Martes, 11 de Mayo 2021

LO ÚLTIMO DE Ideas

Ideas |

Terrorismo y delincuencia

Por: Guillermo Dellamary

Terrorismo y delincuencia

Terrorismo y delincuencia

Harold S. Kushner, es un prestigiado Rabino que vive en New York, y su reputación creció a raíz de la publicación de un ensayo que trataba el original tema, del por qué le suceden cosas malas a la gente buena.

Recientemente publicó un libro sobre la conquista del miedo, un tema por demás muy importante en tiempos que nos ha invadido un temor colectivo por una multitud de acontecimientos.

En una de sus páginas nos dice lo siguiente, sobre el tema que hoy tratamos: “La matemática del terror es muy simple. Mata a una persona, y asustarás a miles. Mata a unos cuantos miles de personas, y aterrorizas a una población entera. El terrorismo se ha definido como el esfuerzo de crear miedo en la población en forma desproporcionada en relación con un peligro real. El objetivo real de un ataque terrorista no son sólo las víctimas inmediatas, sino a todas las demás personas que se sentirán intimidadas por el ataque, hasta el punto de que pierdan la cabeza y cambien sus conductas”. 

Basta un francotirador desquiciado en un edificio, o un drogadicto con una escopeta en un centro comercial, o un chico herido emocionalmente por sus compañeros y dispuesto a la venganza con una metralleta en la escuela.

No podemos reducir el concepto de terrorista a un idealista religioso, o a un suicida ideológico. Los que provocan terror en la población, son terroristas. Sea un delincuente, un escuadrón de fundamentalistas, una policía secreta, una persecución fiscal, un dictador o un ministro de culto amenazando con el castigo eterno del infierno.

Hacer perder la tranquilidad a una persona o población con actos y amenazas desproporcionadas o exageradas, es un intento de terrorismo.

Se trata de vivir en paz y tranquilidad, no rodeados de creadores de fantasmas, monstruos y persecuciones que generen la sensación de miedo.
Digamos que el terrorismo es un medio para lograr un fin, en donde está involucrado el miedo que se infringe a la población. Tener subyugada a la comunidad con amenazas de muerte, robo, violaciones y en fin todo cuanto dañe la integridad de la persona, puede perfectamente caer en el cajón de terrorismo.

Por consiguiente, no hay duda de que la delincuencia, organizada o no, crea miedo y pánico colectivo, pero al igual que un tirano, o la invasión de fuerzas enemigas a tu país.

En su tiempo fueron las hordas de bárbaros, o los mongoles, y más recientemente los piratas. Pero también una epidemia como la peste. Y qué decir del terror que ocasiona un terremoto, un huracán, un tsunami o la explosión de un volcán, como en su tiempo lo hizo el Vesubio en Pompeya.

No hay, duda la delincuencia es fuente de terror, tanto como promover la presencia del demonio en la conciencia de un niño. La meta de nuestra cultura y la mayor civilidad es erradicar todo cuanto perturba la tranquilidad humana y conseguir vivir más en paz y sin preocupaciones, tal y como lo sugería Epicuro con su propuesta para vivir la felicidad.

Son terroristas todos los que nos intentan robar el sueño tranquilo, por medio de la violencia de cualquier tipo. Los que amenazan con dañarnos y despojarnos de nuestros bienes y lastimar a nuestras familias y valores. Y no sólo los que secuestran un avión y amenazan con explotarlo.

El objetivo es vivir más en paz y armonía y no sometidos a la crueldad y el acoso de la maldad humana.

Gracias al Rabino por poner el dedo en el renglón. 

Temas

Lee También