Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Martes, 13 de Noviembre 2018

Ideas

Ideas |

Un Trump abofeteado de diversidad

Por: Jaime Barrera

jbarrera

jbarrera

Si bien la conclusión general es que el republicano Donald Trump, pese a perder ante los demócratas la mayoría en la Cámara de Representantes, que había dominado su partido desde hace ocho años, mantiene vivas sus posibilidades de jugar la reelección presidencial al haber mantenido el control en el Senado, importantes sectores del electorado estadounidense enviaron claras señales de reprobar sus políticas racistas y misóginas.

No se pueden leer de otra manera los triunfos demócratas de Alexandria Ocasio Cortez, una joven de 29 años que será la congresista más joven y de izquierda, de origen puertorriqueño, nacida en el Bronx y ex mesera; o el de Ayanna Pressley, la primera afroamericana en ganar en Massachusetts, Boston, la sede de Harvard; la llegada de las dos primeras musulmanas como Ilhan Omar, una refugiada somalí que ganó en Minnesota, y la estadounidense-palestina Rashida Tlaib, electa en Michigan; o el de Deb Haaland, la primera mujer indígena de la tribu Pueblo Laguna que llegará a la Cámara de Representantes.

En esa misma línea figura también la victoria de Sharice Davids, de la comunidad lésbico-gay que será congresista por Kansas o la conquista de Jared Polis, el primer hombre abiertamente gay, que gana una gubernatura, la de Colorado. Y también la cerrada pelea que dio el demócrata Beto O’Rourke a Ted Cruz, quien mantuvo de milagro su curul en el Senado por Texas, que hasta el martes fue un inexpugnable bastión republicano. La joya se la llevó Tony Evers que arrebató al trumpista Scott Walker la gubernatura de Wisconsin. Todos ellos y ellas se convierten en automático en potenciales candidatos presidenciales demócratas, ya que ganaron a los republicanos, pero antes sacudieron el “establishment” demócrata al ganar a los viejos legisladores azules.

Estos logros demócratas fueron auténticas cachetadas con guante blanco a un Presidente que promueve la desconfianza y el odio al diferente, que polariza a las comunidades y genera intolerancia y violencia.

Por eso el triunfo de estas y estos representantes de las minorías estadounidenses son sin duda una buena noticia. Si resultaran ciertas las hipótesis de que los estrategas de Trump son el verdadero origen y financiadores de las caravanas migrantes que hoy atraviesan nuestro país, como coartada para que el magnate exacerbara su discurso xenofóbico que tantos votos le dio para llegar a la Casa Blanca, podemos decir que esta vez su plan no resultó.

Como era de esperarse, Trump minimizó la derrota y se declaró triunfador. Sin embargo, contraatacó al decir que si lo quieren seguir investigando, ahora desde un Congreso con mayoría demócrata, por el caso de la intromisión rusa en las elecciones del 2016, él lo hará contra sus detractores desde el Senado por la filtración de documentos reservados de Estados Unidos. Por si las dudas, ayer mismo despidió a su fiscal general, Jeff Sessions.

La jornada electoral en Estados Unidos fue alentadora por los signos que dejaron ver un incipiente despertar de muchos sectores estadounidenses que empiezan a reconocer que con Trump equivocaron el camino.   

Temas

Lee También

Comentarios