Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Miércoles, 23 de Mayo 2018

Ideas

Ideas |

Vargas Llosa, Venezuela y Cataluña

Por: José M. Murià

Vargas Llosa, Venezuela y Cataluña

Vargas Llosa, Venezuela y Cataluña

Desde que el tal Vargas Llosa perdió las elecciones para ser presidente de Perú, renunció a ser peruano, —como si se mentara la madre a sí mismo— y se convirtió en un español de la peor ralea.

Primero se incrustó en el Iberiaset, entre una nobleza de pacotilla, y acabó dando el braguetazo con una reciclada de esa especie. Asimismo, pasó a ser adorno del “palco del Real Madrid” donde se conjuga lo más reaccionario del mundo y procedió a disponer la pluma a su servicio.

De esta manera arremete, en un momento que cree oportuno, metiéndose donde nadie lo llama, contra lo que en México pueda contraponerse a los intereses de sus amos, quienes tal vez le “pidieron” que lo hiciera.

Y ahora amenaza a los mexicanos que piensan votar por López Obrador, a que si éste gana nos llevará a la situación de Venezuela.

Como ignorante que es de la historia y de sus propias raíces, no cae en la cuenta de que si Venezuela, con gran dolor de toros, está así, se debe más a los desfiguros que hicieron sus gobernantes y oligarcas anteriores… Maduro no es la causa sino la consecuencia.

La realidad es que si el triunfador fuera el C. Anaya, junto con la cuadrilla que lo acompaña con toda seguridad que nos acabaría llevando a una situación peor. Lo cierto es, que son más de dos décadas de neoliberalismo descarnado lo que nos hizo perder la paz y puesto en verdadero peligro. No ha sido López Obrador el culpable, aunque supongamos que sea el staff de Meade el que pueda recuperar el orden.

Precisamente cuando se le oye hablar a Vargas de Cataluña, es cuando uno confirma que el sujeto de marras confunde liberalismo con el fascismo creciente en la actualidad del gobierno de España, al que el experuano sirve con tanta abyección.

Dice haber vivido algunos años en Barcelona y que ahora no la reconoce. Seguramente en el club Hípico, cuyo bar frecuentaba, no se podía percibir que ese pueblo anhela de manera creciente su libertad. Pero si se hubiera asomado a círculos menos pomadosos dentro y fuera de la capital de Cataluña, a pesar de su egolátrica miopía, tal vez hubiera tenido una percepción menos desacertada y no, como la que ahora tiene, condicionada por su neofranquismo.

Este es el sujeto que no pudo soportar la superioridad más que evidente de García Márquez, en el sentido literario y, sobre todo, humano, y no resistió la tentación con el único recurso en que podía sobreponerse a él: sus puños y su menor edad…

Tal vez quienes tuvieron una visión más ajustada del sujeto fueron los puertorriqueños cuando, lo llamaban “mamito”.
 

Temas

Lee También

Comentarios