perspectiva en derechos humanos”.
 
—En la primera década del siglo hubo surgimiento de varios observatorios ciudadanos, que diagnosticaban calidad de vida y servicios públicos; y esto parece que es una evolución. ¿Es momento de pasar del análisis a la propuesta?

—Claro, porque la sociedad civil tiene una gran capacidad de discernir y presentar propuestas concretas. En esta evolución la democracia, los gobernantes tiene la obligación de escuchar a las expresiones ciudadanas. Y si además mostramos credibilidad, independencia y solidez técnica, pues entonces habrá muchos ciudadanos podrán aportar soluciones a los problemas de Jalisco.

A pesar de que tenemos apenas dos años, hay proyectos emanados de la agenda de Aspen Institute que empiezan a tener incidencia, como en los temas de salud, el sobrepeso y la diabetes.
Aquí vamos a hablar de seguridad transfonteriza y este martes también vamos a hablar del impacto del aumento del salario mínimo sobre la inflación.

—¿Cómo hacer para que los análisis no se queden en las mesas de discusión?

—No hay una fórmula, pero se tiene que explorar todo. Pasa que si invitas al secretario de medio ambiente a la mesa de conclusiones, él toma la propuesta y la defiende. Habrá otras veces que vamos a tener que llevar las iniciativas al Congreso. Hay muchas posibilidades, pero sí quiero insistir en la necesidad de que vean el Aspen Institute como una organización con credibilidad y análisis rigurosos. A veces el simple peso social de las propuestas provoca que sean tomadas en cuenta.

Lo que hacen los “think tank” es eso: adelantarse al futuro y hacer lo que no pueden hacer las personas de la vida pública por sus propias agendas de trabajo.

VOCES


“La agenda será determinada a nivel local por Aspen México, no por Aspen Estados Unidos, pero probablemente seguirán algunos de nuestros ejemplos, y mi propio deseo es que se concentren seriamente en programas para los jóvenes, que se concentren en valores y en cómo construir una mejor sociedad mexicana, en su futuro y oportunidades”.

Elliot Gerson, vicepresidente del Aspen Institute.

“El Instituto Aspen es una organización muy prestigiada en el mundo. Una buena contribución sería que inviten a los mexicanos a las conversaciones y discusiones, que inviten a los jaliscienses para que éstos sean parte de la construcción y confección de políticas públicas que contribuyan a una mejor sociedad y país”.

Jorge Bustamante, fundador del Colegio de la Frontera Norte.

“Tratar de generar conocimiento es una labor que puede ser exitosa, sobre todo en el corazón de México, en un Estado como Jalisco. El tipo de diálogo del Aspen Institute es necesario, con las divisiones partidistas tan fuertes. Se busca un esfuerzo conjunto para resolver los problemas del país: seguridad, crecimiento económico e incluso las reformas”.

David Shirk, director del Proyecto Justicia en México.

“He trabajado en el pasado con el Aspen Institute, en Colorado: institutos como estos tratan de crear una conversación entre diferentes perspectivas acerca de asuntos importantes nacional e internacionalmente. Tener un instituto en México es bueno, porque la democracia crece con el debate sano entre la gente, con la batalla de ideas”.

Antonio Villarraigosa, ex alcalde de Los Ángeles.

Temas

Lee También

Comentarios