Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Domingo, 22 de Septiembre 2019
Ideas |

Seguridad y malentendidos

Por: Diego Petersen

Seguridad y malentendidos

Seguridad y malentendidos

Nadie puede decir que las cosas no han cambiado: antes, se presumía, el secretario de Gobernación era el hombre más enterado del país; ahora pareciera que la secretaria de Gobernación es la última que se entera de lo que pasa en la secretaría. La desatinada declaración sobre el diálogo con grupos que ejercen violencia en el país es, además de un soberano desatino, la muestra fehaciente de que algo no está funcionando bien en el gobierno y que el gabinete Montessori, donde cada quien hace lo que le dicta su voluntad o, peor, lo que cree, sospecha, adivina que es la voluntad del presidente, no está articulado.

Una de las claves del desatino de la semana está en que nadie contesta lo que le preguntan. Si hubo una confusión (yo lo dudo) ésta fue provocada por la secretaria que no contestó lo que le preguntaron. El reportero fue muy claro: “¿están negociando con grupos del crimen organizado?” y ella contestó “no, estamos dialogando y con muchos grupos”. Lo que negó fue la negociación, no que fueran grupos del crimen organizado. Pero después de escuchar cuatro entrevistas con el subsecretario de Gobernación, Ricardo Peralta Saucedo, la confusión es aún mayor: él sí nunca contesta lo que le preguntan, quiere instruir a los conductores de cuál es la pregunta importante y pertinente y, sobre todo, tiene una capacidad para contradecirse poco vista. Si él fue quien informó a la secretaria de Gobernación sobre el tema, no hay duda de dónde viene la confusión.

La falta de un gabinete organizado comienza ya a desgastar y pasar factura al gobierno de López Obrador

Ojalá los malentendidos fueran solo un asunto de comunicación, que se tratara efectivamente de malas interpretaciones de los periodistas. El problema de fondo es que existe un enorme vacío de información sobre las estrategias de este gobierno frente a la violencia. Por un lado, se ha dejado de perseguir a los capos, ya no existen los llamados “objetivos estratégicos”, lo cual en principio está bien, pues esa estrategia no llevó a una mejor seguridad en sexenios pasados. El problema es que está muy claro que ya no hacen, pero no está claro qué sí hacen. La estrategia de pacificación ha brincado de ocurrencia en ocurrencia, desde la famosa amnistía en campaña hasta los diálogos, que no son tales, con grupos que no está claro a quién representan.

¿Están enterados de esta estrategia de diálogos del subsecretario de Gobernación tanto el secretario de Seguridad Pública, Alfonso Durazo, como el comandante de la Guardia Nacional, Luis Rodríguez Bucio? ¿Quién es el encargado de la estrategia global? Más aún, ¿alguien sabe cuál es la estrategia? Estos son los malentendidos realmente preocupantes y no si el periodista captó mal lo que dijo la secretaria. La falta de un gabinete organizado, articulado y que funcione comienza ya a desgastar y pasar factura al gobierno de López Obrador, pero sobre todo a los ciudadanos que en materia de seguridad somos los que pagamos el costo.

(diego.petersen@informador.com.mx)
 

Temas

Lee También

Comentarios