Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Jueves, 23 de Mayo 2019

Fallece Enrique Ramos, jalisciense distinguido

Fue un hombre admirado y apreciado en todas sus facetas, siempre al servicio de su Estado; en su último cargo como secretario de Turismo impulsó inversiones para consolidar el sector

Por: El Informador

Una vida al servicio de jalisco. Enrique Ramos falleció tras una larga batalla contra el cáncer. EL INFORMADOR/Archivo

Una vida al servicio de jalisco. Enrique Ramos falleció tras una larga batalla contra el cáncer. EL INFORMADOR/Archivo

Durante toda su vida, Jesús Enrique Ramos Flores (1946-2019) promovió y puso en alto el nombre de Guadalajara, la ciudad en que nació. Esto lo llevó a encabezar diferentes organizaciones públicas y privadas, siempre en busca de impulsar el liderazgo de Jalisco. Ya fuera como director del Hotel Génova, presidente de la Cámara Nacional de Comercio  o servidor público, Ramos Flores trabajó con la visión de mejorar la comunidad de la que formó parte.

El último puesto público que Ramos Flores ocupó le permitió aplicar la experiencia acumulada luego de décadas de trabajo al servicio del Estado. Llegó a la Secretaría de Turismo en marzo de 2013, en sustitución de José de Jesús Gallegos Álvarez. Su gestión enfrentó retos como impulsar el turismo en Puerto Vallarta en medio de alertas internacionales por la violencia en Jalisco y recuperar la confianza de inversores y visitantes extranjeros para lograr que continuaran apostando por la Entidad. Durante su tiempo como secretario se concentró en la promoción y fortalecimiento de los pueblos mágicos jaliscienses y durante su gestión Tlaquepaque logró volverse uno de ellos. Además, apostó por la cooperación con la industria tequilera para consolidar aún más a la icónica bebida jalisciense como un referente mundial.

Nació en Guadalajara el 9 de septiembre de 1946. Miembro de una familia hotelera, se desenvolvió en el ámbito turístico desde una edad temprana. Licenciado en Administración de Empresas por el ITESO, a los 21 años ya era director propietario del Hotel Génova, puesto que mantuvo durante casi tres décadas.

Su trayectoria continuó en organizaciones como el Colegio de Licenciados en Administración de Empresas de Jalisco y de la Cámara Nacional de Comercio de Guadalajara, la cual encabezó en la segunda mitad de los ochenta. Como líder de la cúpula empresarial, Ramos Flores pugnó desde el primer día por una “actitud innovadora” ante los retos de una urbe que comenzaba a expandirse. Su gestión estuvo centrada en el abastecimiento comercial de zonas que aún no contaban con productos básicos por el crecimiento de la ciudad, el combate al desempleo y el impulso turístico. “Al conjugar tradición y modernidad, Guadalajara tendrá que ser un punto obligado de visita para quien en realidad quiera conocer lo mexicano”, afirmó el 2 de junio de 1984. El mayor reto de su gestión fue el año posterior, cuando un terremoto azotó la región Sur del Estado. La Canaco colaboró con el Gobierno del Estado para llevar ayuda a los afectados mediante donaciones.

Más adelante presidió el Consejo de Colaboración Municipal en Guadalajara, en donde trabajó codo con codo con la comunidad tapatía para mejorar la ciudad mediante la construcción de obras públicas. De este periodo resalta la construcción de los fraccionamientos San Marcos y San Vicente, la pavimentación de calles y la ampliación de la Avenida R. Michel. Esta última, la más importante de su tiempo al frente del Consejo, tomó más de dos años en llevarse a cabo y era un pendiente que el Consejo arrastraba desde años atrás.

A inicios de los noventa, Ramos Flores fungió como vicepresidente municipal de Zapopan, puesto que ocuparía de manera breve pues en 1991 ganó las elecciones para volverse diputado federal de la LV Legislatura. Desde el legislativo, siguió impulsando el desarrollo económico tanto en el país como dentro de su partido, el Partido Revolucionario Institucional (PRI), al ser nombrado coordinador de la Red Ciudadana y de la Comisión de Modernización Económica de dicho grupo político. También fue Secretario de Promoción Económica de Jalisco. En tales posiciones, el tapatío reiteraba su interés por la modernización y el cambio de costumbres de una sociedad que se adentraba en el fin del siglo, como lo demuestra su participación en una reforma a la Ley de Cámaras de Comercio, que en esos días buscaba modernizar el funcionamiento del comercio organizado en el país.

