Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Sábado, 14 de Diciembre 2019

Portas Largas, entrada a la diversión

Si te gusta la música en directo, el buen ambiente y la gente con ganas de pasarla bien, este bar lisboeta es tu lugar; un sitio que abre los siete días de la semana

Por: Ana Elsa Rodríguez

Portas Largas, entrada a la diversión

Portas Largas, entrada a la diversión

Portas Largas, entrada a la diversión

Portas Largas, entrada a la diversión

Portas Largas, entrada a la diversión

Portas Largas, entrada a la diversión

Es sexy y divertido… Y no, no estamos hablando de un hombre, aunque su barman tiene fama de guapo, sino del sitio ideal para iniciar la juerga en Barrio Alto, la zona por excelencia para vivir una noche de copas, una noche de ronda por la vieja Lisboa y sus calles empinadas. Nos referimos al bar Portas Largas, ubicado en Rua Da Atalaia 105, un espacio ya considerado por los lugareños y los turistas como el punto desde el cual parten todos los caminos, porque ahí pasa todo, porque sus “puertas largas” cuando se abren, a partir de las 20:00 horas, son la invitación para quedarse y disfrutar de una velada al puro estilo lisboeta, entre amigos y con la música que se desborda hasta más allá de varios locales.

Esta taberna, a pesar del paso del tiempo, conserva ese aire de tradición que le otorga su pasado como un club de fado, aunque ahora su oferta musical es más amplia, lo mismo escuchas en verano una agrupación de rock que en otoño los sonidos del jazz. Y un tip, durante las vacaciones de mitad de año, la mayoría de los conciertos que se ofrecen en este sitio son gratis.

Aunado a su  propuesta musical y su ambiente, un elemento que le ha dado fama a este bar son sus bebidas, y es que si preguntas en dónde se sirven las mejores caipirinhas, las cuales han sido calificadas como épicas, los conocedores te dirán que en Portas Largas, pero la cosa va más allá, porque su mejor secreto se encuentra en sus ginjinhas, el cual es un licor hecho con cerezas de ginja, mezcladas con alcohol (aguardiente) y azúcar, entre otros ingredientes.

Cabe señalar que los portugueses tienen un gran amor por esta bebida, ya que es considerada la cura milagrosa “de la abuela” para todo tipo de enfermedades; así que si tienes gripa, toma una ginjinha; que si te duele el estómago, dale un traguito… Si padeces de “mal de amores”, di salud con una ginja (la versión corta de esta bebida) en mano.

Y más allá de sus bebidas, Portas Largas, como su nombre bien lo indica, se caracteriza por tener puertas altas y angostas, por donde entran todos y sale la diversión a mares; este bar está ubicado en una de las zonas más turísticas de la capital de Portugal donde lo mismo convergen las casas de fados que los sonidos de la electrónica, sin dejar de lado al mariachi, sí, la presencia de México está en las calles de Barrio Alto; además, el edificio donde se localiza este bar conserva en su interior el elemento que caracteriza a la arquitectura lusa: sus famosos azulejos.

¿Cómo llego?

Portas Largas está ubicado en Rua (calle) da Atalaia 105, en la zona de Bairro Alto, cerca del Cais do Sodré. Y como lo mejor para moverse en Lisboa es a pie o en transporte público, puedes tomar el metro y bajarte en la estación Baixa-Chiado o recurrir al Tranvía 28, el cual además de llevarte a tu destino, te hará sentir que viajas al pasado.

El horario es de lunes a jueves, de 20:00 a 02:00 horas. Viernes y sábado, de 20:00 a 03:00 horas y los domingos de 21:00 a 02:00 horas.

¿Cómo preparo una ginjinha?

1 kilo de azúcar.
1 kilo de ginjas (cerezas).
3.5 litros de aguardiente.
1 rama de canela.

Lava las ginjas, sécalas, retira los rabos y conserva los huesos. Coloca las cerezas en una botella de licor, agrega el azúcar, la rama de canela y por último el aguardiente. Tapa la botella herméticamente y guárdala en un lugar oscuro; se recomienda agitar diariamente, la primera semana. Déjala reposar por tres meses, para que se mezclen bien los sabores, pasado ese tiempo, comienza la temporada de decir: “salud”.

Temas

Lee También