Lunes, 15 de Abril 2024

Cambio climático, incendios y minería deterioran los humedales en Bolivia

Actualmente existe "un conjunto de factores" que afectan a los distintos humedales y que prácticamente todos están relacionados con la acción del ser humano

Por: EFE

La convención Ramsar considera en sentido

La convención Ramsar considera en sentido "amplio" a los lagos, ríos, acuíferos subeterráneos, pastizales húmedos y manglares. EFE / ARCHIVO

El cambio climático, los incendios forestales y la minería son algunos de los factores en Bolivia que afectan la conservación de los humedales, cuyo Día Mundial instituido por las Naciones Unidas en 1997 se conmemora este viernes.

La convención Ramsar considera en sentido "amplio" a los lagos, ríos, acuíferos subeterráneos, pastizales húmedos y manglares, junto a otros tipos de reservas de agua, como "humedales" y que son ecosistemas vitales para la subsistencia humana.

Bolivia cuenta con alrededor de una decena de sitios Ramsar -protegidos por la convención- en sus distintos pisos ecológicos como los lagos altiplánicos Titicaca, Uru Uru y Poopó; los bofedales y lagunas de Los Lípez, en el suroeste del país; los bañados de Izozog y el río Parapetí, además del Pantanal compartido con Brasil y Paraguay, entre otros.

Máximo Liberman, investigador y profesor del Instituto de Ecología de la estatal Universidad Mayor de San Andrés (UMSA), dijo que actualmente existe "un conjunto de factores" que afectan a los distintos humedales y que prácticamente todos están relacionados con la acción del ser humano.

Zonas afectadas

El experto citó el caso de la bahía de Cohana, en la parte boliviana del lago Titicaca, afectado por la contaminación y las descargas de aguas residuales que provienen de la ciudad de El Alto, una de las más pobladas de Bolivia.

Liberman explicó que una manifestación de la contaminación es la presencia de la 'lenteja de agua', una planta que es un "indicador" de la presencia de metales y bacterias en esas aguas.

El Titicaca, el lago navegable más alto del mundo situado a más de 3 mil 800 metros, sufrió los efectos de la sequía que azotó a Bolivia y que redujo el nivel sus aguas al mínimo histórico en 2023.

Otras manifestaciones de los efectos del cambio climático son el lago Poopó y Uru Uru conectados con el Titicaca a través del río Desaguadero.

El Poopó, que era un lugar que albergaba una gran biodiversidad y en el que las comunidades indígenas pescaban, dejó de existir hace algunos años; mientras que el Uru Uru, afectado por los desechos plásticos y de la minería de la cercana ciudad de Oruro, redujo su nivel al mínimo.

Liberman apuntó ambos lagos quedaron afectados porque muchas poblaciones de agricultores cercanas al río Desaguadero desviaron su cauce "para el riego de los cultivos de quinua" y que a esto se sumó la falta de lluvias en la región.

El científico también identificó los incendios forestales o chaqueos, una práctica en base a "incendios controlados" que se aplica para habilitar los campos para la época de siembra y que a noviembre del año pasado dejaron 300 mil hectáreas quemadas, de las cuales 197 mil eran áreas protegidas.

"El Pantanal que Bolivia comparte con Brasil y Paraguay es uno de los más importantes de Sudamérica y tuvo pérdida de vegetación y daño del ecosistema por las quemas", señaló.

Otro punto vulnerable en Bolivia son algunos ríos de la cuenca amazónica, en donde en los últimos años proliferó la minería aurífera y la utilización de mercurio que generó serios daños a los ecosistemas y a la salud de las poblaciones cercanas.

Los mineros "se ubican cerca de las terrazas fluviales (en los ríos) avanzan sobre territorio boscoso, queman, y el sitio queda destruido", añadió Liberman.

Finalmente, están los bofedales, que son reservas de agua situadas sobre los 3 mil 500 metros de altitud cerca de la cordillera de los Andes "que reciben agua de los glaciares", amenazados por el cambio climático, dijo.

En algunos casos los bofedales, que son como oasis en medio del altiplano seco, han reducido su nivel de agua y en otros se han secado, por lo que los más perjudicados son las poblaciones de pastores de ovejas y camélidos que viven en la zona, explicó.

Varios expertos anticiparon que este año podría repetirse el escenario del año anterior, cuando Bolivia sufrió una de las sequías más intensas de los últimos años. 

*Mantente al día con las noticias, únete a nuestro canal de WhatsApp aquí: https://whatsapp.com/channel/0029VaAf9Pu9hXF1EJ561i03

MV
 

Temas

Lee También

Recibe las últimas noticias en tu e-mail

Todo lo que necesitas saber para comenzar tu día

Registrarse implica aceptar los Términos y Condiciones