Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Jueves, 21 de Febrero 2019
Cultura | Talento tapatío

Dominique Mombrun, promesa de la danza

La bailarina de apenas 10 años de edad cuenta con una veintena de triunfos en competencias internacionales

Por: EL INFORMADOR

GUADALAJARA, JALISCO.- A sus 10 años de edad, Dominique Mombrun ha viajado al menos por una decena de países de los cinco continentes y ha obtenido una veintena de triunfos en competencias internacionales. Por eso, los jueces de los concursos y los maestros de ballet han dicho que es una promesa para la danza escénica internacional.

"Cuando crezca me gustaría bailar en alguna compañía, por ejemplo, en la de Alvin Aley, que está en Nueva York, o en alguna de Canadá", dice en el transcurso de la entrevista realizada en la casa de su abuela, mientras se mece en un columpio del jardín.

El más reciente triunfo de Dominique Mombrun (Guadalajara, 1998) fue en el Dance World Cup de Canadá, donde obtuvo el primer lugar en la categoría de "Repertorio clásico tradicional para menores de 12 años", con la variación de Esmeralda, cuya ejecución es de alto grado de dificultad incluso para las bailarinas adultas profesionales.

La peculiaridad del concurso canadiense es que las variaciones no se pueden adaptar a los participantes, tienen que ser apegadas a una versión consagrada de algún gran ballet. Dominique Mombrun presentó la versión de Esmeralda de la compañía rusa Bolshoi, una de las más importantes del mundo.

"Esmeralda requiere especial fuerza, flexibilidad, control y ritmo. Nadie presentó esta variación en la categoría en la que Dominique ganó el primer lugar y el jurado le dio nueve hojas de comentarios; dice, por ejemplo, que Dominique es una bailarina equilibrada, que puede levantar ambas piernas al mismo nivel y girar con la misma facilidad hacia ambos lados y eso, el 99% de los bailarines no lo tiene", comenta Guadalupe Leyva, madre y entrenadora de la pequeña.

Dominique Mombrun entrena de lunes a viernes en la Academia Balanz, con Guadalupe Leyva, que también es bailarina, y los sábados en la Academia de Doris Topete. Sabe que la profesión es compleja, particularmente si hay que combinarla con la escuela. "Sí es difícil, yo antes creía que era muy fácil bailar, pero no, es muy difícil porque es muy cansado".

Sobre el hecho de que su madre sea su entrenadora añade que "es más regañona y me exige más que cualquier otra maestra".

A pesar del entrenamiento y sus constantes viajes a concursos y encuentros dancísticos, Dominique Mombrun es una niña que juega, le gustan "la trais" y "la gallinita ciega". Sus padres, Guadalupe Leyva y Nesly Mombrun, director de Danza de la Secretaría de Cultura de Jalisco, afirman que "la hemos hablado de todos los aspectos de la danza, de lo maravillosa que es, pero también de los problemas y responsabilidades que conlleva. Todos los días tiene la opción de elegir si quiere o no seguir en la danza".

Temas

Lee También

Comentarios