Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Viernes, 21 de Septiembre 2018

Ideas

Ideas |

¿Qué pensaría hoy Pedro Luis de Ulloa y Calís?

Por: Xavier Toscano G. de Quevedo

Los focos rojos están encendidos, su luz de alarma se refleja cada día con más intensidad por todas las plazas de nuestro país, a su Majestad El Toro Bravo hoy ya no se le permite salir al ruedo, y su lugar ha sido usurpado por un “bovino inservible”, manso, descastado, con exagerada falta de fuerza, sin presencia y exigua madurez —digámoslo, sin edad— que ha llevado a la ruina a nuestro magno Espectáculo Taurino.  

Esta inigualable Fiesta nació únicamente gracias a él, a su presencia en nuestro mundo. ¿Entonces, por qué hay quienes están empecinados en destruir a tan bello y único ejemplar de la naturaleza? Por lo visto desconocen —son ignorantes— su historia y su evolución, habrá que recordárselas: Todos los tratadistas que han estudiado los orígenes del toro bravo, coinciden que procede del “Bos Primigenius” o “Uro”, y lo puntualizan como un animal muy desarrollado, velos al desplazarse, y con un carácter fuerte y esquivo. Su hábitat se extendía por todos los bosques de Europa Central, pero inexplicablemente —así es el comportamiento de la naturaleza— fue desapareciendo, quedando su territorio delimitado en algunas zonas de la Península Ibérica. Es aquí donde los zoólogos afirman que aparece el “Bos Taurus Africanus” —toro vendido de Egipto— describiéndolo como un animal de tamaño más pequeño, de astas muy desarrolladas, de capa negra y que poseía una mayor agresividad.  

Las conclusiones de muchos años de investigación de los zoólogos los llevan a determinar que, de la interacción del “Uro” y el “Bos Taurus Africanus”, surge el “Bos Taurus Ibericus”, que finalmente encontró un ambiente propicio para su desarrollo en las zonas de Andalucía, Castilla, Extremadura y principalmente Navarra.  

Así, y con el paso de los siglos, cuando en España se le encuentra fortuitamente, nacerían gracias a él los antiguos “Juegos de Caballeros”, que darían paso a su vez a las corridas de toros con los mozos de a pie, y que se fueron arraigando en el gusto popular. Al paso de los siglos —el espectáculo continuó su marcha— la selección de los bovinos para la lidia dependía ya de la intervención de los hombres —que velaban seriamente por preservar las características “fundamentales y prioritarias” del toro— y es a mediados del siglo XVII cuando aparece en la historia de nuestra ¡“Fiesta Brava”! la figura “prominente y providente” de Pedro Luis de Ulloa y Calís, “Conde de Vistahermosa” , quien compraría en el año de 1770 todo el ganado bravo a los hermanos Rivas, que pastaban en los campos sevillanos de Dos Hermanas.

La Casta de Vistahermosa, después de dos siglos y medio, forma hoy en día la plataforma principal de casi toda la cabaña brava en España, y de igual forma en todos los países en donde se cría el toro de lidia. Una de las derivaciones principales de la Casta Vistahermosa es el encaste…

Se acuñó hace ya bastantes décadas una frase —no podría señalar cuántas, ya que la he escuchado desde mi infancia— que contiene una gran dosis de humor irónico, pero muy precisa en su sentencia y que dicta así: “Con tierra, agua y dinero, cualquier ¿……? se cree ganadero”. Sin embargo, a diferencia de la inmensa mayoría de los productores del animal manso, descastado y boyantito —un negligente peligro para nuestra fiesta— y sólo para complacer a los ¿“toreros”? estamos seguros que SÍ hay ganaderos serios en sus conceptos, sus valores y su responsabilidad ante el mundo del TORO BRAVO. ¿Qué sería de nuestra fiesta sin la presencia del verdadero Toro de Lidia? Él es la figura y eje central de éste Espectáculo, porque jamás deberemos olvidar y mucho menos omitir, que todo debe girar alrededor de su Majestad El Toro Bravo.

Invitación: para el domingo 3 de diciembre, en la FIL a las 5:00 p.m. será la presentación de un libro más de nuestra bibliografía taurina, que seguramente te complacerás en leerlo.

Temas

Lee También

Comentarios