Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Lunes, 21 de Octubre 2019

La metrópoli que sabe a vino

Ubicada a tres horas de Madrid, la ciudad de Logroño es el destino ideal para los amantes del buen comer y beber
 

Por: Ana Rodríguez

La metrópoli que sabe a vino

La metrópoli que sabe a vino

Un puente, la brisa que moja gracias al río Ebro y como fondo: un mar de tejados rojos… A primer pestañeo, así se fija en la mente el paisaje de Logroño, capital de la Comunidad Autónoma de La Rioja, una ciudad que combina la tradición con la modernidad.

Desde que uno ingresa a sus tierras, la promesa de vivir su cultura del vino comienza a humedecer las gargantas de los amantes de la bebida sagrada que distribuyó por el mundo Dionisio.

Entre los atractivos más conocidos de esta urbe está su cocina -fue la capital gastronómica española en 2012-, los tramos que forman parte del Camino de Santiago de Compostela, su Casco Antiguo, el Convento de la Merced, la Parroquia de Santiago el Real, el Paseo del Espolón y el Museo de La Rioja, situado en la plaza de San Agustín, antiguo Palacio del Espartero.

Para que disfrutes más tu estancia, es importante saber que la ciudad presenta un clima extremadamente caluroso en verano y bajas temperaturas en invierno.

Así mismo, pese a contar con un sistema de transporte eficiente, la mejor forma de recorrer Logroño es caminando, y así disfrutar al máximo de sus edificaciones medievales y renacentistas.

Dejarse seducir

Si bien toda la cultura que se respira en esta metrópoli es un gran atractivo, la verdadera esencia de Logroño radica en dejarse seducir por sus vinos. Y a unos cuantos pasos, con tan solo cruzar el río Ebro por el Puente de Hierro, se encuentran las Bodegas Franco-Españolas, cuyo origen se centra en la aparición de la filoxera -insecto parecido al pulgón-, una plaga que, en la segunda mitad del siglo XIX, arruinó los viñedos franceses, lo que provocó el traslado de viticultores de la zona de Burdeos a La Rioja.

Sus instalaciones se extienden a más de 59 mil metros, en las que los visitantes pueden conocer, copa en mano, cómo se producen los mejores vinos de la zona, disfrutar de una cata y pasear por su vinoteca. Otras bodegas que se recomienda visitar son: la Bodega Museo Ontañón, la Bodega Marqués de Murrieta, las Bodegas Campo Viejo, entre varias más.

LEE MÁS CONTENIDOS DEL SUPLEMENTO PASAPORTE, LA GUÍA PARA DISFRUTAR EL DOMINGO

Suplemento Pasaporte

Temas

Lee También

Comentarios