Martes, 22 de Septiembre 2020

“Les molestó que fuéramos protagonistas por un día”

Tres adolescentes hablan sobre feminismo, el paro nacional  y el futuro de las mujeres

Por: Gerardo Esparza

Presentes. De izquierda a derecha, Dibanny, Luna y Mariana, estudiantes de secundaria que dieron su opinión acerca de lo que significa el movimiento feminista. EL INFORMADOR / G. Esparza

Presentes. De izquierda a derecha, Dibanny, Luna y Mariana, estudiantes de secundaria que dieron su opinión acerca de lo que significa el movimiento feminista. EL INFORMADOR / G. Esparza

Nacieron después del año 2000. Aún no pueden votar ni comprar alcohol en alguna tienda de autoservicio. Mucho menos salir de su casa sin permiso, pero desde ya tienen una fuerte opinión sobre el movimiento feminista y saben que deben exigir más fuerte un cambio para que ellas y su generación no padezca más acoso. 

Son tres adolescentes: Luna González Toro, de 15 años; Dibanny Fernández Aceves y Mariana Esparza Espinosa, ambas de 14 años. Todas de secundaria e interesadas en mejorar no sólo su situación personal, sino provocar una ruptura social para que ellas y las mujeres de su generación no padezcan acoso o violencia por su género.

“El acoso es algo que día a día tenemos que enfrentar. Si sales a la calle notas miradas, sobre todo si traes short o ropa por el estilo. Día a día estás sufriendo un acoso que hemos normalizado, y hay cosas más graves”, es lo primero que señala Mariana respecto a si ha sido víctima de alguna violencia. “Un vestuario o una prenda no debería ser motivo para que me falten al respeto, aunque muchas veces no importa cómo te vistas, igual te van a decir cosas”, completa Dibanny.

“Las mujeres de mi familia han sido libres y mi crianza fue así. Pero en el mundo te das cuenta que en realidad es diferente: hay mucha sumisión. Los micromachismos, que están integrados en la sociedad, hacen que no se pueda avanzar, no dejan que la gente se dé cuenta del problema de los feminicidios. No le damos la importancia suficiente”, apunta Luna.

Pese a que sólo Luna participó en la marcha de la semana pasada, las tres decidieron ausentarse de clases con la idea de enviar un mensaje. Aunque en su círculo cercano, la respuesta no fue la esperada. 

“Trato de sentir empatía por otros puntos de vista, pero vi que propias mujeres decían que las que se unieron al paro era por flojas. ¡¿Siendo mujer cómo puedes pensar eso?! Lo estamos haciendo para generar conciencia en los hombres de qué pasaría si alguna de nosotras desapareciéramos toda la vida. No siento que fue un capricho, sino mostrar que los feminicidios sí pasan. Escuché que muchos pidieron ‘más días así´”, dice Dibanny. 

Señalaron que algunos de los hombres con los que conviven no entendieron el mensaje que propusieron miles de mujeres al dejar de trabajar o estudiar. “Creo que muchos no le dieron la importancia al movimiento. Vi muchas publicaciones donde decían que ‘estuvo padre el día jugando FIFA’, ‘estuvimos haciendo carne asada en el salón’. Tienen que reflexionar un poco y no verlo sólo como que ‘no estamos’, sino que nos ausentamos porque nos unimos por un reclamo. Les molestó que fuéramos protagonistas por un día”, apunta Mariana.

“Muchos escribieron que la ciudad estuvo ‘padre’ porque no hubo tráfico. Me molestó que hicieran un día festivo. Incluso me mandaron un video donde se veía que no hubo choques durante el 9M, como si las mujeres no supieran manejar”, sentencia Luna.

El día después 

Tras la marcha y el paro nacional, las adolescentes atisban un poco de luz tras las tinieblas que padecen las mujeres en un país como el nuestro. “Después del 8 y 9 de marzo sí se hizo historia pero no nos levantamos viendo un cambio. El 10 no había más leyes que ayudaran pero sí hay más gente creando conciencia y que buscan impulsar más espacio; es una lucha que tiene que seguir: insistir a las autoridades”, comenta Luna. 

Mientras que Dibanny señala que ella no busca “cambiar la opinión de las personas; pero muchos hombres no han tenido un poco de empatía por las mujeres que han sufrido está violencia. Las marchas van a seguir porque necesitamos hacernos oír. No entiendo por qué nos critican tanto si pintamos monumentos si es la única forma de desahogarnos”.

Tapatío

Temas

Lee También