Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Martes, 15 de Octubre 2019
Cultura | Ingresó la semana pasada al hospital Botkinskaya, el cual anunció su muerte el domingo

El director de teatro ruso Yuri Liubimov muere a los 97 años

Ingresó la semana pasada al hospital Botkinskaya de Moscú, el domingo se anunció su muerte

Por: AFP

Liubimov actuó primero en filmes de propaganda soviética y desempeñó un importante papel en el deshielo artístico de 1960. AFP / K. Kudryavtsev

Liubimov actuó primero en filmes de propaganda soviética y desempeñó un importante papel en el deshielo artístico de 1960. AFP / K. Kudryavtsev

MOSCÚ, RUSIA (05/OCT/2014).- El director de teatro ruso Yuri Liubimov, que dominó el teatro de su país durante medio siglo y cuyo estilo innovador caló entre toda una generación, murió el domingo a los 97 años, anunció la agencia Tass.

Conocido por sus obras de gran creatividad visual que le dieron fama internacional, Liubimov fue fundador del teatro Taganka, en Moscú, que dirigió durante 50 años.

El director hizo de ese teatro un símbolo de la resistencia a la censura y la dictadura soviéticas.

Ingresó la semana pasada en el hospital Botkinskaya de Moscú, el cual anunció este domingo su muerte.

''Podríamos difícilmente subestimar el papel de Yuri Liubimov en el desarrollo del teatro contemporáneo ruso'', declaró el presidente Vladimir Putin, según su portavoz, citado por la agencia RIA Novosti.

Durante su carrera, Liubimov trabajó con los mayores representantes de la cultura rusa, incluido el director Vsevolod Meyerhold, el compositor Dimitri Shostakovish, el escritor Boris Pasternak o el cantante y actor Vladimir Vyssotski.

Nacido en 1917, comenzó su carrera como actor y empezó a trabajar durante la Segunda Guerra Mundial en una compañía de teatro del NKVD (futuro KGB), que actuaba en el frente.

Actuó primero en filmes de propaganda soviética y desempeñó un importante papel en el deshielo artístico al principio de los años 1960.

En 1963, su primer espectáculo ''El alma buena de Se-Chuan'' de Bertold Brecht, atrajo a todo el público de Moscú. Obtuvo entonces la dirección de su propio teatro, el Taganka.

En 1984, de paso por Londres, dio una entrevista que disgustó al Kremlin. Perdió entonces su nacionalidad y debió permanecer en Occidente, donde trabajó en Europa, Estados Unidos, y Japón.

Regresó a Moscú seis años después, en plena perestroika de Mijail Gorbachov, y continuó realizando obras que mostraban la resistencia del individuo frente al sistema.

En 2011, dejó el teatro Taganka tras desacuerdos con la compañía, pero continuó trabajando de forma puntual. En 2013, dirigió para el Bolshoi una nueva versión de la ópera de Borodin, ''El príncipe Igor''.

Temas

Lee También

Comentarios