Domingo, 04 de Diciembre 2022
Cultura | La poesía visual del chileno abre el programa del país invitado en la FIL 2012

El antiarte de Nicanor Parra

La poesía visual del chileno abre el programa del país invitado en la FIL 2012

Por: EL INFORMADOR

Dibujo, palabra escrita y elementos de desecho se combinan en la muestra.  /

Dibujo, palabra escrita y elementos de desecho se combinan en la muestra. /

GUADALAJARA, JALISCO (24/NOV/2012).- La noche del viernes fue inaugurada la exposición Obras Públicas: Artefactos de Nicanor Parra, en el Instituto Cultural Cabañas (ICC), una colección de trabajos visuales inéditos del poeta chileno, y que es presentada dentro de las actividades de la XXVI Feria Internacional del Libro (FIL) de Guadalajara.  

Objetos plásticos, dibujo, palabra escrita y elementos de desecho son combinados en la muestra para crear productos artísticos cargados de humor e ironía. La colección, constituida por trabajos visuales inéditos del poeta chileno, fue realizada en los últimos 20 años y se divide en siete estaciones audiovisuales. Luego de El largo camino hacia la antipoesía, en la primera sala puede apreciarse un homenaje a Pablo Neruda en un artefacto visual, acompañado por una fotografía del primer curso que hizo en el INBA, con el lema "Todos íbamos a ser reinas", tomado del poema de Gabriela Mistral. Vicente Huidobro, el paradigma del poeta vanguardista, sobre quien Parra realizó estudios a profundidad, también tiene presencia en la muestra, y de él se expone, a manera de homenaje y chiste, nada menos que el "teléfono de Hitler", que extrajo cuando laboraba como corresponsal de guerra en la Segunda Guerra Mundial.  

Física y Antipoesía, La máscara del Antipoeta y Religión y Muerte. El recorrido ofrece desde la introducción cronológica de ¿quién es? y hacia dónde va toda su trayectoria poética, en diferentes conceptos de su vida y obra.

En La montaña rusa se muestra un antecedente de la antipoesía: El Quebrantahuesos, una poesía visual con recortes de prensa que realizó parra junto con Alejandro Jodorowsky, y que consiste en una técnica surrealista que expone a modo de planas de prensa e imágenes con las cuales componen sentidos inesperados.

El segundo gran paso de la visualidad hacia el desarrollo de la antipoesía son artefactos creados en la década de los setenta: El estallido del Antipoema, que presenta, entre otros, una caja de postales con pequeñas frases que tienen que ver con el lenguaje callejero y de la publicidad, avisos de prensa de alto contenido político, sello pop y estética propia de la época, que tienen también la finalidad de que la poesía llegue al pueblo sin pasar por el circuito libresco. Dentro de los trabajos prácticos destacan las Tablitas de Isla Negra, tablas de construcción con dibujos a lápiz, que reflejan una ausencia de solemnidad.

En la sala de Física y antipoesía puede apreciarse una serie de objetos creados a partir de ideas científicas, con un toque de humor, como es el caso del Insecto de Edison, proceso que puede además verse de manera audiovisual.

En Religión y muerte, lucen las Bandejitas de la reina, que son platos de cartón con dibujos y frases a lápiz, además de trabajos prácticos objetos de desecho con leyendas en papel y Container audiovisual, un módulo cerrado para proyección de material audiovisual, lecturas emblemáticas, videoartefactos, documental cachureos, cortometraje, siete estaciones y la lectura del "Poema XX", de Pablo Neruda.

Las salas del ICC abren de martes a domingo de las 10:00 a las 18:00 horas.

Sobre el autor:

Nicanor Parra nació en San Fabián, provincia de Ñuble, Chile, en 1914. Poeta, matemático y físico chileno, que, aunque perteneció a una sencilla familia campesina, heredó de sus padres una gran sensibilidad artística.

Después de sus estudios básicos, se recibió como profesor de matemáticas en el Liceo de Chillán y en la Universidad de Chile en 1938. Durante varios años vivió en Estados Unidos e Inglaterra, gracias a becas otorgadas por institutos privados y regresó a Chile en 1951.

Desde 1937 incursionó en el cuento y en el ensayo, manteniendo viva su vocación poética de tono evocativo y sentimental, como se puede observar en "Cancionero sin nombre" de 1937. Con el paso de los años adoptó una línea que él mismo denominó "Antipoesía" cuya muestra más notable se observa en "Poemas y Antipoemas" de 1954.  

En 1969 recibió el Premio Nacional de Literatura de Chile, por "Obra gruesa". En 1991 fue galardonado por segunda vez en su país y luego obtuvo el Premio Internacional Juan Rulfo. En 2010 su obra fue reconocida con el máximo galardón de la lengua castellana "El Premio Cervantes".

EL INFORMADOR / ROBERTO CARLOS CONTRERAS

Temas

Lee También

Recibe las últimas noticias en tu e-mail

Todo lo que necesitas saber para comenzar tu día

Registrarse implica aceptar los Términos y Condiciones