Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Martes, 23 de Julio 2019

Pasión en Fontaine-de-Vaucluse

Para los aventureros y aquellos que lleguen con ganas de mojarse

Por: Francisco González

La Provenza francesa es un rincón maravilloso y lleno de pueblos con encanto. ESPECIAL / J. Monroy

La Provenza francesa es un rincón maravilloso y lleno de pueblos con encanto. ESPECIAL / J. Monroy

Francia tiene un extraño poder sobre los viajeros. Algo poderoso que nos hace querer visitarla y descubrirla de a poquito. Será por sus vinos, por el encanto de su gente, la bohemia de sus senderos o parajes de encanto absoluto, como Fontaine-de-Vaucluse.

Durante cientos de años, ha sido un punto de peregrinaje cultural y claro, de vacacionistas. Una fuerza misteriosa, un encanto místico y un escenario paradisiaco. Son los tres elementos que fascinan del pueblo de Fontaine-de-Vaucluse, un espacio en la Provenza francesa, relativamente cerca de Aviñón, la que fuera sede del papado durante la Edad Media.

Más que el pueblo, Fontaine-de-Vaucluse es famoso porque aquí se encuentra un manantial donde nace el río Sorgue, uno de los más bellos del Sur de Francia y un auténtico imán para los turistas casuales, aunque también para aquellos que andan buscando un poco de inspiración.

¿Qué es exactamente lo fascinante de este lugar? La respuesta bien podría englobarse en una palabra: “Todo”. Aquí se dan la mano la cultura, la naturaleza y el encanto propio que posee todo pueblito francés. De hecho, el mejor momento para conocer los encantos de Fontaine-de-Vaucluse es entre primavera y verano, instante en el que los caudales de agua se encuentran vigorosos.

El manantial se encuentra al final de un estrecho desfiladero que luce un espectacular verde durante esta temporada, una obra maestra de la naturaleza construida por la erosión. Se especula que además del manantial, el Sorgue se alimenta del agua de lluvia y la nieve fundida del monte Ventoux, los montes Vaucluse y la Montaña Lure. La belleza intensa que se crea con esta suma de aguas ha convertido a este rincón de la Provenza en uno de los más visitados y fotografiados.

Pero a diferencia de otras localidades europeas, aquí el fenómeno turístico viene de mucho tiempo atrás. Y es que durante el Renacimiento fue un punto de encuentro para poetas, que llegaban a este rincón del entonces reino francés, buscando algo de paz y tranquilidad. Uno de esos personajes fue Francisco Petrarca, quien a las orillas de este lago le escribió apasionados versos a su mítica “Laura”.

Los viajeros más modernos, sin embargo, llegan  muchas veces siguiendo el curso del Sorgue, tratando de descifrar el misterio de su nacimiento y no tan interesados en componerle coplas a la enamorada. Como un consejo de viajero, si decides visitarlo, es mejor hacerlo temprano, cuando la marabunta de turistas todavía no llega.

Ya en el pueblo de Fontaine-de-Vaucluse encontrarás algunos atractivos que lo distinguen de otras pequeñas localidades francesas. La primera es su Museo Biblioteca François Petrarca, con objetos relacionados con el artista y su estadía en la ciudad.

El segundo es un museo dedicado a la fábrica de papel que durante siglos le dio fama a esta localidad (de hecho, todavía hay un molino hidráulico que es símbolo de esta ciudad). La fabricación de papel aquí data desde 1522 y su museo es apasionante, al menos por la enorme historia que contiene. El costo de entrada es de 5 euros para adultos y 4 para niños. ¿Más información? Su página es  www.moulin-vallisclausa.com aunque ojo, está en francés.

Para los aventureros y aquellos que lleguen con ganas de mojarse, es posible rentar un kayak y navegar por el Sorgue desde aquí y hasta la localidad de L’Isle-sur-la-Sorgue. Pregunta al guía los tramos y rutas navegables, pues en cierta temporada el río y su caudal pueden ser peligrosos (ahora mismo se encuentra relativamente bajo). Y como siempre, ¡no olvides contratar un seguro de turista antes de comenzar la aventura!

El paseo

Luego de la aventura acuática a la fuente donde nace el Sorgue, es conveniente explorar el pueblo de Fontaine-de-Vaucluse. Es pequeño, así que vale la pena recorrerlo a pie y con toda calma

Entre los edificios que llaman la atención se encuentra la iglesia de Nuestra Señora del Lago. Se dice que la Virgen que se adora aquí se encontró al fondo del Sorgue y es muy milagrosa. Por su estilo románico y excelente restauración, la Iglesia de San Trófimo, la segunda más grande de esta localidad, es también una de las más socorridas por los creyentes católicos.

La cocina aquí ofrece una magnífica representación de la Provenza francesa. Quesos, vinos y buen café forman parte del ecosistema gastronómico.

¿Y cómo me voy?

Las líneas aéreas que ofrecen el traslado desde la Ciudad de México a París son American Airlines, AirFrance, Iberia, British Airways, entre otras. Como siempre, comprar el boleto con tiempo te ayudará a obtener mejores precios.

Suplemento Pasaporte

Temas

Lee También

Comentarios