Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Lunes, 19 de Noviembre 2018

“Fuera porros”, exigen miles de estudiantes en rectoría de la UNAM

Frente a la torre de rectoría de Ciudad Universitaria, miles de estudiantes exigieron el alto a la violencia y la salida de porros. A la protesta se han sumanda múltiples instituciones educativas del país

Por: AGENCIAS

Protesta. Frente a la torre de la rectoría de Ciudad Universitaria, miles de estudiantes exigieron el alto a la violencia y la salida de porros.

Protesta. Frente a la torre de la rectoría de Ciudad Universitaria, miles de estudiantes exigieron el alto a la violencia y la salida de porros.

Miles de estudiantes de diversas facultades y escuelas de educación media superior de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) marcharon para exigir ante la torre de rectoría de Ciudad Universitaria el alto a la violencia y la salida de porros de la mayor casa de estudios del país tras los hechos violentos del lunes en los que resultaron lesionados 13 alumnos.

Para la Rectoría de la universidad, los siete puntos que integran el pliego petitorio son aceptables y atendibles, por lo que convoca a los miembros de la Asamblea General del CCH Azcapotzalco a instalar una mesa de seguimiento para la solución de la totalidad de sus planteamientos

Con gritos de “¡Fuera porros!” miles de inconformes se manifestaron en medio de un paro de actividades en protesta por la agresión de jóvenes quienes en ocasiones están inscritos en la institución, pero no acuden a clases y tampoco está claro por qué intereses se mueven.

El lunes, grupos de porros de una preparatoria afiliada a la UNAM golpearon a manifestantes que protestaban contra el pago de cuotas y pedían libre discurso. Dos estudiantes resultaron seriamente heridos en el ataque que incluyó bombas de gasolina y cuchillos.

La UNAM anunció que 18 de los presuntos agresores ya fueron expulsados. El rector Enrique Graue dijo que el ataque fue obra de personas que “obedecen a intereses ajenos a la Universidad y que, evidentemente, pretenden desestabilizar, pero no aclaró a quiénes se refería.

Uno de los manifestantes, ayer durante la protesta de los estudiantes de la UNAM. AP

Demandas estudiantiles son viables y atendibles: UNAM

La Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) informó que son aceptables y atendibles todos los puntos del pliego petitorio del Colegio de Ciencias y Humanidades (CCH) Azcapotzalco, plantel del que son los estudiantes quienes resultaron lesionados el lunes en una manifestación con la que exigían mejoras.

La Rectoría de la UNAM y la Dirección General del Colegio de Ciencias y Humanidades recibieron el pliego petitorio de la Asamblea General de CCH Azcapotzalco, e invitaron a instalar una mesa de seguimiento con la participación de autoridades de la administración central de la universidad.

“Para la Rectoría de la universidad, los siete puntos que integran el pliego petitorio son aceptables y atendibles, por lo que convoca a los miembros de la Asamblea General del CCH Azcapotzalco a instalar una mesa de seguimiento para la solución de la totalidad de sus planteamientos”.

En sus demandas, los inconformes exigieron la comprobación de la correcta asignación de docentes para todos los grupos y turnos, de acuerdo con la infraestructura instalada en cada aula y asignar a una nueva administración en la que el alumnado tenga conocimiento previo del historial profesional de los docentes que se postulen para dirigir el plantel.

Además, que el director interino, Andrés Francisco Palacios Meza, no pueda participar, “por los antecedentes que tiene entre la comunidad”, fue otra de las demandas estudiantiles. Asimismo, pidieron que la autoridad respete y no intervenga o inhiba las expresiones políticas y culturales de la comunidad estudiantil, como es el caso de murales y otras actividades recreativas.

Demandaron que exista el compromiso por escrito de dar mantenimiento de forma periódica a los murales hechos por los estudiantes.

Ayer, miles de universitarios reclamaron más seguridad para los alumnos y el personal académico que acude a los planteles de la UNAM, frente a la Torre de Rectoría, justo donde el lunes pasado ocurrieron las agresiones contra alumnos del Colegio de Ciencias y Humanidades Azcapotzalco. 

Porros y su origen
El origen de estos grupos y del calificativo de porros se remonta, según Imanol Ordorika, investigador del Instituto de Investigaciones Económicas de la UNAM, a finales de los años 50, cuando convergieron la tradición de violencia y pandillerismo universitario de los grupos conservadores tradicionales, con las formas corporativas y autoritarias del Estado mexicano.
En su investigación Violencia y ‘porrismo’ en la educación superior en México, Ordorika detalla que para la década de los cincuenta se constituyeron las federaciones estudiantiles a imagen y semejanza del aparato de control sindical de ese tiempo y es cuando adquieren el calificativo de porro.
“Las conexiones estrechas entre estos grupos de pandilleros, al servicio de las autoridades universitarias y el Gobierno, con los equipos de futbol americano y sus animadores, dieron lugar al calificativo de porros con el que se les conoce hasta nuestros días”.
Uno de los términos de la Real Academia Española hace la referencia: “Dicho de una persona: Torpe, ruda y necia”.
El ex dirigente Consejo Estudiantil Universitario (CEU) considera que tras el Movimiento Estudiantil de 1968 las grandes federaciones que habían existido desaparecieron, pero con la represión se multiplicaron los grupos de pandilleros y provocadores.
“El porrismo de la capital adquirió rasgos más violentos: se hizo más presente en muchas escuelas y facultades no sólo a través de actos de provocación, delación y control, sino también en actos puramente delictivos como robos y atracos, hostigamiento sexual y golpizas frecuentes”, agregó el investigador.
El investigador agrega que ese grupo siguió siendo cobijado y utilizado “con fines políticos por autoridades de distintos tipos, mantuvo su asociación a las actividades deportivas de los planteles y se expresó frecuentemente en las competencias al interior de las escuelas y entre las grandes instituciones”.
El Universal

Comunidad estudiantil violentada

La UNAM tiene 350 mil estudiantes en distintas sedes, de los cuales 115 mil son de nivel bachillerato. Sus instalaciones, regidas por el principio de autonomía universitaria y donde no está permitido que entren las fuerzas de seguridad, han sido recientemente escenario de actos de violencia y últimamente se ha denunciado la proliferación de actividades de narcomenudeo. Uno de los crímenes más sonados fue el asesinato en 2017 de la joven Lesvy Berlín Osorio, que, en un primer momento, llegó a calificarse de suicidio, aunque luego las autoridades reconocieron que fue un feminicidio.

Temas

Lee También

Comentarios