Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Jueves, 13 de Diciembre 2018

Suplementos

Bilbao... te amo

Una urbe al Norte de España que combina sus facetas como potencia industrial e imán turístico, al tiempo que presume su espectacular arquitectura y fabulosa gastronomía

Por: Francisco González

Ría del Nervión o de Bilbao. Desembocadura que atraviesa la ciudad.

Ría del Nervión o de Bilbao. Desembocadura que atraviesa la ciudad.

Plaza Venezuela. Punto de encuentro en el Centro de la ciudad.

Plaza Venezuela. Punto de encuentro en el Centro de la ciudad.

Ayuntamiento de Bilbao. Edificio levantado en 1883 y que se inspira en la arquitectura de la III República Francesa.

Ayuntamiento de Bilbao. Edificio levantado en 1883 y que se inspira en la arquitectura de la III República Francesa.

Dos mundos unidos. La diversidad arquitectónica de la ciudad combina el art déco, con lo moderno.

Dos mundos unidos. La diversidad arquitectónica de la ciudad combina el art déco, con lo moderno.

Guggenheim. El espectacular museo es también un sello de la ciudad.

Guggenheim. El espectacular museo es también un sello de la ciudad.

Vertiginoso. Las fachadas en la zona Centro de Bilbao, perfectamente cuidadas.

Vertiginoso. Las fachadas en la zona Centro de Bilbao, perfectamente cuidadas.

Paseo Campo de Volantín. Perfecto para una caminata por las tardes.

Paseo Campo de Volantín. Perfecto para una caminata por las tardes.

Reino de balcones. Imposible no disfrutar las vistas que ofrece la ciudad al Norte de España.

Reino de balcones. Imposible no disfrutar las vistas que ofrece la ciudad al Norte de España.

Jamás olvidaré la sensación de adrenalina que recorrió mi cuerpo al dar los primeros pasos por las calles de Bilbao. Vibrantes, coloridas, románticas, con mil y un detalles a la vista de quién busca secretos. Escribo de esa adrenalina que se siente al caminar por aquellos rincones que no se conocen. Ir a la aventura deseando siempre dar un paso más. Enamorarte y crecer con la experiencia de viajar.

Bilbao sorprende a todos los sentidos. ¿Cómo explicar la impresión que me dio la ciudad al comenzar a caminarla? Las palabras se agolpan y llenan mi mente tratando de describir una ciudad espléndida. Y no es fácil, porque lo mismo presume sus pinceladas medievales que hermosos edificios del siglo XIX y principios del XX a lo largo del Nervión, ría (también llamada de Bilbao) que atraviesa la ciudad.

Muchos (me incluyo) llegamos atraídos por la idea de contemplar el Museo Guggenheim, la obra arquitectónica de Frank O. Gerhy cuya estampa vanguardista y plateada se integró a la urbe y luego terminó por influenciar otras construcciones. Para los amantes de la arquitectura, Bilbao es un edén de elegancia vertical e ingenio horizontal que bien vale la pena ser recorrido con toda calma.

Pero a exploradores y turistas les recomendaría lo mismo: Caminarla sin prisa. A un costado del Guggenheim se encuentra el puente Pedro Arrupe con su suelo de madera y diseño tanto para ser atravesado a pie o en bicicleta. También es excelente para tomar unas espectaculares fotografías o simplemente admirar la belleza en eterno movimiento que tienes frente a ti. El tránsito motor y de individuos los encontrarás fascinante.

Atravesando el Nervión, justo frente al museo está la Casa de Nuestra Señora del Rosario y la Residencia de las Fundadoras de las Siervas de Jesús, dos ejemplos sensacionales de la diversidad y majestuosidad arquitectónica de la urbe vasca.

Muy cerca del Museo Guggenheim se encuentra la Plaza Euskadi y el Museo de las Bellas Artes de Bilbao, dos imperdibles para el viajero

Siguiendo un poco más al Sur, sobre la misma ría, encontrarás la Plaza Ernesto Erkoreka, donde es posible lanzar un vistazo al edificio del Ayuntamiento de Bilbao, que presume una fachada ricamente decorada que suele atraer la lente de los turistas y los propios habitantes de la ciudad. Enfrente está el puente del Ayuntamiento con sus profusos acabados metálicos y a un costado, la obra del legendario escultor vasco Jorge de Oteiza (1908-2003) llamada “Variante ovoide de la desocupación de la esfera”.

Todo lo descrito en el párrafo anterior se encuentra en el Centro de la ciudad, zona vibrante y punto de partida para los múltiples sistemas de transporte con los que cuenta la metrópoli (tranvía, metro y autobús urbano). Desde este lugar también parten tours diseñados para que los visitantes la exploren. Se puede examinar en minutos o tomarte horas en conocerlo. Recomiendo lo segundo, porque cuando habla el gusto de viajar, la noción del tiempo se pierde.

Es común ver a familias, runners y ciclistas en los márgenes del Nervión disfrutando de un día soleado (cuando es el caso). Pero al adentrarnos un poco más en las calles de la ciudad, el ambiente cosmopolita nos invade. ¿Ejemplo? La Gran Vía Don Diego López de Haro, arteria clave en la vida comercial y social de la ciudad. Si tienes tu intención es ir a gastar unos buenos euros, entonces este es el lugar que buscas.

El Centro también tiene calles angostas y peatonales, plagadas de tiendas de curiosidades, librerías, pequeños bazares y de tapas. ¡Ah, porque ir a España y no salir de tapas es no haber viajado!

Una recomendación de viaje, por la rica comida y el buen trato que tienen para con los mexicanos es el Bar Ledesma (Ledesma Musikariaren Kalea, 14, Centro de Bilbado). Buen vino, jamón, tortilla y pintxos. Sabores intensos, porciones correctas y ese ambiente de bohemia que hace tan irresistible salir a disfrutar de una “caña” (cerveza), una copa o una tapa. Rico, bien servido y porque lo estás pensando, te lo digo: Tienen WiFi.

Las señales y letreros de la ciudad están escritos en dos idiomas: Euskera y Castellano

Ya en la tarde, con ganas de una botanita o una caña de cerveza Estrella Galicia, una buena opción por sus precios y ambiente de toque latino es el Café Sirimiri Bar (Colón de Larreátegui Kalea, 11), que incluye un menú de pinchos. ¡Delicia absoluta!

Si por las mañanas y tardes la ciudad es un hervidero en movimiento, por la noche es sencillamente una delicia. Las noches es Bilbao son musicales, con vino, con café y con el lejano sonido del Nervión como eterno recordatorio de que esta ciudad no se parece a ninguna otra.

Se podrían escribir millones de palabras sobre esta ciudad vasca y aún haría falta espacio. El próximo viaje que hagas a España, valdría la pena que la conozcas con calma y te regalo una expresión en euskera (el idioma del país vasco) que te servirá: “Bilbo, maite zaitut”….significa “Bilbao, te amo”.

EL HOTEL

Vale la pena que te quedes en el Hotel Abando (Colón de Larreátegui Kalea, 9), que se encuentra en el Centro de la ciudad. Cómodo, entre sus amenidades incluye internet, cafetería, restaurante y por encima de todo, una excelente ubicación.

¿Más información? Visita su sitio web en www.hotelabando.com.

Temas

Lee También

Comentarios