Sábado, 13 de Agosto 2022

LO ÚLTIMO DE Ideas

Ideas |

Una Luz para Alfaro

Por: Jonathan Lomelí

Una Luz para Alfaro

Una Luz para Alfaro

Gobernador Enrique Alfaro:

Como muchos, escuché con incredulidad tus declaraciones sobre el caso Luz Raquel en la mañanera en Puerto Vallarta. La escuché otra vez y luego una vez más, y una más.

La pregunta de la reportera Denisse Mendoza fue, lo remarco, una pregunta, algo que ya rara vez ocurre en la mañanera. Pero además, una pregunta directa y sencilla:

–¿Quién no actuó ante esta situación? ¿Por qué la asesinaron después de que tenía esta protección?

Tu respuesta:

–Porque tenemos un ambiente y una circunstancia social que nos obligaría a reflexionar a todos. Estamos hablando de un acto de violencia brutal. Ni todas las medidas que pueda disponer el gobierno en cualquier nivel son suficientes cuando hay la determinación de cometer un acto tan atroz.

En este punto, tras una breve pausa, una repentina carraspera te cortó la voz.

Denisse insistió:

–¿No tiene nada que ver con que alguien del gobierno no hizo bien su trabajo?

–Por supuesto que no.

–¿A pesar de que tenía esta protección vigente?

–Insisto: la orden de protección está emitida contra una persona en específico que está detenida, pero que hasta el momento no se tiene la certeza de su participación en los hechos.

Una mosca te circundó durante los minutos en que Denisse te increpó. Sé cuánto irrita el zumbido impertinente de un insecto a un hombre de poder, pero guardaste la compostura.

Con la misma calma quiero continuar ese diálogo que mantuviste con Denisse, pero de forma imaginaria. No sabes cuánto bien nos haría escucharte debatir y razonar tus posturas más a profundidad, enfrentar tu concepción de tu realidad y la nuestra, y cuando digo nuestra, modestamente aludo al 60% de los jaliscienses que desaprueban tu gobierno.

Gobernador, si el Estado no puede evitar el feminicidio de todas las Luz Raquel, ¿entonces cuál es la razón de ser de un Estado que no garantiza la vida? ¿Cuál sería entonces la razón de ser de tu encargo y de tu figura si nos rindes de esa forma ante la barbarie?

Cuando atribuyes a una “descomposición social” este crimen infame, ¿no te parece que toda la responsabilidad la trasladas a nosotros sin asumir la tuya? Pides no sacar conclusiones precipitadas, pero fuiste el primero en concluir que la actuación de la autoridad fue la correcta (la Fiscalía Anticorrupción, quizá para tu molestia, ya abrió una carpeta para investigar a tus funcionarios).

Cuando argumentas que la “orden de protección estaba emitida contra una persona que ya está detenida”, ¿no pasas por alto que esa orden era “a favor” de proteger a la víctima y no “en contra” de su agresor? ¿O fue sólo un lapsus linguae? En esos tropiezos verbales, muchas veces, asoma el subconsciente.

Lamento que faltes tú en este “diálogo”. Sé también que difícilmente me concederás una entrevista periodística. Dejé de insistir hace tiempo, pero quiero creer que no me la concedes por una cuestión de agenda y no porque falten garantías para tu lucimiento. Quiero creer que tu apertura al diálogo no antepone esa pauta de otros gobernantes que operan bajo la lógica rancia del “no pago para que me peguen”. La invitación está abierta.

Te haría bien sentarte a dialogar y defender tu gestión con otros periodistas que han investigado las cosas que pueden mejorar en tu gobierno. Tu comunicación se reduce a la verticalidad de un post en redes sociales y ruedas de prensa en donde la apertura al diálogo queda limitada a lo que consideras tema o no.

Ojalá que esta tragedia, condenada a repetirse si mantienes esa idea de que los responsables somos sólo nosotros, traiga un poco de Luz para que veas en este clamor social algo más que un molesto zumbido.

Temas

Lee También

Recibe las últimas noticias en tu e-mail

Todo lo que necesitas saber para comenzar tu día

Registrarse implica aceptar los Términos y Condiciones