Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Domingo, 23 de Septiembre 2018

Ideas

Ideas |

#YaPágameINBA

Por: Salvador Camarena

#YaPágameINBA

#YaPágameINBA

Te llaman de consorcio de comunicación cualquiera, te dicen que si por el Día de la Bandera o del arcoíris, les puedes enviar un texto. Pero que no tienen presupuesto. Antes de que salgas del asombro de tan descarada propuesta te inquieren que para cuándo esperan la colaboración.

La respuesta correcta a esa invitación a trabajar gratis es que el texto estará listo el día en que en el Superama uno tome jamón, queso y una botella de Etiqueta Negra y al llegar a la caja uno diga, no, eso no me lo cobre porque colaboré con zutana publicación, que como todo mundo sabe es muy respetada y si usted googlea ahí podrá encontrar mi nombre. Así que ese jamón, ese manchego y ese scotch no lo cargue a mi tarjeta. Tenkiu.

Todos hemos estado en esa situación (en la primera, no en la segunda, claro) y por desgracia, tengo que aceptarlo, también alguna vez, cuando fui editor de una prestigiada publicación, pedí textos gratis.

Esta semana dos escritoras mexicanas publicaron en twitter su rechazo a tan socorrida práctica en nuestro medio.

“La próxima vez que medios sólidos me “inviten a colaborar” con un texto (lo que significa escribir sin pago), los voy a invitar a que hagan trabajo colaborativo en la chingada, lugar de patrocinios inagotables”, posteó Alma Delia Murillo (@AlmaDeliaMC).

El tuit fue replicado por Fernanda Solórzano (@f_Solorzano): “Igual a las instituciones sólidas que “te invitan a dar una plática”. Mejor platico con mi perra sin tener que cruzar la ciudad”.

El diálogo siguió: @AlmaDeliaMC: “Uf, y además de esa plática con Dulce no te van a pedir una reseña... En fin, no me cansaré de repetirlo: inviten a colaborar a su dentista la próxima vez que necesiten una endodoncia”.

@f_solorzano: “Jajaja. O intenten pagar en el súper con ‘el gusto de tenerte aquí’”.

@almadeliaMC: “Jajaja, o llenen su tanque de gasolina con la tarjeta de ‘Valor curricular’ o con billetes denominación ‘Vas a ganar exposición’”.

Pero los escritores y periodistas no son los únicos que pasan fatigas para cobrar su trabajo.

En plena temporada vacacional se ha visibilizado la protesta de trabajadores del Instituto Nacional de Bellas Artes que demandan pagos atrasados.

Contratados por honorarios bajo el esquema denominado Capítulo 3000, trabajadores protestaron afuera de Bellas Artes el lunes, en demanda por pagos pendientes de tres meses y por la mejora —en realidad regularización— de sus condiciones laborales.

Crearon el hashtag #YapágameINBA (o INAH, según el caso) y lograron colar en cuentas oficiales, como la del Munal en Twitter, su protesta.

Ayer fueron recibidos por un funcionario de Bellas Artes y les prometieron, según los demandantes, regularizar hoy (28 de marzo) los adeudos así como instalar una mesa de trabajo la semana entrante.

“Sin los trabajadores del Capítulo 3000 importantes exposiciones e incluso partes del Festival Cervantino no se podrían hacer”, me explica una fuente con conocimiento de primera mano de la burocracia cultural.

Se recurre a la figura de trabajador por honorarios, me dice esa fuente, porque es difícil echar mano de los sindicalizados o de trabajadores surgidos del servicio profesional de carrera.

Que el gobierno se tarde al principio de año en pagar no es para nada una novedad. Pero según ha trascendido, en esta ocasión el Gobierno federal pretende contratar a ese personal a través de un tercero, lo cual generó molestias y reclamos porque ya no trabajarán —ni en calidad de eventuales— para el Instituto Nacional de Bellas Artes, sino para una empresa. La fuente no fue específica en si esa empresa es real o una facturera.

Los trabajadores piden lo elemental: que se les valore como trabajadores de cultura, no como si fueran cualquier proveedor de servicios; y que INBA e INAH paguen los adeudos y respeten sus derechos. ¿Será mucho pedir?

Temas

Lee También

Comentarios