Luego del paso por el legislativo, en 1995 buscó obtener la alcaldía de Zapopan. Aunque no obtuvo la victoria en las urnas, trabajó por el desarrollo de Zapopan como regidor, en una administración ajetreada por los constantes choques entre panistas y priístas dentro del ayuntamiento.

Después de su paso como edil, Ramos ingresaría a las filas de EL INFORMADOR en 1998, comenzando una colaboración de más de una década en esta casa editorial, de la que eventualmente se volvería subdirector y, más adelante, coordinador editorial. En este periodo continuó, como lo hizo toda su vida, promoviendo la renovación y la adaptación a los nuevos tiempos. Como parte de la necesidad del periódico de adaptarse a la era digital, Ramos Flores promovió la digitalización de cada uno de los ejemplares publicados por esta casa editora. Además, como presidente de la empresa Digix, también colaboró en la digitalización de acervos en bibliotecas como la Juan José Arreola. Dentro de estas iniciativas, también ayudó a preservar la literatura nacional con el lanzamiento del portal letrasmexicanas.mx.

También llevó su experiencia en el ramo de los negocios y la administración al terreno de lo deportivo al fungir, en 1980, como Presidente de la Promotora Deportiva Atlas y en 1999, durante cuatro años, como vicepresidente de finanzas del Club Atlas.

En 2011 llegó a la presidencia del Patronato del Centro Histórico de Guadalajara con el objetivo de reactivar el Primer Cuadro tapatío mediante proyectos público-privados, como parte de los esfuerzos que se han llevado a cabo durante años para repoblarlo. En ese tiempo, Ramos Flores puso el dedo en el renglón sobre el problema de fincas antiguas en el Centro y las trabas burocráticas que existían para renovar, con ello, la cara de la Ciudad.

Los trabajos de Ramos Flores por el municipio tapatío continuaron en 2013, cuando ocupó un puesto como regidor en el municipio de Guadalajara y continuaría trabajando por el posicionamiento de la Ciudad antes de poder hacerlo a escala estatal cuando fue llamado a volverse el titular de la Secretaría de Turismo, posición con la que culminó su destacada carrera en donde su constante más clara fue trabajar por el bienestar del Estado.

Línea de tiempo

1946 Nace el 9 de septiembre, en Guadalajara.
1967-1995 Comienza a dirigir el Hotel Génova.
1974-1978 Toma posesión como presidente de la Asociación de Hoteles y Moteles de Jalisco.
1975-1979 Es nombrado presidente de la Oficina de Convenciones y Visitantes de Guadalajara.
1976-1978 Es presidente del Colegio de Licenciados en Administración de Empresas de Jalisco.
1977-1978 Es vicepresidente de la Asociación de Hoteles y Moteles a nivel nacional.
1980-1982 Presidente de Promotora Deportiva Atlas.
1984-1985 Preside la Cámara Nacional de Comercio de Guadalajara (Canaco).
1986-1989 Preside el Consejo de Colaboración Municipal.
1990-1991 Vicepresidente municipal de Zapopan.
1991-1994 Diputado federal de la LV Legislatura por el PRI.
1994 Secretario de Promoción Económica de Jalisco.
1995. Candidato a la presidencia Municipal de Zapopan.1998. Ingresa como Coordinador Comercial en EL INFORMADOR.
1999-2003. Vicepresidente de finanzas del Club Atlas.
2000-2007. Subdirector de EL INFORMADOR.
2007-2010. Coordinador editorial de EL INFORMADOR.
2011-2013. Presidente del Patronato del Centro Histórico.
2013. Regidor en el Ayuntamiento de Guadalajara.
2013-2018. Secretario de Turismo de Jalisco.

Temas

Comentarios