Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Lunes, 20 de Noviembre 2017
Cultura | La compañía Pata de Conejo estrena temporada con '¡Arrrgwh! Dos monstruos y medio'

Déjate asustar por estos monstruos

La compañía Pata de Conejo estrena temporada con '¡Arrrgwh! Dos monstruos y medio'
Kati Jiménez y Emilio González, los actores del montaje. EL INFORMADOR / F. Atilano

Kati Jiménez y Emilio González, los actores del montaje. EL INFORMADOR / F. Atilano

GUADALAJARA, JALISCO (23/JUN/2017).- El teatro infantil en la ciudad ha tomado fuerza por proyectos dedicados por entero a pequeños no mayores a 12 años, dispuestos a dejarse envolver por la magia de la dramaturgia. Uno de los proyectos de que suman a este caudal de obras de teatro es “¡Arrrgwh! Dos monstruos y medio”, de la compañía teatral Pata de conejo, y que tiene a Kati Jiménez y Emilio González como protagonistas del montaje.

La obra, dirigida por Juan Antonio Díaz, narra la historia de dos monstruos que quieren volver con su familia, pero se encuentran con Santiago, un pequeño que no le teme a la oscuridad  o a los ruidos extraños. Para el director, el montaje toca “tres grandes temas: uno es afrontar los miedos, otro es el compañerismo, y  finalmente el reconocimiento de las diferencias que nos hacen únicos”.

Para Emilio González, esta pieza apuesta por la inteligencia aguda de los pequeños antes que la interacción simple y llana. “La obra no está pensada para ser una interacción directa, pero sí es bastante lúdica y buscamos la manera de compartir más allá de hacerlos participar forzadamente, nos estamos basando en las técnicas de animación de objetos, desde los títeres de sombra, muchas dinámicas de clown; tratamos de concentrarnos con los pequeños con ese tipo de técnicas”.

Kati Jiménez, que se ha desarrollado como productora escénica y esta vez sale al escenario como uno de los dos monstruos, menciona que llevan desde diciembre trabajando en el montaje y señala que ante todo, apuestan a la imaginación de su público. “Somos un par de niños que estamos en una pijamada, dentro del juego de imaginación nos transformamos en monstruos; a la obra le hemos estado agregando elementos y nos hemos dado la libertad de experimentar, jugar y crear para mantener a los niños y no tan niños entretenidos dentro de la función”.

Un público sin cortapisas

Se dice que la audiencia infantil suele ser la complicada, la que no tiene reparos en señalar si no le gusta lo que veo o lo que escucha. Eso lo saben los responsables de “¡Arrrgwh! Dos monstruos y medio”; sin embargo, se sienten confiados en su trabajo y en la calidad de interpretación. “Es el público más sincero y más difícil, si no les gusta algo se levantan y se van. Tenemos que estar jugando aunque ya no seamos niños, hay que entrenar la mente y el cuerpo antes de escena, porque si no los niños nos comen, hay mucho juego entre nosotros pero con técnica”, comenta Kati.

Mientras que para Juan Antonio Díaz, es un buen momento para hacer teatro infantil en la ciudad: “Aquí en Guadalajara los espacios teatrales para niños están calientitos, eso es una ventaja; sí es complicado pero este tipo de teatro está generando mucho público, por eso quisimos ser parte de este tipo de proyectos”.

CARTELERA

“Patán”

Conoce la fatídica historia de Segismundo, ese perro español abandonado en una azotea que se lamenta continuamente repitiendo: El delito mayor de un perro es haber nacido. Patán, un monólogo que toca los puntos más sensibles de nuestras ciudades. Los seres que viven en el abandono sin esperanza de salir de esta situación. Patán lucha y pierde la lucha en el intento, como miles de nuestros niños y ancianos que hemos dejado de ver, que hemos borrado del mapa de nuestra conciencia social. Funciones los sábados, 19:00 horas y domingos, 18:00 horas, en el Teatro Estudio Diana.

“Lo que queda de nosotros”

Nata acaba de perder a sus padres y, como parte de su duelo, inicia un proceso terapéutico. Su psicólogo le recomienda adoptar una mascota para así restablecer lazos emocionales. Finalmente conoce a Toto, un perro criollo que le entrega su amor incondicional desde el primer día. Nata, sin embargo, no quiere entablar afecto con Toto, por eso lo abandona en la carretera. En este punto, el perro nos cuenta lo que vive en su lucha por encontrar a Nata y la búsqueda que ésta realiza para recuperarlo una vez que acepta su cariño por él. Funciones los domingos, 13:00 hrs; hasta el 25 de junio, en el Estudio Diana.

