Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Lunes, 19 de Noviembre 2018

Ideas

Ideas |

Salud pública

Por: Salvador Páramo

Salud pública

Salud pública

Donald Trump acudió a los medios el día de ayer para confortar aquellas familias que perdieron a algún ser querido y a la nación entera después del terrible tiroteo en una secundaria en el Estado de Florida. Dentro de su discurso el presidente se negó a mencionar la palabra armas o en su caso control de ellas y refirió problemas mentales como la principal razón detonante del terrible suceso.

No es la primera vez que el Gobierno norteamericano propone cambiar la narrativa sobre los problemas sociales e inexplicables tiroteos a una causa médica, hace poco más de un año en Las Vegas un tirador aprovechó la posición de ventaja de su cuarto de hotel y disparó a los asistentes a un concierto cobrando la vida de 59 personas.

El autor de tan atroz evento era un ciudadano de piel blanca, educado en los Estados Unidos y sin ninguna afiliación terrorista, Stephen Paddock aprovechó las laxativas leyes para convertir sus armas semiautomáticas a automáticas utilizando un dispositivo llamado “Bump Fire Stocks” que no está regulado en nuestro país vecino.

Por supuesto que estoy de acuerdo con la posición del presidente al responsabilizar la demencia o carencia de facultades mentales; sin embargo, no creo que deba de ser la única razón que debe ser considerada, evaluada y fondeada. El joven que atacó a sus antiguos compañeros de escuela había hecho público en su comportamiento en redes sociales sus intenciones de violencia y el hecho que el FBI fue advertido de dichas amenazas debido a las leyes que protegen la privacidad no se pudo prevenir este terrible incidente.

Es una realidad que nuestra sociedad sufre de un problema sobre salud mental y el Gobierno debe aprobar legislación que trate a los pacientes que las sufren. Sin embargo, mientras la administración no admita el problema de fondo respecto a la manera en que se distribuye y venden armas de fuego con tristeza creo que no será la última vez que regresen los encabezados lamentables.

Estados Unidos y el Gobierno que lo preside han acudido a la premisa de crisis de salud nacional cuando tienen que reconocer algunos de los problemas que enfrenta su nación, la crisis de adicción a los opioides se ha convertido en una de las principales causas de muerte en el país y el gobierno después de reconocer el problema aprueba una serie de reformas que limitan a los ciudadanos el acceso a medicamentos que ayuden al paciente o terapia preventiva.

Nuestros vecinos tienen un problema de salud, pero la solución está disponible siempre y cuando ambos partidos ignoren a los grupos especiales encargados de beneficiar a las industrias y ejecutivos que con legislación podrían ver sus bolsillos afectados.
 

Temas

Lee También

Comentarios