Viernes, 30 de Julio 2021

En tres años, la Proepa clausura 18 tequileras

La dependencia ha detectado a empresas que diluyen sus residuos con agua para verterlos al sistema de alcantarillado o incluso al suelo

Por: El Informador

Como parte de la iniciativa “Tequila Libre de Deforestación”, la Proepa ha inspeccionado 136 inspecciones a instalaciones tequileras. AFP/Archivo

Como parte de la iniciativa “Tequila Libre de Deforestación”, la Proepa ha inspeccionado 136 inspecciones a instalaciones tequileras. AFP/Archivo

Por un tratamiento y disposición inapropiados de sus residuos de manejo especial, como son las vinazas, el 12 de junio la Procuraduría Estatal de Protección al Ambiente (Proepa) clausuró una tequilera en el municipio de Amatitán.

Cinco días después clausuró otra empresa del mismo giro ubicada en Juanacatlán, ya que ésta no contaba con la autorización condicionada en materia de impacto ambiental.

En 2019 se firmó la iniciativa “Tequila Libre de Deforestación”, cuya meta fue trabajar en conjunto para la sustentabilidad del sector. Los actores involucrados: el Gobierno estatal y el Consejo Regulador del Tequila, dijeron que el foco de atención principal sería el tratamiento de residuos derivados de la producción (vinaza y bagazo).

Desde entonces se han realizado 136 procedimientos relacionados con lugares dedicados a la elaboración de bebidas destiladas de agave. Y de ese total, 18 han sido clausuras, según informó la Proepa.

Entre las irregularidades más graves, la dependencia encontró que no se acreditaba un manejo integral de residuos conforme a la norma, ni contaban con autorización de impacto ambiental para realizar obras.

También se ha detectado como una constante la mezcla o dilución de residuos de manejo especial con líquidos para después verterlos en el sistema de alcantarillado del municipio, los cuerpos de agua de la región o, de plano, al suelo.

Miguel Magaña Virgen, académico de la Universidad de Guadalajara (UdeG), detalló que la principal contaminación es por las vinazas, que al llegar al agua “roban” oxígeno a los animales y los mata. Y cuando se descargan a temperaturas altas también afectan a la flora.

Además, destacó que algunas tequileras tienen laboratorios que generan residuos peligrosos, los cuales son de competencia federal y no está bajo control. “Municipio, Estado, Comisión Nacional del Agua, Secretaría de Medio Ambiente y la Proepa son responsables. Ninguna puede decir que no les toca”.

Agregó que los empresarios tienen la obligación de aumentar su conocimiento en educación ambiental para ponerlo en práctica.

Temas

Lee También