“Un viaje de tres”

Un chamán aparece en la televisión en una entrevista, asegura que puede curar todo tipo de enfermedades. Don Yayo, que está enfermo, ve el programa y decide visitar al chamán para que lo cure, el problema es que el chamán da consulta en un poblado muy lejano. Don Yayo elige a quienes serán sus acompañantes en ese viaje: Irma, su enfermera, y Emilio, su maniático hijo cuarentón. Para llegar con el chamán tienen que abordar varios autobuses de tercera y caminar por brechas polvorientas. La relación entre don Yayo y su hijo tiene ya toda una historia en la que cada quien se quiere salir con la suya. Emilio le tiene miedo a cualquier cosa que represente un posible riesgo, piensa mucho y actúa poco, don Yayo es más bien un hombre de acción. Funciones viernes y sábados a las 20:00 horas; domingos a las 18:00 horas en el Teatro Experimental.

“El loco amor viene”

Narra la historia de María, la esposa de Pedro el gigante. María pasa los días en su cocina. Un día aparece Juan, un piadoso y hambriento viajero que va camino al santuario a cumplir una manda por algo que no recuerda. Dentro de una casa común, en medio de un bosque de pinos se cocina un divertido triángulo amoroso con olor a cebolla. Viernes y sábados, 20:00 horas, en el Teatro Experimental de Jalisco.

AQUÍ Y AHORA

La eficacia de “Lady”

Por Iván González Vega

Cuatro mujeres coinciden en una noche de tormenta en un edificio de departamentos (y sí: ya es significativo que la anécdota de esta obra, “Lady”, proponga que las mujeres busquen reunirse en horas de crisis y oscuridad) y la lluvia y la conversación hacen sobresalir sus respectivos tormentos, sus frustraciones y sus deseos. Las cuatro son jóvenes y las acosan por igual las dudas, los miedos y, sobre todo, la desazón.

En la cartelera actual, “Lady” es un trabajo a considerar por varias razones. Una primera es que fue hecha en su totalidad por un equipo casi exclusivamente de mujeres muy jóvenes —el teatro de Guadalajara es esencialmente femenino, pero dista mucho de ser feminista—. Una segunda es que ha sido empujada por esfuerzos independientes y, en su segunda temporada, repite presencia en uno de los foros independientes más aguerridos de la ciudad, El Embarcadero de Hospital y Mezquitán.

Pero una tercera, más importante, es la calidad de su factura, a salvo por completo de falta de ideas o falta de experiencia. De hecho, “Lady” es uno de esos raros espectáculos de teatro a los que cada quien podrá reprocharle cosas distintas, pero nadie podrá reclamarle ineficiencia.

Está, por ejemplo, lo visual y espacial. “Lady” halla soluciones sencillas en el espacio escénico a sus aspiraciones simbólicas, que no sólo le permiten establecer una atmósfera para la historia, sino además sorprender en dos o tres momentos al espectador con trucos plásticos. El trabajo de iluminación hace un buen favor a decisiones narrativas, como obligar a los personajes a trabajar entre velas o con linternas. Ciertos objetos en escena contribuyen a que escale el ánimo de los personajes pero también van permitiendo a las actrices juegos inesperados —algunos, quizá, algo riesgosos sin necesidad—.

Todo esto sería un conjunto de ideas afortunadas si no funcionara bien el texto de la joven autora Laura Cortés, una dramaturgia en que las acciones se ligan con corrección y cumplen el cometido de permitir que cada personaje se desarrolle con transparencia para el espectador.

“Eficiencia” no equivale a un logro general —la anécdota que cuenta “Lady”, y las obviedades literarias con que limita a las actrices, son su mayor debilidad—, pero el espectáculo no decepciona y resulta muy útil para observar las convenciones del teatro tapatío contemporáneo: persigue la elegancia y el buen gusto (y algunas veces los consigue) en una síntesis furiosa de los elementos escénicos, algo que se ha convertido casi en un principio estético de lo que se hace en Guadalajara.

Tales logros son un gran contraste ante la pedantería experimental o la abierta estulticia de muchos montajes con más recursos: “Lady” es clara, honesta y sencilla de seguir. Falta, por supuesto, ser el tipo de espectador que le da una oportunidad sincera; si usted se anima, tenga por seguro que lo disfrutará mejor con el celular apagado.
“Lady” está en temporada en El Embarcadero los viernes hasta el 14 de julio; 20:00 horas.

ivangonzalezvega@gmail.com/ Cartelera: agoragdl.com.mx

Temas

Lee También

Comentarios