Miércoles, 23 de Septiembre 2020
Ideas |

Reacción en cadena

Por: Gabriela Aguilar

Reacción en cadena

Reacción en cadena

“Suéltala, está embarazada”. “Golpearon a una embarazada”. “Hay niños”, son frases que se escuchan a gritos mientras objetos vuelan por el aire en una estancia de la Comisión de Derechos Humanos del Estado de México (CODHEM) donde unas 20 personas, entre mujeres de grupos feministas, elementos de seguridad y periodistas forman parte de una escena que parece de ficción.

Bien podría recrearla Luis Estrada con su más ácida visión crítica de hacer cine, pero no, no hubo ensayo para esta escena; aunque sí hubo efectos especiales. Agentes de la Fiscalía del Estado de México desalojaron a golpes, empujones y con gas de extintores a las mujeres que tomaron el inmueble la semana pasada, operativo en el que resultaron detenidas 11 integrantes de los colectivos y siete niños, que fueron liberados después sin identificaciones ni artículos personales.

La toma de la CODHEM se suma a la del edificio de la Comisión Nacional  de los Derechos Humanos (CNDH) en días previos, en donde permanecen varios organismos que exigen respuestas a las autoridades para encontrar a los culpables de los feminicidios en el país, así como las desapariciones que tanto duelen a la sociedad, y es que las familias afectadas por la violencia, no sólo de género, ya no están dispuestas a esperar.

Durante la visita del Presidente Andrés Manuel López Obrador a Jalisco para la inauguración de la Línea 3 del Tren Ligero, pacíficamente, un grupo de familiares víctimas de desaparición en el Estado se reunió en los patios de maniobras del sistema de transporte para pedir ser escuchados, sin éxito; pero hay entidades donde las manifestaciones no son pacíficas y toman acciones por encima de las autoridades.

Este fin de semana un grupo de civiles irrumpió en un predio resguardado por la Fiscalía General del Estado de Baja California desde hace un año, luego de la falta de acción esperada, y es que presuntamente podrían encontrarse los cuerpos de varios desaparecidos, después de que una llamada alertara sobre la posibilidad del hallazgo. Fue por ello que padres de víctimas comenzaron con los trabajos de excavación. En Tijuana se buscan a más de 450 personas entre 21 y 26 años desaparecidas este 2020.

Y es que la falta de acción es algo que la sociedad no acepta. Es por ello que quienes tomaron la CNDH en la capital del país desean abrir en estos recintos un refugio para las víctimas de la violencia, un rubro castigado en el presupuesto público desde que en abril pasado se retuvieran 463 millones de pesos para el Instituto Nacional de las Mujeres, de los 826 aprobados en el presupuesto de egresos 2020.

El pasado fin de semana, donde la fuerza pública trató de desintegrar las manifestaciones y toma de edificios en el centro del país, Las Ateneas, el grupo femenil de seguridad pública, quienes resguardaron la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas (CEAV) dio una lección de ética, ya que contuvieron sin insultos, agresiones físicas ni detenciones forzadas a las manifestantes de la CNDH que, luego de algunas horas, regresaron a dicha sede. ¿Empatía?, la autoridad debe ser objetiva, y en estas condiciones no hubo mujeres agrediendo a otras mujeres, una estrategia conocida para neutralizar la violencia. En esta lucha bidireccional, de exigir respuestas y repeler manifestaciones, la sociedad no está dispuesta a ser un espectador con los brazos cruzados.

puntociego@mail.com

Temas

Lee También