Sábado, 26 de Noviembre 2022

Niegan que Mahsa Amini falleciera por violencia policial

Forenses declaran que la joven falleció por un padecimiento previo y refutan las denuncias de la familia 

Por: EFE

Informe del forense niega que la joven falleciera en manos de la policía. EFE/ARCHIVO

Informe del forense niega que la joven falleciera en manos de la policía. EFE/ARCHIVO

De acuerdo al informe de la Organización de Medicina Legal de Irán que se dio a conocer este viernes, se declara que Mahsa Amini no falleció por la brutalidad policial a manos de la Policía de la moral, sino por un padecimiento previo.

La declaración del médico forense refuta las denuncias de la familia de la joven, que el pasado 16 de septiembre falleciera a causa de un fuerte golpe que recibió en la cabeza. 

La joven, que fue detenida por llevar mal puesto el velo islámico falleció debido a un fallo multiorgánico tras hipoxia, que es la disminución de oxígeno en el cerebro, esto último según el informe señalado por la agencia Tasnim, cercana a la Guardia Revolucionaria de Irán. 

Mientras que el informe médico oficial declara que Amini no falleció por golpes en la cabeza, órganos vitales y extremidades del cuerpo, como se había mencionado antes. Asevera que su fallecimiento está relacionado con una enfermedad preexistente, como prueba la joven había sido operada hace 15 años para extirpar un tumor cerebral cuando tenía 8 años.

Amini, señala el reporte médico, tomaba medicamentos relacionados a esta condición y el estudio de la autopsia, su historial médico, analítica y tomografías computarizadas de cerebro y pulmones indican que la causa del fallecimiento no fue un golpe en la cabeza u órganos vitales.

"Debido a la reanimación cardiorrespiratoria ineficaz en los primeros minutos críticos, sufrió una hipoxia severa y, como resultado, daño cerebral, a pesar de la recuperación del funcionamiento cardíaco", señala el informe, citado por medios internacionales.

La joven de 22 años murió el 16 de septiembre tras ser detenida tres días antes por la llamada Policía de la moral en Teherán por considerar que llevaba mal puesto el velo islámico. Testigos aseguran que la joven fue golpeada repetidamente mientras estuvo en custodia, algo que las autoridades han negado, y que cayó en coma antes de fallecer.

Durante diez días, la familia no tuvo noticias de la joven, hasta que su cadáver apareció en una morgue de Teherán, donde las autoridades solo les dejaron ver la cara, de acuerdo con las declaraciones de la tía de la adolescente Atash Shakarami. Su fallecimiento ha provocado unas protestas en Irán en las que han muerto decenas de personas en el país y que la ONG Irán Human Rights, con base en Oslo, cifra en al menos 154. 

BB

Temas

Lee También

Recibe las últimas noticias en tu e-mail

Todo lo que necesitas saber para comenzar tu día

Registrarse implica aceptar los Términos y Condiciones