Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Domingo, 23 de Septiembre 2018

Suplementos

Ruta del vino, milagro bajacaliforniano

Cuna de famosas bodegas y grandes sabores, es también una excelente elección para aquellos que buscan nuevos sabores por descubrir

Por: Francisco González

Una de las maravillas de esta ruta es que todo el año ofrece eventos que permiten conocerla desde diferentes perspectivas. EL INFORMADOR/ J. Monroy

Una de las maravillas de esta ruta es que todo el año ofrece eventos que permiten conocerla desde diferentes perspectivas. EL INFORMADOR/ J. Monroy

La tierra fecunda, el Sol generoso, altitud perfecta, manos dedicadas y talentosas. No podía ser de otra manera. El rompecabezas celestial unió todas sus piezas en Baja California, y el resultado es una de las regiones productoras de vino más destacadas a nivel mundial.

La Ruta del Vino en la entidad norteña se ha vuelto un atractivo para el turismo gastronómico, y no solamente por los matices que ofrecen sus copas. A la par del nacimiento de casas productores y etiquetas de prestigio se han desarrollado inmensos sembradíos, haciendas donde el lujo es la constante y una creciente oferta de restaurantes que combinan los sabores nacionales con propuestas gourmet llegadas de todo el mundo.

El Valle de Guadalupe es considerado el corazón de la Ruta, aunque no es el único. También incluye San Antonio de las Minas, Valle de las Palmas, Santo Tomás y San Vicente Ferrer. Entre todos, producen el 90% de la producción de vinos en nuestro país.
De acuerdo a la web Turiguide.com, dentro de los vinos blancos bajacalifornianos que se producen aquí, se cuentan las uvas Chenin Blanc, Colombard, Sauvignon Blanc y Chardonnay, en tanto que para los tintos se utilizan uvas Cabernet Sauvignon, Merlot, Cabernet Franc, Grenache, Carignan, Barbera, Nebbiolo y Zinfandel.

Avalancha de sabores

Una de las maravillas de esta ruta es que todo el año ofrece eventos que permiten conocerla desde diferentes perspectivas. El próximo será el segundo domingo de mayo, con el evento “Viñedo en Flor”, donde se celebra la próxima aparición de las uvas.

Ese mismo mes se celebra el Festival del Caballo, Arte y Vino.

El mejor momento para visitar la Ruta del Vino es durante las llamadas “Vendimias”, donde se realizan eventos vinícolas, agrícolas, gastronómicos y culturales, así como culturales y una verbena popular. Se celebra el primer viernes de agosto, y es buena idea que si quieres asistir apartes tu lugar, ya que llega a convocar hasta a 25 mil personas.

Si decides asistir, un consejo es que te quedes en Ensenada, que suele servir como punto de arranque y hospedaje durante la ruta. Ojo, ya que en esta ciudad existe un vigoroso movimiento culinario, por lo que es seguro que podrás disfrutar además de una espectacular comida. Te sentirás en el paraíso.

No todo en la Ruta del Vino se resume en la deliciosa bebida. Hay paseos en globo, que te permite disfrutar de la fastuosa vista de los valles. También puedes disfrutar del Museo de la Vid y el Vino en Valle de Guadalupe.

DR

 

Temas

Lee También

Comentarios