Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Domingo, 21 de Abril 2019

Islas Marías, lo que queda de la ex prisión

En las instalaciones en la Isla Madre aún se observan los daños por el huracán "Willa"

Por: NTX

Varios murales se observan en las instalaciones de la otrora cárcel en la Isla Madre. SUN/L. Cortés

Varios murales se observan en las instalaciones de la otrora cárcel en la Isla Madre. SUN/L. Cortés

El letrero de bienvenida ya tiene el nombre de lo que será un centro educativo y cultural. NTX/A. Rodríguez

El letrero de bienvenida ya tiene el nombre de lo que será un centro educativo y cultural. NTX/A. Rodríguez

SUN/L. Cortés

SUN/L. Cortés

Los daños por el huracán

Los daños por el huracán "Willa" quedaron sin reparaciones. NTX/A. Rodríguez

NTX/A. Rodríguez

NTX/A. Rodríguez

NTX/A. Rodríguez

NTX/A. Rodríguez

NTX/A. Rodríguez

NTX/A. Rodríguez

NTX/A. Rodríguez

NTX/A. Rodríguez

SUN/L. Cortés

SUN/L. Cortés

NTX/A. Rodríguez

NTX/A. Rodríguez

NTX/A. Rodríguez

NTX/A. Rodríguez

NTX/A. Rodríguez

NTX/A. Rodríguez

NTX/A. Rodríguez

NTX/A. Rodríguez

SUN/L. Cortés

SUN/L. Cortés

El ciclo de vida como centro penitenciario terminó en Islas Marías y ahora se apuntala como un Centro de Educación Ambiental y Cultural que dará alojamiento a campamentos para niños y jóvenes que gusten de la naturaleza a partir del próximo verano.

Pero la historia del lugar centrada en Isla Madre no acabará, pues las instalaciones aún maltrechas por los daños del huracán "Willa", que ascienden a más de dos mil millones de pesos, junto a sus murales y lo que quedaba de las prisiones se mantendrán para ser testigos de la historia y evitar una inversión mayor.

En la actualidad -antes de entregar formalmente la Isla a la Semar y Semarnat- la llegada comienza en la octava Zona Naval en el puerto de Mazatlán y tras un viaje de siete horas en buque más de 7 filtros de seguridad se llega al muelle Morelos donde un mural con la imagen de Nelson Mandela otorga la bienvenida.

SUN/L. Cortés

Lo que queda del centro penitenciario decretado por Porfirio Díaz hace 113 años con ocho meses son muros hechos murales, dormitorios con rayones, trozos dejados por los huracanes, una naturaleza diversa y miles de historias.

Los internos que hasta el día 8 de marzo eran alrededor de 600 -luego de ser reubicados en otros Ceferesos del país- se dividían en cuatro espacios

  • Morelos, donde permanecían personas con discapacidad, de tercera edad y con padecimientos médicos
  • Bugambilias, donde los privilegiados podían convivir con sus familias
  • Aserradero, donde se encontraba la población próxima a obtener su libertad
  • Laguna de Toro, de máxima seguridad, donde se encontraban quienes tenían mayor problema de acatar las reglas de autoridad y donde se hacía el proceso de clasificación de perfiles.

Costear a los "PPLs", es decir, Personas Privadas de su Liberad, ya no era posible, según el comisionado del Órgano Administrativo Desconcentrado Prevención y Readaptación Social (OADPRS), Francisco Garduño Yáñez, quien narra que cada interno le generaba costos a la Federación de dos mil 800 pesos por día.

Los reos han sido trasladados al penal de Ramos Arizpe, de los cuales 14 ya fueron liberados, y los otros han sido enviados a otras prisiones, lo que hace lucir a los comedores, talleres, gimnasios, capillas y áreas de servicios médicos en total abandono.

Aún en el lugar, distribuidos en los 20 kilómetros de largo y ocho de ancho que se recorren en varias horas ante los largos caminos de terracería, se mantienen alrededor de 400 empleados, entre personal administrativo, de la Secretaría de Marina y de OADPRS.

SUN/L. Cortés

"Muchos quieren quedarse aquí y van a ser transferidos a la Semarnat para que continúen; ellos yo creo van a ser los pioneros de conducción en la Isla para las gentes que vengan porque la conocen perfectamente", comenta el comisionado Garduño.

Alejandro, un custodio que se dedicaba a trasladar a los internos de un centro a otro desde hace seis años en Islas Marías, cuenta que su vida se dividía en la Isla y su hogar en Colima, pues se quedaba dos meses en cada lugar.

"Aquí no tienes celular, no hay señal de telefonía ni de internet, entonces yo creo que es más difícil para las mujeres quedarse acá, nosotros (los hombres) somos más desenamorados, no tenía problema en estar incomunicado".

Además confiesa que jamás tuvo miedo a los internos. "Siempre estuve desarmado, no era necesario, interactuábamos como con cualquier persona, entre ellos llegaban a tener algún conflicto pero estaba tranquilo".

NTX/A. Rodríguez

El ahora ex centro penitenciario, calificado como uno de los mejores del mundo por la Organización de las Naciones Unidas (ONU), así como por la Asociación Americana de Correccionales, hacía que algunos presos que alcanzaban a obtener su libertad se quisieran quedar por dos semanas más.

"Solicitaban un permiso, nos parecía absurdo pero pues eso demuestra el sentimiento de arraigo de la gente y el amor que algunos llegaron a tener a este lugar",  así lo cuenta Ricardo Ramírez Guzmán, encargado de Protección Civil, quien dijo que en contra parte y a lo largo de la historia algunos trataron de huir en lanchas hechizas hacia la Isla Magdalena que se encuentra al frente, pero "nunca lo lograron, es bien sabido que además hay tiburones y cuando ya no podían más regresaban".

La medida implementada por el Presidente Andrés Manuel López Obrador de cerrar el Complejo Penitenciario para convertirlo en un Centro de Centro de Educación Ambiental y Cultural hará que por lo pronto un grupo de niños y jóvenes acudan en las próximas vacaciones de verano por una estancia de 15 días; mientras que en los años subsecuentes el espacio que ahora es Reserva de la Biosfera pueda tener mayor investigación sobre sus especies endémicas. 
 

IM

Temas

Comentarios