Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Sábado, 17 de Noviembre 2018

Suplementos

Dunas de Yeso, belleza impoluta

Parte de la zona protegida de Cuatro Ciénegas, este sitio se caracteriza por su espectacular y silenciosa belleza

Por: Francisco González

Dunas de Yeso, belleza impoluta

Dunas de Yeso, belleza impoluta

La naturaleza es capaz de regalarnos las bellezas más sublimes pintadas de todos los colores, pero también nos puede regalar paraísos ausentes de tonalidades. Uno de los ejemplos más bellos son las Dunas de Yeso en Coahuila, destino que se encuentra en el área protegida de Cuatro Ciénegas.

El visitante que llega por primera vez a esta zona descubre un escenario que parece haber salido de una película de ciencia ficción. El intenso azul del cielo ofrece un espectacular contraste con el suelo de un blanco impoluto que cubre por más de 800 hectáreas.

Quizás a estas alturas te preguntes a qué se debe tan peculiar escenario. Todo se explica desde el campo de la geoquímica. Hace miles de años esta zona formaba parte del llamado Mar de Tetis, del cual Coahuila formaba parte. El mar se evaporó tras millones de años, pero dejó su huella eterna en los cristales de sulfato de calcio hidratados, mejor conocido como yeso en su estado más puro.

Aunque a simple vista las Dunas de Yeso parecen un cuadro eterno e inamovible, la realidad es que aquí hay mucho movimiento. El artista que se encarga de “esculpir” las dunas es el viento. Además de que no todas son iguales, ya que las hay de domo (montículos de hasta 9 metros de altura), lunadas (que deben su forma a los fuertes vientos) o transversas (en zonas con bastante arena).

Es verdad que las plantas la tienen complicada para crecer aquí, pero siempre hay algunas “necias” que han logrado prosperar. Así podemos toparnos con la yaca jabonera, que alargó su tallo mucho para conservar sus hojas por encima de las dunas e incluso son capaces de soportar el movimiento del viento.

Una zona de tesoros

Las Dunas de Yeso forman parte de uno de los ecosistemas más bellos de nuestro país, como lo es Cuatro Ciénegas. En sus 180 mil hectáreas podemos encontrar desde pozas de agua cristalina, manantiales, lagunas y las dunas. Todo el conjunto forma parte de uno de los ecosistemas más hermosos del planeta.

Quizás una de las cosas más tristes es que por décadas esta zona fue utilizada como un yacimiento de fácil extracción de yeso, por lo que perdió miles de toneladas antes de ser declarada reserva natural. Hoy en día son muy pocas las zonas de cunas blancas en el planeta.

Las dunas se encuentran abiertas al público de 10:00 a 17:00 horas de martes a domingo. Se encuentran a 14 kilómetros de Cuatro Ciénegas. El costo de acceso es de $30 pesos, que debes pagar en el Centro de información para visitantes.

DISFRUTA DE LA VISITA

Las recomendaciones para conocer las dunas son ir con un guía, usar zapatos cómodos, es importante que uses bloqueador solar y utilizar lentes de sol. No olvides ir hidratado y bien cubierto. Ah, y muy importante, no tirar basura.

Temas

Lee También

Comentarios