Miércoles, 29 de Enero 2020
Ideas |

Salario mínimo, una buena por fin

Por: Jaime Barrera

Salario mínimo, una buena por fin

Salario mínimo, una buena por fin

El incremento histórico de 20 por ciento que tendrá el salario mínimo a partir del primero de enero de 2020, al pasar de 102.68 a 123.22 pesos diarios, y del 5 por ciento autorizado en la Zona Libre de la Frontera Norte, para subirlo de 176.72 a 185.56 pesos, es sin duda una buena noticia y un gran paso para sacar a México de los países con las políticas salariales más bajas del mundo, debido a la relación perversa de muchos empresarios voraces con el sindicalismo sumiso y corrupto que siempre hemos tenido.

Como lo señalan las cúpulas empesariales el mérito de este extraordinario incremento salarial, será para quienes los pagan, es decir ellos, pero también habrá que reconocer que es el gobierno de la autollamada cuarta transformación en el que se ha dado un giro en este tema y ha buscado los consensos con las fuerzas productivas (empresas y sindicatos) para impulsar desde el 2019 un aumento de 16 por ciento, con lo que se logran dos aumentos al minisalario inéditos en las últimas cuatro décadas.

Según expertos, este incremento que en Jalisco beneficiará de entrada a 393 mil jaliscienses y a 3.4 millones de mexicanos que ganan el salario mínimo, según la última Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE), rompe con una tendencia a la baja del minisalario que los llevó a perder en 40 años el 73 por ciento del poder adquisitivo.

Aunque ciertamente, con el nuevo salario mínimo se llegará a un ingreso mensual de 3 mil 754 pesos, que rebasan los 3 mil 150 que el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) marca como mínimo para alcanzar la línea de bienestar individual, ese ingreso será más que insuficiente para que un asalariado que tenga ese ingreso pueda proveer de lo indispensable a su familia.

Y es que el propio Coneval fija en 11 mil 050 pesos el ingreso mensual mínimo de una familia de cuatro personas para alcanzar esa línea de bienestar, y según el INEGI, el promedio de aportantes en los hogares mexicanos que tienen un empleo formal apenas es del 1.7.

Desde esta perspectiva, que deja ver a todas luces insuficiente aún este incremento, se aprecia en toda su dimensión la iniciativa “Empresas por el Bienestar” que ha lanzado más de una centena de empresarios, para que ninguno de sus empleados gane menos de 6 mil 500 pesos.

Por eso, pese a este segundo aumento extraordinario, falta mucho por hacer y avanzar en materia salarial para reducir las grandes desigualdades que persisten en México y que sin duda son factor importante en la generación de la grave crisis de inseguridad y violencia que padecemos.

jbarrera4r@gmail.com

Temas

Lee También