Lunes, 25 de Enero 2021

LO ÚLTIMO DE Ideas

Ideas |

Una vergüenza

Por: Daniel Rodríguez

Una vergüenza

Una vergüenza

Esta semana se dieron a conocer los resultados de una investigación de un grupo de científicos alemanes que concluye que el coronavirus llega hasta el cerebro subiendo por la nariz.

Una serie de estudios en personas que han fallecido por el COVID-19, muestra los rastros del virus desde la mucosa olfativa hasta la región cerebral. Y de allí se interpreta el porqué de los dolores musculares de origen nervioso, los trastornos de conciencia y la pérdida de olfato y gusto.

Esta es solo una de las conclusiones que nos habla de la importancia del uso de tapabocas para evitar el contagiar o contagiarse. Recomendación que se ha hecho, pero que no se ha seguido al pie de la letra, provocando hasta el momento que en el mundo 64 millones de personas se han infectado y casi medio millón han muerto.

Y si bien es cierto que estamos en la antesala de recibir una vacuna, no es una solución inmediata, porque el recibirla no nos hace inmunes, solo nos hace menos propensos a contagiarnos y en caso de adquirirlo tener menos complicaciones, según dijo una eminencia como es el doctor Anthony Faucci, director del Instituto de Alergias y Enfermedades Contagiosas de Estados Unidos.

Pero en México la gravedad del problema parece que no se entiende a pesar del millón 200 mil personas infectadas y los 106 mil fallecidos. Sale sobrando decir lo que se ha hecho, o mejor dicho, lo que se ha dejado de hacer.

Hace unos días la Organización Mundial de Salud, en voz su mismo director Tedros Adhanom hizo un desesperado llamado de atención a México al señalar que las estadísticas muestran una situación grave y la preocupación como en este país se ha enfrentado el problema.

La respuesta de México, primero por parte del subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell, que con descaro dijo que el mensaje no fue para México en especial, sino para todo el mundo. Y segundo, el presidente López Obrador, quien ignoró la recomendación y durante su informe de aniversario del segundo año de gobierno lo único que dijo de forma ligera, es que el problema no nos ha rebasado y que a las víctimas siempre las recordaremos siempre con cariño y afecto, además solidarizarse con los familiares.

Aparte de la actitud asumida, el jalón de orejas de la autoridad mundial de la salud para México es vergonzoso y da pena la irresponsabilidad, ignorancia, necedad e ineptitud ante la crisis. ¿Usted, qué opina?

Temas

Lee También