Martes, 18 de Mayo 2021

LO ÚLTIMO DE Ideas

Ideas |

Stravinsky, aclamado

Por: Jaime García Elías

Stravinsky, aclamado

Stravinsky, aclamado

Cien años después del manifiesto contracultural -como los hubo también en la literatura y en las artes plásticas- que fue el estreno de sus obras (“El Pájaro de Fuego”, de manera preponderante), Igor Stravinsky aún no consigue descansar en paz. Para unos, fue el compositor más importante del Siglo XX; para otros, no pasó de ser un notorio rupturista, que se propuso demoler los cánones estéticos imperantes en su tiempo, sin aportar nada verdaderamente valioso o meritorio a cambio.

Las dos obras incluidas en el tercer programa de la Tercera Temporada 2019 de la Orquesta Filarmónica de Jalisco (OFJ), la noche del jueves en el Teatro Degollado, fueron aclamadas por el público. A saber si porque los asistentes (tres cuartos de entrada), en efecto, se identifican con el autor; si por el mérito de José Luis Castillo Rodríguez, director español radicado en México y considerado especialista en el repertorio moderno y contemporáneo, al fungir como director huésped…, o si porque, en contraste, la versión de El Amor Brujo, de Manuel de Falla, incluida en la primera parte del programa, se quedó muy por debajo de las expectativas por las insuficiencias de la mezzosoprano regiomontana Rocío Tamez, apenas audible en varios pasajes de sus intervenciones.

El caso fue que en la Suite No. 2 para Pequeña Orquesta y la Sinfonía en 3 movimientos, de Stravinsky, en la segunda parte de la velada, Castillo Rodríguez dio cátedra de dominio de la partitura. Las disonancias tímbricas, las irregularidades rítmicas y el desdén por el desarrollo de una línea melódica, característicos del compositor ruso, por el alto grado de dificultad que su ejecución implica, se compensaron con un manejo magistral de la orquesta. El equilibrio de secciones y la dosificación de matices -los crescendos y diminuendos fueron de antología- y la pulcritud de pasajes como el solo de flauta y el dúo de flauta y trompeta en el segundo movimiento de la suite, se llevaron la noche.

El programa se abrió con De una Mañana de Primavera, de Lili Boulanger, y El Amor Brujo, de Falla -manchada por la intromisión de un teléfono celular, por cierto-, en que la buena voluntad de Rocío Tamez, como solista, no le alcanzó, lamentablemente, la deseable nota aprobatoria.

La repetición del programa, como de costumbre, tendrá lugar el domingo, en la misma sala, a partir de las 12:30 horas.

Temas

Lee También