Lunes, 27 de Mayo 2024
Cultura | Las interpretaciones estuvieron a cargo de la Orquesta Filarmónica de México

Brahms, Mozart y Chaikovski en la Ollin Yoliztli

La sala estuvo llena por un público asiduo, que ya está familiarizado con las propuestas que la OFCM brinda cada fin de semana

Por: NTX

La OFCM asumió la ejecución con apremiante ánimo clásico y rebosada concepción instrumental. ARCHIVO  /

La OFCM asumió la ejecución con apremiante ánimo clásico y rebosada concepción instrumental. ARCHIVO /

CIUDAD DE MÉXICO (29/OCT/2012).- Dentro de la Temporada de Conciertos 2012 del Centro Cultural Ollin Yoliztli (CCOY), la Orquesta Filarmónica de la Ciudad de México (OFCM) ofreció una gala -el fin de semana pasado-- con composiciones de Johannes Brahms (1833 - 1897), Wolfgang Amadeus Mozart (1756 - 1791) y Piotr Ilych Chaikovski (1840 - 1993): obras clásicas y románticas bajo la batuta del director huésped israelita Avi Ostrowsky.

Sala llena por un público asiduo, que ya se ha familiarizado con las propuestas que la OFCM brinda cada fin de semana. Ciclo que ha sido pródigo y variado: esta vez las expectaciones se acrecentaban por el sumario de las piezas planeadas.

"Obertura trágica", de Brahms; "Sinfonía No. 40 en sol menor" (Molto Allegro, Andante, Menuetto-Allegretto, Allegro assai), de Mozart, y "Sinfonía No. 6 en si menor, Patética" (Adagio, Allegro con grazia, Allegro molto vivace, Adagio lamentoso), de Chaikovski.

"Creo que hoy tenemos una categorización musical que puede aguardar sorpresas", comenta ferviente el violinista y profesor uruguayo Federto Rada Sábato, minutos antes de iniciar el agasajo.

Tiempo Brahms. "Obertura trágica". Pieza contrapuesta a la "Obertura Festival Académico" que el músico de Hamburgo escribió posiblemente, entre 1879 y 1880, cuando la Universidad de Breslau (actual Wroclaw, Polonia) le concede un Doctorado Honoris Causa.

Estrenada en 1881 en la ciudad de Breslau con Brahms como conductor, se considera un caso curioso dentro de las creaciones ajustadamente orquestales del autor de "Variaciones sobre un tema de Joseph Haydn".

Ciertas resonancias de Beethoven y Mendelssohn. La OFCM asumió la ejecución con apremiante ánimo clásico y rebosada concepción instrumental de grave sonoridad y profuso timbre de metales y percusión en simultaneidad con la sección de cuerdas.

Apertura de la velada en acuses de "rígidas" señales clasicistas/ (románticas) que el público gratifica con ovación cerrada.

Tiempo Mozart. "Sinfonía No. 40 en sol menor". En las últimas sinfonías (39, 40 y 41) Mozart alcanza momentos incomparables y únicos en la historia de la música Occidental.

Recapitulación del mejor pasado del músico de Salzburgo condensado en "finales" de ponderada belleza orquestal. Tres obras maestras que el autor de "Don Giovanni" concibe en el verano de 1778 (ocho semanas) por el puro goce de componer, sin ningún compromiso ni encargo.

Si en "Sinfonía No. 39" (Canto del cisne) y "Sinfonía No. 41" (Júpiter), Mozart alcanza un sumario de gozoso timbre, en "Sinfonía No. 40" se avizoran preludios del romanticismo que más tarde Beethoven desarrollaría. Serenidad melancólica en el Molto allegro y "tragicidad contenida" en el Allegro assai final.

La "Sinfonía No. 40": templo inflamado de hálito y llovizna: sedante fuego de sutil espesura armoniosa que en el Menuetto se desliza, sin patetismo, por pasajes infaustos de circundante proporción y sugerente "nebulosidad concordante".

La OFCM supo transferir toda la abundancia, efusión y arrojo del Alegro assai (minutos culminantes, que el director israelita condujo con diligente oficio), movimiento clave de esta obra maestra.

Cuando Dios dispuso el Mundo ya Wolfgang Amadeus Mozart estaba ahí: quien lo dude que escuche esta "Sinfonía No. 40", dádiva esplendorosa, inolvidable, que nos entregó la OFCM y el director huésped Avi Ostrowsky el pasado fin de semana.

Intermedio. "Te lo dije, que había sorpresa. Y lo que falta todavía con la 'Patética'. Prepárate, te aconsejo un cafecito para que te relajes", apunta socarrón el violinista Federto Rada Sábato. Agrada ver la gran concurrencia de jóvenes y niños en el vestíbulo.

Tiempo de Chaikovski. "Sinfonía No. 6. Patética". Hay que insistir: "La patética", de Chaikovski (no confundirla, por ejemplo, con la "Sonata para piano No. 8. Patética", de Beethoven): muchas composiciones del repertorio clásico llevan ese apelativo.

Sinfonía que termina con un Adagio y no, como se acostumbra, con un Allegro. Forma que inicia con un Adagio-Allegro non tropo secundado por dos Allegros (grazia y vivace, respectivamente) y Finale en Adagio lamentoso.

Composición que se ha convertido en reseña de tristeza, melancolía y sufrimiento. Si nos ceñimos a la vida atormentada, y al carácter extremadamente sensible del músico de San Petersburgo, quien sufría depresión por su oculta condición homosexual que le condujo al suicidio, no cabe duda que su "Sinfonía No. 6" acuse tales referencias.

"La patética", una de las piezas más populares del catálogo del autor de "El lago de los cisne", la cual produce desconcierto en los iniciados, que por primera vez entran al "cosmo Chaikovski" y muy sustancialmente a esta eufonía orquestal.

El final del tercer movimiento parecería que anuncia la conclusión; pero, no: el cuarto segmento, de "trazas lamentosas", anuncia un dolor enternecedor y lacrimoso que es propiamente la consumación.

Si los románticos remataban sus sinfonías con un esplendente epílogo de un movimiento rápido, Chaikovski decide hacer lo contrario y finaliza la composición en bosquejos de entretejidas pulsaciones sentimentales y subjetivas.

Nadie puede sustraerse de la conmoción que despierta ese "Finale: Adagio lamentoso" de una composición cardinal del sinfonismo romántico en la declinación del siglo XIX.

Ejecución que obligó al conductor Avi Ostrowsky a seis salidas consecutivas al proscenio, tras la ferviente ovación de los asistentes.

Otra vez la OFCM transparenta el fin de semana a cientos de melómanos con sus incitantes transmisiones concertinas: vale la pena seguir el curso de esta tentadora Temporada de Concierto 2012 del CCOY.

Temas

Lee También

Recibe las últimas noticias en tu e-mail

Todo lo que necesitas saber para comenzar tu día

Registrarse implica aceptar los Términos y Condiciones