Martes, 21 de Enero 2020

Guadalajara en un llano

AÑORANZAS DEL MES DE AGOSTO

Por: Ma. Cristina Santana de Silva

En Puerto Vallarta, Simone, Susa, Anita, Elba, Güera y Susan.

En Puerto Vallarta, Simone, Susa, Anita, Elba, Güera y Susan.

En Nuevo Vallarta, Jóse, Almendra y Lupita con Nelly, Lupe y Ana.  

En Nuevo Vallarta, Jóse, Almendra y Lupita con Nelly, Lupe y Ana.  

En Manzanillo, Loren y Bernardo.

En Manzanillo, Loren y Bernardo.

Carlos y Marina en Tapalpa.

Carlos y Marina en Tapalpa.

Vacacionando, Salvador y Lorenza con sus hijos.

Vacacionando, Salvador y Lorenza con sus hijos.

“En julio San Joaquín y Santa Ana pintan la uva y al mes de agosto ya está madura”

Empieza agosto el octavo mes del año; según la tradición popular, las cabañuelas pueden hacer el pronóstico de los doce meses del año siguiente: el día 1 corresponde a enero, el 2 a febrero y así sucesivamente hasta el 12 que es diciembre… Esto indica que desde siempre los campesinos han vivido preocupados por el clima, ya que la base de la economía y la supervivencia humana eran eminentemente agrícolas. Históricamente, los países que han experimentado un rápido crecimiento económico y una reducción de la pobreza, han estado precedidos o acompañados del crecimiento agrícola.

Dice el dicho “agosto soleado y brillante te pone de buen talante” Lo cierto que en agosto nos acostumbramos a las vacaciones, es el mes de las lluvias, de las frutas, el mes en el que se van acortando los días y sus noches lluviosas suavizan las temperaturas.

Es por eso que extrañamos los tiempos de seguridad y sencilla tranquilidad, en que julio y agosto eran los dos meses completos de vacaciones, cuando las cosas más simples eran divertidas. Los días al aire libre con sus climas templados y el verde de los campos rejuvenecidos por la lluvia eran de gusto general.

“Pueblear” en la sierra o en Chapala, caminar por sus calles empedradas entre aguaceros, brincar charcos para llegar a la plaza, comprar elotes asados y tantos antojitos que nos llevan a recuerdos nostálgicos… Eso eran las esperadas vacaciones de verano.

Nuestra columna de hoy se engalana con fotos de quienes han vivido “aquellos tiempos” de convivencia, unión, tranquilidad y sentimientos fuertes de amor y amistad. Recordar es rescatar nuestro tiempo de las garras del olvido.
 

Temas

Lee También