Domingo, 19 de Enero 2020
Ideas |

Te desafilio... y aquí no ha pasado nada

Por: Andrés Gallegos

Te desafilio... y aquí no ha pasado nada

Te desafilio... y aquí no ha pasado nada

En las viejas oficinas de la Federación Mexicana de Futbol en la colonia Roma de la Ciudad de México llegaron noticias inquietantes. Alberto de la Torre, presidente, y Decio de María, secretario, seguramente tragaron saliva y un sudor frío empapó sus frentes. La información era confidencial y muy delicada, pero no se podía dar a conocer al público. Convocaron a una reunión de emergencia entre dueños y días después, ambos salieron a rueda de prensa.

—En aras de un mejor espectáculo y de crear una Liga Premier que merece la familia del futbol mexicano, acordamos reducir de 20 a 18 equipos para el próximo torneo— seguramente dijo De la Torre, pero no tengo a la mano sus declaraciones exactas.

El 29 de junio de 2004, Irapuato y Querétaro fueron desafiliados. No se detallaron las razones, pero la realidad es que la mano del narcotráfico mexicano había tocado al futbol. Tirso Martínez “El Tío”, era propietario tras las sombras de ambos clubes y se ostentaba como empresario, pero en realidad traficaba toneladas de cocaína a Estados Unidos representando al Cártel de Sinaloa. Su pasión por el balompié lo llevó a meter recursos en equipos de la entonces Primera División “A” como Mérida y Celaya (que también desaparecieron ese 2004). La situación era delicada, así que los desafiliaron... y aquí no pasó nada.

— ¡Te tienes que ir de la casa ahorita!— recordó Mónica Villarreal la orden desesperada que recibió una noche de su marido, el futbolista de Indios de Ciudad Juárez, Juan Augusto Gómez. Era de noche y tenían niñas pequeñas. Llevaban casi un año de no pagar la renta de la casa y recibieron amenazas de que, o saldaban la deuda, o algo malo les pasaba. Pero, ¿cómo iban a hacerlo si el dueño del club, Francisco Ibarra Molina y probable incitador de aquellas amenazas, no les pagaba sus sueldos?

Mónica señaló, en una entrevista para la revista Proceso, que los jugadores de Indios tenían temor de denunciar a Ibarra. “Les ha quedado a deber a todos los jugadores, a los que jugaron los primeros torneos en la Primera A, a los que luego fueron campeones y ascendieron a Primera División. No es justo que este tipo haga tanto daño a los jugadores y a sus familias”, dijo.

Millones de pesos quedó debiendo aquel empresario inmobiliario de Chihuahua hasta que la existencia misma del club fue insostenible, así como sus amenazas para que no se supiera toda aquella situación. En diciembre de 2011, apenas dos años y medio después de jugar unas Semifinales de Primera División, Indios fue desafiliado mientras estaban en la Liga de Ascenso... y aquí no pasó nada.

Hace tres días se anunció el final de los Tiburones Rojos del Veracruz y Fidel Kuri en el futbol mexicano, luego de sueldos caídos, reducción de puntos por no honrar las transacciones, amenazas de truncar carreras futbolísticas de saberse la verdad del retraso de pagos, insultar a un comisionado de arbitraje en pleno partido, usar el finiquito del entrenador Guillermo Vázquez para irse de vacaciones, insultos a periodistas, dobles contratos y recibir 66 millones de pesos del Gobierno de Javier Duarte (que a su vez se robó mucho más de los contribuyentes) para mantener el club. Lo que sorprende es que sólo hasta ahora la FMF se percata de estas irregularidades (como pasó en 2004 y 2011, y también en otros años), pero por lo pronto, te desafilio… y aquí no pasó nada.

Temas

Lee También