Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Jueves, 17 de Octubre 2019
Ideas |

Se encontraron con la mina de oro

Por: José Rodolfo Castro

Se encontraron con la mina de oro

Se encontraron con la mina de oro

Desde el nocaut en el segundo round de James Douglas a Mike Tyson en el Tokio Dome en 1990, la división reina del boxeo no sacudía al planeta como lo hizo, 29 años después en el Madison Square Garden de Nueva York, el mexicano estadounidense Andy Ruiz Jr., con el nocaut al británico Anthony Joshua en el séptimo round.

Casi tres décadas debieron transcurrir para que el público del globo volteara a ver a los pesos completo por la sorpresa que se daba el sábado en la Gran Manzana.

El invicto europeo de físico casi perfecto, con casi dos metros de estatura y alcance de 2.8 metros, exponía sus campeonatos mundiales de la máxima categoría FIB, AMB y OMB, ante el oriundo de Imperial, California, quien saltó al ring con su 1.88 metros de estatura y 1.88 metros de alcance, como emergente para lo que se suponía, participaría en la enorme presentación victoriosa en Estados Unidos del gigante, que iba acompañado de su promotor Eddie Hearn, CEO de Matchroom Sports, con cuentas alegres, sus triunfales pronósticos los transportaron de Londres a Nueva York en maletas con sus 21 nocauts, en 22 peleas; con sus recientes cinco exhibiciones en estadios, con casi 400 mil espectadores que asistieron en total. El perfil más alto fue contra Wladimir Klitschko frente a 90 mil aficionados en el estadio de Wembley en abril de 2017.

Joshua, la plataforma DAZN, Hearn, el público británico, sabían que era necesario que el campeón mundial inglés peleara y ganara en Estados Unidos para elevar su perfil global.

El alemán Max Schmeling, campeón mundial de peso Completo en 193.6 libras, siempre dijo que para ser campeón reconocido en el planeta, se debe pelear y ganar el título en Estados Unidos. Noqueó a Joe Louis en el Yankee Stadium del Bronx, se erigió en campeón mundial.

De manos rápidas y pesadas, Andy Ruiz Jr., hijo de padres mexicalenses, hizo recordar al tapatío y también de vientre prominente, de puños centelleantes y pegada respetable, e igual de carismático, Ignacio “Caguamo” Esparza, quien hoy pelea contra Miguel “Taxista” Flores, en el gimnasio Río de Janeiro.

Rechoncho entonces, opuesto a la construcción física casi perfecta del boxeador de Reino Unido, con su 33-1 y 22 nocauts, fue enviado a la lona en el tercer capítulo para imaginar que todo se acabaría en siguientes segundos. Las apuestas tenían arriba 33-1 al europeo.

Con determinación se incorporó, y con dos izquierdas a la cabeza de Joshua, supo que el adversario ya jamás se repondría, arriesgó su gruesa humanidad y poca altura para meterse a la guardia del gigante y atinarle la zarandeada histórica.

Ventinueve años de la máxima categoría convertida en una laguna de fardos, y de témpanos de hielo europeos, con excepción de Tyson en sus esporádicas apariciones al final de su carrera, exponentes de medio cachete, lentos como paquidermos además de aburridos, invitadores al bostezo y abonadores de las peleas del “Canelo”.

Apenas Joshua salió de su zona de confort y se enteró que hay niveles, en minutos hicieron pedazos su invicto y espectaculares llenos en estadios de Inglaterra.  

Periodistas del diario inglés The Guardian, están seguros que en la revancha, Joshua recuperará sus campeonatos mundiales, pero dudan de la calidad del británico para enfrentar y derrotar al campeón mundial del CMB.

Joshua buscaba popularidad mundial, la consiguió.

Ruiz Jr., provocó que los aficionados de todo el mundo volvieran a interesarse en los pesos Completo, la categoría que más les gustó a los estadounidenses en su época legendaria, sacudida que alcanzó también a otro desconocido, convirtió en popular a Deontay Wilder, campeón mundial peso Completo CMB, entre otros más ya entusiasmados que hacen fila para comprar su boleto de lotería.

Sí, parecía que Joshua esa noche en el Madison Square Garden, había trepado sin energía, pero el mismo británico ya dijo que ni tuvo un ataque de pánico, como tampoco sufrió una intoxicación alimentaria antes de la pelea.

En la revancha demostrarán quién de los dos aprendió más de la primera edición.

Hoy, Ruiz Jr., es el producto de alta tensión que esperaban los promotores en los pesos completo en casi 30 años. La industria boxística se ha encontrado con una mina de oro, y sabe cómo convertirla en lingotes de oro.

Jack Bernhardt, escritor de comedia, y artista, publicó en The Guardian: “La imagen del boxeador (Ruiz Jr.) derribando al favorito de Dios, Anthony Joshua, es un recordatorio glorioso de que nada es imposible.

“Cada hecho nuevo que aprendo sobre él suena como si proviniera de una parodia de Adam Sandler de una película de Rocky. Ni siquiera se suponía que estuviera en el ring, y sólo fue reclutado hace seis semanas después de que el boxeador original, Jarrell Miller, no pasara una prueba de drogas”.

Y por ahí estaré atisbando.

Temas

Lee También

Comentarios