Lunes, 28 de Septiembre 2020

En busca de un vientre plano

Arma una rutina de ejercicios de abdominales para tener una mejor figura y mantener sano tu cuerpo

Por: El Informador

RUTINA. Comienza con series de 10 a 15 abdominales, conforme avances en resistencia aumenta el número de ejercicios hasta obtener el resultado deseado. ESPECIAL

RUTINA. Comienza con series de 10 a 15 abdominales, conforme avances en resistencia aumenta el número de ejercicios hasta obtener el resultado deseado. ESPECIAL

Este tiempo de cuarentena nos obliga a permanecer en casa, algo que puede ser negativo para nuestra salud y aspecto físico. El sedentarismo es enemigo de un cuerpo en línea, algo que de la mano con una mala alimentación genera profundos problemas de salud, a la par de sobrepeso.

Para mantener la panza (lo más visible en este tema) en un mejor estado hay varias estrategias, entre ellas las rutinas de ejercicio que ayudan a emprender el camino en pos de un vientre plano.

Primero: nadie ostenta el famoso “six” en el abdomen por arte de magia, pues detrás de un vientre marcado hay un largo esfuerzo, incluso de años. Pero todo proyecto exitoso comienza con la decisión de hacerlo, por ello te recomendamos aquí una serie de actividades que te llevarán a empezar una sana rutina de ejercicio.

Para muchos no es casualidad que la palabra “abdominales” suene de manera similar a “abominables”. Este clásico ejercicio para eliminar la grasa a la altura de la panza y posteriormente marcar el abdomen puede ser un suplicio para cualquiera, incluso riesgoso si no se hace de manera adecuada. Una acción básica es cuidar la postura, ya que la posición de las piernas es clave.

Una variante común es mantener las rodillas elevadas, con las piernas ligeramente separadas (entre 10 y 20 centímetros). Algo importante es mantener las manos quietas, pues contrario a la posición famosa (en la nuca, jalando la cabeza) lo recomendable es mantenerlas en el pecho. Otro detalle que muchas veces pasa de largo es el número de repeticiones, pues realizar la actividad de manera descontrolada solo nos agotará: lo mejor es hacer series, en las que podemos ir subiendo el número conforme mejoremos nuestra condición. Para empezar, 10 o 15 abdominales por serie (seguidas de un breve descanso) es buena manera de empezar.

Algo recomendable es ir variando de ejercicio entre cada serie. La abdominal clásica de elevar el tronco desde el suelo puede enriquecerse con ligeras intervalos: por ejemplo, tender hacia el lado izquierdo y después al derecho. Si tenemos las manos cruzadas en el pecho, la idea es que la mano izquierda, colocada muy cerca del hombro derecho, se acerque lo más posible a la rodilla izquierda, y viceversa. Intercalar esta variante con las abdominales habituales ayuda a balancear el trabajo de los músculos, pues esta modalidad incide en las partes laterales.

Además de esta última variación, también sirve combinar las series con las llamadas “abdominales inversas”. En estas, en lugar de hacer fuerza y levantar el tronco, lo que hacemos es ejercitar el lado opuesto, al levantar las piernas. Así ejercitamos ciertos músculos en el abdomen (de todas formas hacemos el esfuerzo allí), además de balancear nuestra rutina de ejercicio al mover también las piernas. Lo que hay que evitar en este ejercicio es levantar la espalda baja del suelo, o hacerlo lo menos posible.

Ya que reactivaremos nuestro cuerpo ejercitándolo, la alimentación es igualmente un modo de influir en la forma en que tomarán las partes del cuerpo que trabajamos. Hay alimentos y bebidas que estimulan el metabolismo, al grado de acelerar la quema de grasa con su ingesta. Entre ellos está el coco, la toronja, papaya y los tés (verde, negro y de jengibre, por ejemplo). Si combinamos el ejercicio con el consumo de estos y por otro lado también bajamos nuestro consumo de alimentos y bebidas chatarra (refrescos, azúcares procesadas y un largo etcétera) nos encaminaremos a bajar de peso rápidamente y conseguir ese anhelado vientre plano.

JL

Temas

Lee También