Domingo, 16 de Enero 2022

¿Vivo o muerto? Tras el rastro del líder supremo de los talibanes

Algunos afirman que Hibatullah Akhundzada  gobierna el país y no necesita mostrarse en público, pero hasta el momento se desconoce su paradero oficial
 

Por: AFP .

Talibanes retomaron el control de Afganistán, se desconoce el paradero del líder. AP/H. Sarfarazi

Talibanes retomaron el control de Afganistán, se desconoce el paradero del líder. AP/H. Sarfarazi

Cuando los talibanes tomaron Kabul a mediados de agosto, llegando al poder de Afganistán por segunda vez, el misterio sobre el paradero de su líder supremo Hibatullah Akhundzada se hizo todavía más profundo.

Muchos afganos dudan de si el anciano clérigo está vivo o muerto. Incluso los más dedicados analistas del país se preguntan quién está realmente liderando el movimiento islamista radical.

La AFP siguió el rastro del elusivo líder y los hallazgos no ofrecen respuestas concluyentes.

El 30 de octubre, dos meses después de que un portavoz talibán asegurara que Akhundzada estaba en buen estado en Kandahar, aparecieron rumores de que el “emir” había pronunciado un discurso en una madrasa de esta ciudad del sur.

Los dirigentes talibanes quisieron demostrar la autenticidad de su aparición con la divulgación de una grabación de sonido de más de diez minutos que recogía su discurso.

“Que Dios recompense a la gente oprimida de Afganistán que luchó contra los infieles y los opresores durante 20 años”, afirma una voz anciana y resonante, supuestamente de Akhundzada.

Su perfil público previamente se había limitado a la difusión de mensajes escritos anuales durante las festividades islámicas.

En uno de los distritos más pobres de Kandahar, entre un arroyo repleto de basura y un camino polvoriento, dos combatientes talibanes montan guardia frente a la puerta azul y blanca de la madrasa Hakimia.

“Llorando”

Cuando nos visitó el líder supremo, iba “armado” y acompañado por “tres guardias de seguridad”, dijo a AFP el jefe de seguridad de la madrasa Massum Shakrullah. Dentro del recinto no se podían entrar “ni siquiera teléfonos o grabadoras”, añadió.

“Todos lo mirábamos y estábamos simplemente llorando”, recordaba Mohammed, uno de los estudiantes de 19 años. Preguntado por si podía confirmar que era Akhundzada, Mohammed señaló que él y sus compañeros estaban tan abrumados que “olvidaron mirar (...) su cara”.

La necesidad de los líderes talibanes de mantener perfiles discretos se ha agudizado durante la última década de guerra, con la multiplicación de los mortíferos ataques de dron de Estados Unidos.

Akhundzada tomó las riendas del movimiento después de que un bombardeo matara a su predecesor, Mulá Akhtar Mansur, en 2016. Rápidamente se granjeó el respaldo del jefe de Al Qaida, Aymán az Zawahirí, que lo llamó “el emir de los fieles”.

El apoyo del heredero de Osama bin Laden aseguró sus credenciales yihadistas con los viejos aliados de los talibanes.

El movimiento islamista ha publicado solo una fotografía de Akhundzada hace cinco años cuando asumió su liderazgo. Y esa imagen, donde aparece con barba gris, turbante blanco y mirada desafiante, era de dos décadas atrás, según los talibanes.

Su aparición acalló “rumores y propaganda” sobre su muerte, dijo Maulvi Said Ahmad, que dirige la madrasa de Kandahar. Parecía “exactamente el mismo” que el de la famosa foto, dice Mohammad Musa, de 13 años, que lo observó de lejos.

“Mucho tiempo muerto”

Dirigentes del gobierno afgano derrotado y numerosos analistas occidentales son escépticos y creen que el líder murió años atrás. Para ellos, la visita a la madrasa fue un engaño cuidadosamente organizado.

No sería nuevo. Durante dos años, los talibanes pretendieron que su fundador, el mulá Omar, estaba vivo tras su muerte en 2013.

Akhundzada “lleva mucho tiempo muerto y no ha tenido ningún papel en la toma de Kabul”, indicó un responsable de seguridad del antiguo gobierno a AFP.

Murió junto a su hermano en un ataque suicida en Quetta (Pakistán) “hace unos tres años”, opina una fuente. Esta teoría, con algunas variaciones, se considera creíble por varias agencias de inteligencia extranjeras.

Otra fuente de seguridad regional asegura a AFP que “nadie confirmará ni nadie negará” la presunta muerte del líder supremo talibán. El Pentágono y la CIA no respondieron a las solicitudes de la AFP sobre esta cuestión.

“Centro de gravedad”

Akhundzada era “el centro de gravedad de los talibanes (...) manteniendo el grupo intacto”, dijo a AFP un miembro de los talibanes en Pakistán.

Según esta fuente, que asegura haberse encontrado tres veces con el líder supremo -la última en 2020-, Akhundzada no utiliza tecnología moderna.

Prefiere llamar por línea telefónica fija y comunicarse a través de cartas con los dirigentes talibanes que conforman el gobierno y con quienes mantiene una interlocución fluida.

También según este talibán en Pakistán, el líder dio luz verde a la ofensiva final contra el antiguo régimen y seguía las operaciones desde Kandahar, donde se habría instalado discretamente meses atrás.

La amenaza de muerte continúa, incluso tras el fin de la guerra con Estados Unidos, explica su bajo perfil, aseguran varias fuentes talibanes.

Y si estuviera muerto, una fuente de seguridad regional asegura que la preocupación por la rivalidad con la rama local del grupo extremista Estado Islámico, el EI-K, explicaría por qué los talibanes ocultan su deceso.

“Si anuncian que Akhundzada ya no está y están buscando un nuevo emir, fraccionaría a los talibanes y el EI-K se podría aprovechar”, afirma.

Los talibanes desestiman todas las especulaciones. El emir está “liderando a la vieja usanza”, dice un portavoz a AFP. “No es necesario” para él aparecer en público.

¿Te gustó este contenido?

  • Te invitamos a descargar la aplicación de EL INFORMADOR en donde tendrás acceso a este y otros contenidos de INFORMAPLUS. Prueba 10 días de manera gratuita ingresando a este link para la descarga. https://bit.ly/3mHhcdK
  • INFORMAPLUS ofrece una experiencia de lectura única, jerarquizada y editada como en nuestra versión impresa, pero con los valores y herramientas de una versión digital hojeable como leerlo en formato de página o por nota, marcar o compartir tus favoritos, copiar contenidos e incluso, si lo prefieres, escucharlos.
  • Además de materiales exclusivos, la suscripción incluye acceso a las ediciones de EL INFORMADOR, Gente Bien, Aviso de Ocasión y Suplementos.
  • Con INFORMAPLUS además formarás parte de CÍRCULO INFORMADOR, el programa de beneficios exclusivos para suscriptores de EL INFORMADOR
     

Temas

Lee También